viernes, 24 de febrero de 2017

NO HABRÁ PAZ PARA LOS MALVADOS

Recordaré el 23 F de 2017 como aquel día que, 36 años después del golpe, un objeto contundente en forma de burofax me golpeó igualmente en donde más me duele y por lo que vivo y respiro: mi hija. Esa a quien he robado del barcelonismo para convertirla a la causa en blanco y verde. Esa que calma mi hipertensión en los partidos del Arcángel. Esa que da sentido a mi vida. Esa que, la noche de marras, no comprendía que alguien hubiese reprochado a su padre un golpe en la mesa por defender a su equipo.

Recordaré el 23 F 17 como la noche de los cristales del sentido común rotos a martillazos por quienes están de paso, por los interinos que por acción u omisión aterrizaron en mi segunda casa y la okuparon.

Recordaré ese día como aquél en el que violaron mi intimidad y mi libertad de expresión. Aquél en el que se metieron en mi cama y se ciscaron en mis sábanas. 

Recordaré y no olvidaré. Os lo juro. No olvidaré y no perdonaré. 

Pero, sobre todo, recordaré el día después por tantos y tantos abrazos, mensajes, llamadas, apoyos y ánimos de gente que conozco y que no conozco. De gente que sufre, como yo, esta dictadura que ya dura demasiado. Este reality de mal gusto. De gente que sólo trata de lanzar humo sobre un campo de batalla que ellos han creado. De mala gente. 

Ni olvido, ni perdono. Pero me quedo con esa sensación de que no estoy solo. De que el cordobesismo está despertando tras tantas putadas. De que nos rebelamos ante el señor feudal. De que no somos doncellas con las que satisfacer baboseos. De que estamos hartos del derecho de pernada de una caterva de impresentables.

Gracias. Mil gracias. A todos. Y, recordad. Quien con tanta mierda reniegue del cordobesismo, que no cuente conmigo. Mi equipo está por encima de sus okupas. Pero tranquilos, nadie es eterno. Ni siquiera tú. Ni tú. Ojalá la vida te sea tan dura como te mereces.
Tu padre no va a callar ante tanta burla. Tu padre no va a arrodillarse porque nunca lo ha hecho. Como decía la canción: "vale más morir de pie que ser el bufón de un rey". 

Ladran, luego cabalgamos. Dientes, que eso les jode. Larga vida al rey. Corta vida a los reyezuelos.

Gracias. Mil gracias. 

Te quiero, Luna María. Ojalá algún día comprendas que la vida sin luchar contra la injusticia, no tiene ningún sentido.

Paco López-Cordón. 
@mushocordoba

3 comentarios:

  1. Animo!! Yo como socio pienso que el Cordoba tiene una enfermedad que se llama González. La solución por mucho que no queramos es que no respaldemos su empresa privada. Dejar morir su empresa y renacer de nuevo socialmente y siendo el Córdoba de los socios. Todo lo que sea ir, abonarse y demas mientras que el este; es que le pague la liga por tener el estadio lleno...Hemos visto claramente que el dinero se lo lleva para el sin pasar por el césped. Así que yo no; con mi dinero se queda, pero mi sentimiento por el Córdoba no se lo queda. No voy aunque regale entradas.

    ResponderEliminar
  2. ¿Cómo voy a explicarle a mis nietos, que un tal Paco recibió más apoyo del cordobesismo que el que fue presidente en mi primer ascenso a primera? (Sí, soy demasiado joven).

    ResponderEliminar

Le agradeceríamos que revisara su ortografía antes de publicar su comentario. Los insultos serán censurados. BlanquiverdeBlog.es no hace responsable de los comentarios de sus lectores. Gracias.