viernes, 10 de junio de 2016

Carta abierta a Fidel

A veces uno asume mejor los golpes que le proporciona el destino cuando conoce las causas. El contratiempo o el moretón no disminuye, pero la pena es menor si sabes explicártelo, encontrar las razones de lo que está ocurriendo y que consideras injusto. Me dirijo a ti, Fidel, para explicarte el por qué de esos pitos que sufres en los partidos de casa, por si alguien dentro del club -en el que hay cada vez menos cordobesistas- no ha sabido o querido explicártelo.

Piensa, amigo Fidel, que el grueso de la afición del Córdoba lleva cuarenta y tantos años sin pasar más que efímeramente por primera. Nos hemos curtido en 2ªB, los más afortunados en 2ª. No estamos acostumbrados a futbolistas como tú, futbolistas que se dosifican en los esfuerzos con el objetivo de que les quede algo de gasolina por si hay que dar un esprint en el 90. No estamos acostumbrados a los jugadores valientes que encaran y encaran sabiendo que pueden perder la pelota, pero que de salir airosos acercarán a su equipo a la victoria. No estamos acostumbrados a peloteros como tú Fidel. Esta es la realidad. Aquí han triunfado futbolistas que no sabían ni que la pelota era redonda, pero cuya actitud sobre el campo equivalía a la de un soldado raso. Gente que se comía la hierba porque se desenvolvían mejor sobre la tierra de tercera. Te pongo dos ejemplos claros, Pablo Villa (actual segundo entrenador del Sevilla) y Pepe Díaz. Que sepas que es por eso, más que por los 20 goles, por lo que Florin es y será un ídolo eterno en Córdoba. Por su fuerza, sus ganas de pelea constante y su valentía. Te aseguro que aquí hemos tenido delanteros con más clase que han salido abucheados.

Pero te necesitamos, Fidel. Sabemos que sin ti no estaríamos donde estamos. Sin tu chispa, sin tu clase, tu constancia, tu paciencia para saber aguantarnos y, repito, tu valentía para seguir haciendo lo que debes hacer. Debes ayudarnos, no solo a su subir, sino a educar a esa parte del Cordobesismo que menosprecia a futbolistas como tú. Algunos hacemos nuestro trabajo en la grada, afeando esos malditos pitos que no mereces, que realmente provienen de una minoría aunque suenen mucho. Quedan tres partidos donde debes ayudarnos a cargarnos de razones a los que defendemos al futbolista de clase, para que la próxima vez que ocurra un caso parecido podamos decirles a esos incrédulos, a esos amantes la mediocridad futbolística, algo así: "Se parece a Fidel, aquel que nos dio un ascenso. Así que para silbar quédate en tu puta casa".

4 comentarios:

  1. Totalmente de acuerdo, y además el que quiera pitar que lo haga cuando termine el partido.

    ResponderEliminar
  2. Solo puedo aplaudirte, tienes mas razón que un santo.

    ResponderEliminar
  3. Solo puedo aplaudirte, tienes mas razón que un santo.

    ResponderEliminar
  4. Desde luego suscribo todas estas palabras y le doy las gracias a Fidel por el trabajo realizado en el Córdoba . Los aficionados nos creemos con derecho a todo y no es así. Todos tenemos días buenos y malos como todo ser humano.

    ResponderEliminar

Le agradeceríamos que revisara su ortografía antes de publicar su comentario. Los insultos serán censurados. BlanquiverdeBlog.es no hace responsable de los comentarios de sus lectores. Gracias.