martes, 21 de enero de 2014

Juanlu: Cualquier tiempo pasado fue anterior

Los aficionados tenemos una memoria enormemente selectiva, y, con frecuencia, demostramos una tendencia enfermiza a recordar lo malo y olvidar lo bueno. Debe ser un tipo de patología que podríamos denominar "masoquismo deportivo". 

Viene esto a colación con el fichaje del ex-cordobesista y ex-levantinista Juanlu. Ese que, allá por el 2008, salió de aquí con fama de rendir mejor fuera del campo que dentro, con nocturnidad y alevosía. Leo en Twitter incluso a compañeros de farras jactándose de que podrán continuarlas en dónde las dejaron. Perfecto. No lo pongo en duda.

Yo no me he encontrado a Juanlu, a deshoras, ni en juergas, ni en misa -en ambas actividades, por cierto, es complicado verme-, pero tengo mi teoría respecto al chico. En primer lugar, he comentado que Juan Luna me dijo en cierta ocasión que, en los entrenamientos, era, con mucho, quién más se esforzaba y quién más profesional parecía. Luego, en los partidos, con la fama que le precedía, los fallos eran menos perdonados que a los demás, y, así, a la larga, uno sale al césped con presión y con miedo. No nombro ejemplos similares, porque los conocéis todos.

Aún así, Juanlu marcó 5 golitos en la 2007-08, jugando 31 partidos, y dando varias asistencias. No está mal, creo. De hecho, a partir de ahí, con 28 años, volvió al Real Betis, y, posteriormente, vivió sus mejores momentos en el Levante, de donde salió por un asunto de compra de partidos que nunca llegó a aclararse.

Sé que el Juanlu que vivía demasiado deprisa en Córdoba, ya no es el mismo. Ha perdido parte de la explosividad que atesoraba, pero si le sigue dando con la zurda como antes, vendrá a cubrir la carencia que tenemos en el disparo a puerta. Lo veo más como segundo punta, que como alternativa a López Silva por la izquierda, y, sobre todo, creo que fuera de casa puede ser muy importante, con espacios, y en jugadas de contraataque.

No demonicé a Raúl Bravo cuando fichó -y venía a beberse el mundo y llevarse el manso, según algunos-, tampoco critiqué el fichaje de Nieto, del que muchos rajaron por venir de Segunda B, y no voy a hacerlo ahora con Juanlu. Va a cumplir 34 años, de acuerdo, pero otros con esa y más edad dieron al Club más gloria que muchas figuritas que venían a comerse el mundo.

Si Juanlu no rindiera, por el motivo que fuere, yo seré el primero en criticarle. Si creara problemas en el vestuario o entre los aficionados -léase amapolas-, que se atenga a las consecuencias. Pero, entre tanto, para mi es uno más en la plantilla, y como tal, a muerte.

Todos tenemos un pasado. Pero también todos merecemos una segunda oportunidad. Que nadie olvide que, no hace muchos meses, un futbolista de nuestra plantilla fue pillado con una elevada tasa de alcohol, en conducción temeraria, siendo denunciado por la policía. Hoy, ese jugador, es, quizás el más determinante de la plantilla. No se trata de no criticar, sino de no estar recordando permanentemente lo que se hace mal.

"Resulta de todo punto monstruosa la forma en que la gente va por ahí hoy en día criticándote a tus espaldas por cosas que son absolutamente y completamente ciertas". (Oscar Wilde)

Espero que, a final de temporada, la foto de Juanlu en las Tendillas borre, por fin, cualquier mal tiempo pasado, que, por supuesto fue anterior.

Paco López-Cordón V.
@mushocordoba




1 comentario:

  1. Aquel Arteaga que le quitó el puesto era un gran Arteaga, sin duda en el mejor momento de su carrera deportiva. Todos sabemos que la profesionalidad de Juanlu dejó mucho que desear. Sin embargo, su trayectoria posterior demuestra que aprendió de ello.

    Le hará la vida más difícil a Silva y eso puede venirnos bien a todos en vista de que el rendimiento del onubense baja mucho a domicilio. Además puede suplirlo en lesiones y sanciones.

    Y los laterales? Cuándo vienen?
    Suerte, Juanlu, que será la nuestra.

    ResponderEliminar

Le agradeceríamos que revisara su ortografía antes de publicar su comentario. Los insultos serán censurados. BlanquiverdeBlog.es no hace responsable de los comentarios de sus lectores. Gracias.