sábado, 22 de marzo de 2014

La paciencia

No puedo resistirme a escribir esta misiva a unos de los peores futbolistas que han pasado por el club desde que tuve la desgracia de hacerme de este equipo. No se explica Don Samuel De Los Reyes cómo la afición del Córdoba no tiene paciencia para entender "el juego más de toque, más de elaboración, más tranquilo". Lo que yo no me explico es cómo se puede ser tan sinvergüenza para atreverse a darnos lecciones, un pseudo-pelotero que lo único bien que hace en este juego que se juega con los pies, es sacar de banda con las manos. Tampoco me explico cómo puede seguir jugando este hombre en un equipo de segunda división cuando, quizás, ni siquiera sería titular en el filial que está evitando el descenso a tercera. No sabe hacer nada. Y nada es NADA. En defensa nunca está en su sitio, no sabe hacer coberturas, no ayuda al central izquierdo y no tiene cintura para aguantar los recortes de los extremos contrarios. Cuando decide sumarse al ataque a lo loco, mirando hacia abajo como los burros cuando les ponen la venda en los ojos, y sin esperar a que un compañero cubra el hueco que ha dejado en defensa, pierde la pelota en el 100% de los casos; peor es cuando le toca centrar no pone ni una pelota buena y ni siquiera suele tener fuerza para volver a su puesto. 

Demasiada paciencia tiene una afición que lleva aguantando cuatro décadas de miseria y de tuercebotas que vienen solo a dar lecciones de boquilla, a decirnos cómo tenemos que comportarnos, cuando ellos lo más redondo que han visto en su vida es el culo de los vasos de tubo que vacían de ginebra una noche sí o otra también, en los garitos de moda de la ciudad. Soportando a maleducados "deportistas" que piensan que su abultada nómina es un salvoconducto que les permite faltar al respeto precisamente al colectivo que le paga. Coleccionando entrenadores cuya cara es el espejo de su alma y que creen que una profesión se aprende comentando partidos en televisión. Qué me dicen de señeros periódicos que se mean en su historia, en el periodismo y en el Cordobesismo. Y por último, sufriendo a presidentes cobardes y mentirosos que buscan constantemente cabezas de turco para tapar su indisimulable ineptitud y que nos llevan de la manita a la 2ªB. O Samuel De Los Reyes es un hipócrita, un zote, un incapaz, un estúpido, un patán, un idiota, un majadero, un desequilibrado, o demente, o necio, tarado o, resumiendo, un tonto como la Mezquita de grande...que no lo creo (?), o entenderá que esta afición hace de Job un enfermizo impaciente.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Le agradeceríamos que revisara su ortografía antes de publicar su comentario. Los insultos serán censurados. BlanquiverdeBlog.es no hace responsable de los comentarios de sus lectores. Gracias.