lunes, 9 de diciembre de 2013

Yo SÍ aplaudiré a Villa el domingo

Mi amigo Rafa Japón no ovacionará a Villa este domingo. Pues muy bien. Él se lo pierde. Yo SÍ lo haré. Pablo es el entrenador de mi equipo -y creo que el suyo-, y se está partiendo los cuernos para guisar una paella sin carne, sin pescado y casi, casi sin arroz. Es lo que le han dado. 

Le -nos- prometieron un equipo TOP, y le -nos- trajeron grandes referencias del fútbol español, cuyos nombres no voy a repetir porque tampoco ellos, los fichajes, tienen la culpa de semejante desaguisado. Ellos, como Villa, no son mediáticos, yo diría que incluso que se han encontrado con un premio gordo cuando sólo buscaban una pedrea.

Tampoco son culpables. Tienen su nivel, y punto. Son los guisantes de la paella. El pimiento morrón. Totalmente prescindibles. A Villa le han servido gula disfrazada de angula. Y tiene al equipo a dos puntos del Playoff de ascenso. Con varios puntos perdidos en el descuento, con canteranos, con sancionados, con lesionados, con un césped, como los cadáveres que tardan en descubrirse: en avanzado estado de descomposición.

Mi amigo Rafa dice que no le gusta ir contracorriente. A Pablo Villa, no le queda más remedio. No tiene la vida resuelta, y tiene que montar un arroz improvisado, sin especias, sin carne, sin verduras, sin sal, sin gracia. Con unos comensales que llevan 40 años pasando hambre. Y con el dueño del chiringuito regalando vales descuento día tras día. Y con el monaguillo del empresario recomendando a los comensales que sin quieren arroz, que lo guisen ellos. Pesadilla en la cocina. 

Mi amigo Rafa no aplaudirá el domingo. Prefiere ser el conductor kamikaze que piensa que son los demás los que van por el carril equivocado. Yo, blanquiverde y arrocero, sí lo haré. Primero, para agradecer a un cocinero aficionado que intente guisar sin medios. Y, sobre todo, por reprochar al responsable de la intendencia, que los suministros escasean, y que sus cocineros aficionados, los Jiménez de turno, que no se parecen a Chicote sino a Chiquito, merecen salir de TOP Chef y ocupar un puesto de tertulianos en Mujeres y Hombres y Viceversa, o de chicos malos en Hermano Mayor.

Mi amigo Rafa, dice que no va a contracorriente. Excusatio non petita, accusatio manifesta. El domingo, cuando apoyemos al perolista que aspira a conseguir una estrella Michelín con un vale de 15 euros para comprar en Mercadona, daremos un voto de confianza a un cordobesista de corazón, elegido por unanimidad por la afición y casi por obligación por su jefe, cordobesista de cualquier otra cosa menos de corazón.

Es bastante más elegante apoyar a un entrenador que censurar a un presidente. El cordobesismo debe actuar con clase. Sénecas hasta la muerte. Ser canis no nos pega. Eso pa otros. Es más mediático un #Pab10VillaCCF que un #JequeVeteYa , sobre todo, porque, a lo mejor, más vale lo malo conocido que lo bueno por conocer.

El domingo, yo SÍ aplaudiré a Pablo Villa. Otros lo hacen con Arteaga, Borja o Garai. De puta madre. Así nos va. Paso de comer cigalas, ostras o jabugo. Me gusta el arroz, aunque tenga pocos tropezones.

Paco López-Cordón V.
@mushocordoba

8 comentarios:

  1. Como he comentado en el post de Rafa, yo apoyo y aplaudiré una defensa al entrenador, a que debe continuar en su puesto, porque no le culpamos de la marcha del equipo, que dicho sea de paso, solo es una racha negativa. La ovación, como tal, no se si la merece aun. Pero estaré el primero para aplaudir y defender que es el quien debe continuar guisando este arroz, ya veremos si le sale bueno o malo.

    ResponderEliminar
  2. Sobre lo de "excusatio non petita…" te informo de que en las redes sociales se ha dicho que me gusta ir contracorriente y por eso he empezado la entrada así.

    Se puede y debe criticar mi opinión, pero me molesta que se piense que lo hago porque me gusta el protagonismo. El que piense eso no me conoce bien y ya me encargo yo de aclararlo.

    Sobre el resto de tu entrada (ya podías haber esperado a mañana), prometo un comentario extenso esta noche.

    ResponderEliminar
  3. No se trata de solapar una opinión con otra, sino de crear debate paralelo. En todo caso, mis disculpas, Don Rafael.

    ResponderEliminar
  4. Primero, no hay nada que disculpar, aún así agradezco las disculpas.

    Segundo, felicitarte por tu dominio de la metáfora. Magistral. Pero me gustaría añadir un hecho real siguiendo con el juego del arroz. Yo te he visto hacer bastante arroces. En uno de ellos yo fui el encargado de comprar todos los ingredientes que tú, como cocinero, me pediste. Recuerdo perfectamente que me avisaste de que si no tenías un perol adecuado no podías comprometerte a nada. ¿Qué ocurrió? El presidente (yo) te compró todo lo que pediste, hubo un perol medio en condiciones y el cocinero (tú) pudo hacer un arroz exquisito con el que toda la gente (afición) quedó contenta. Pero tú avisaste. No querías tomar una responsabilidad si no disponías de todo lo que necesitabas para tener éxito. ¿Cobardía? No. Yo lo llamo sensatez y coherencia. ¿Por qué no puedo exigírselas a Villa?

    Vaya por delante que Villa aún no ha puesto ni una excusa. Por eso sigo confiando en él. Sois sus acérrimos defensores los que ya estáis poniendo las vendas, casi antes de tener las heridas. Que si no hay plantilla, el césped es una mierda, el presidente un mentiroso...sí, pero todo eso ya se sabía al principio. El día que Villa empiece a poner las excusas que vosotros estáis poniendo, empezaré a pedir su cese.

    Y lo peor de todo es que no se habla de fútbol. No se habla de lo que Villa hace bien, ni de lo que hace mal. No se habla de que ha llevado de la mano a un canterano como Fran y lo ha puesto de titular indiscutible. No se habla de que cuando las cosas van mal siempre desequilibra el equipo y nunca le sale bien. No se habla del buen rollo que ha sabido crear en el vestuario. No se habla de que nadie sabe por qué dejó de contar con Luso que le daba equilibrio al equipo. No se habla de que confía plenamente en la gente que tiene y no hace probaturas estúpidas (si falta el 9, pongo al otro 9 que tengo aunque sea pésimo)...no se habla de fútbol. Esto se reduce a una guerra entre Villa y el Jeque, en la cual saldrá perdiendo el Córdoba y después Villa.

    Yo no soy de idolatrar a nadie. Quizá por eso no entiendo por qué a Villa se le sube a los cielos cuando lo único que ha sido es honesto y profesional. Desgraciadamente, no estamos acostumbrados y cuando alguien nos da estos dos valores nos sentimos emocionados. Sin embargo, la honestidad no nos va a dar la primera división. Hacen falta muchas más cosas. Villa nos dio lo que tuvo cuando era jugador y por eso yo le estoy agradecido. Pero no puedo idolatrarlo, porque lo tenía era muy poco. Como entrenador, de momento, digo lo mismo. No ha demostrado nada como para llevarse la ovación que le vais a dar. Sería injusto que yo le exigiera a Villa menos que a todos sus antecesores. Por lo que Villa ha hecho aquí hasta el día de hoy como entrenador, yo no hubiera ovacionado a ninguno de los anteriores místeres. Por eso no aplaudiré a Villa.

    ResponderEliminar
  5. Sigues en tus trece. Me gustan quiénes son fieles a una idea. Pero sigo pensando lo mismo. Creo que, hartos de no tener un faro que nos guíe, necesitamos un referente, y, ahora mismo, quizás por devoción, o quizás porque no hay otro, para mi, ese faro se llama Pablo Villa. No quiero ningún Esnaider sentado en el banquillo. Me importa un pimiento que mi entrenador haya sido, como jugador, un Toquero, y puede que de los tochos. Hoy, con esos mimbres, y con esas excusas que no dejan de ser ciertas, estamos a palo dos del playoff de ascenso. También cerca de abajo, pero me niego a mirar ahí.

    Si creamos entre entrenador y afición el feeling que no hemos tenido, ni supongo que endremos, con González, entroncaremos dos de las cuatro piezas fundamentales del Club. Si los jugadores hacen su trabajo, ya serán tres. Entonces comenzaremos a pensar que el futuro en blanco y verde, es posible, porque ahora, Rafa, tu y yo sabemos que estamos más cerca de la desaparición que del ascenso.

    Y para quiénes me llamen derrotista, aviso: me encantaría equivocarme. Y sería el primero en reconocerlo. Sería capaz hasta de pintarle al caballo de las Tendillas los cojones con los dos colores de mi vida, que, por cierto, creo que se parecen bastante a los tuyos.... a tus colores, no a tus cojones, que ésos los puedes decorar como te plazca,

    ResponderEliminar
  6. Villa esta entrenando al Córdoba porque es Villa. Igual que Alcaraz esta entrenando al Granada. No se trata de pedir menos que a otros, se trata de lo que dice Paco, lo que Villa representa. Julio César no ganó ninguna batalla el sólo, lo que representaba como líder si.

    ResponderEliminar
  7. Yo tampoco le aplaudiré porque no esta haciendo algo extraordinario para ello aunque valoro que hace lo que puede con lo que tiene y siendo un novato, lo que si haré es pitar al palco y gritar Gonzalez dimisión. Un abrazo

    ResponderEliminar

Le agradeceríamos que revisara su ortografía antes de publicar su comentario. Los insultos serán censurados. BlanquiverdeBlog.es no hace responsable de los comentarios de sus lectores. Gracias.