lunes, 10 de junio de 2013

Oportunismo

Eso es lo que hacen los que llenan quince autobuses para ir a ver a nuestro filial a Granada, ser unos oportunistas. Al menos así lo ven algunos.

Tengo treinta años y, hasta este, nunca he sido abonado del Córdoba. Sí, he ido alguna vez al campo, también recuerdo haber visto por la tele ese mítico partido en Cartagena y vivirlo con tanta intensidad como el más cordobesista, pero poco más. Y soy un oportunista, ya que este año me hice al fin abonado por la buena temporada que hizo el equipo el año pasado. Y no pienso irme. A pesar del año que hemos vivido ha sido una experiencia tan intensa que no pienso dejar mi asiento de preferencia alta, ese asiento será mío por siempre jamás.

Llenar quince autobuses para ir a ver a nuestro filial a Granada no es ser oportunista, es, entre otras cosas, crear afición. Amigos, mujeres, novias o hermanos que seguro que van por primera vez de viaje con el equipo (por más que sea el “B”, es nuestro equipo),  y que por lo que, seguro, van a vivir querrán quedarse, como me he quedado yo, como se quedaron muchos oportunistas tras el ascenso en Cartagena. ¿Es menos cordobesista el que se haga abonado el día que el Córdoba suba a 1ª? O dicho de otra forma, cuando el Córdoba suba a primera, ¿nos enfadaremos más porque haya más aficionados en el campo o por estar los mismos de siempre? ¿No nos quejamos siempre de que la ciudad pasa del equipo? Y es que, como ya he dicho, ¿cómo se crea afición si no es con el oportunismo?

Daniel Benavides (@Bnsleeper)

2 comentarios:

  1. Magnífico artículo amigo Daniel. Los antecedentes con Rafael Gómez y sus excursiones ALL FREE, con bocatas y bebidas que, al llegar al punto de destino, eran un atentado contra la salud, han hecho mucho daño a la imagen del seguidor cordobesista.

    Efectivamente, hay quién puede tildar de oportunistas a los seguidores que se desplazaron a Granada el pasado lunes, pero hacerse entre pecho y espalda 400 kilómetros en un autocar, aguantar los insultos y las provocaciones de la afición contraria, salir a las 4 de la tarde para volver de madrugada... Si eso es oportunismo, que venga Dios y lo vea.

    Yo lo llamo de otra forma: Masoquismo blanquiverde.

    Un abrazo, y espero seguir viéndote [también] por el blog.

    ResponderEliminar
  2. Estoy contigo tocayo que sumar "yonkis blanquiverdes" independientemente de por qué o cómo es algo que tenemos que celebrar siempre.

    Recuerdo la reciente polémica en twitter sobre quién era más Cordobesista que quién entre algunos aficionados y el señor Garai. Mención aparte de que cada día soy más enemigo de que los jugadores usen este medio para algo que no sea mostrarnos la cara de su perrito o la ruta de senderismo que están haciendo.
    Esta categorización del Cordobesismo es algo que tenemos que desterrar. Nadie, en mi humilde opinión, es más o menos aficionado que otro porque lleve más años como socio o haya hecho más kilómetros que otro detrás del equipo. Todos sumamos y hacemos que este club sea cada día más potente y más capaz de alcanzar ese sueño de ver a nuestro CCF en la división de honor del fútbol Español.

    Ese es el camino, seguir haciendo socios y alcanzar una cifra que permita dar alas al proyecto. La ciudad de Córdoba con 320.000 habitantes y la provincia con más de medio millón debe sumar muchos más socios que los que fuimos el año pasado tras ese maravilloso año de Paco Jémez. Esta es nuestra asignatura pendiente.

    Esto sumado a una cantera bien preparada y que disfrute de unas instalaciones de primer orden son los cimientos de un proyecto real de subir a primera división. Cualquier otro mensaje son cantos de sirena, flor de un día y, con el debido respeto, no me los creo.

    Mientras lleguemos ahí y la gente de nuestra ciudad se vaya concienciando de que hay que si te gusta el fútbol hay que ser socios del equipo de tu ciudad, con independencia de si el presidente es un "tipo cabal" o un "cantamañanas", al político de turno le gusta la música pop o la opereta, el entrenador es primo de Guardiola o segundo de Mou, me conformo con ir al campo, verlo lleno y poder ver jugadores que se partan la cara por el escudo. Algunos días me iré con una sonrisa en la cara y otros con el rabito entre las piernas... pero esto es la vida, no nos engañemos. Y mientras el nombre de Córdoba se paseará con orgullo por toda nuestra piel de toro.

    Ojalá esta próxima temporada demos un paso adelante en este camino. Yo seré el "yonki" más feliz del mundo.

    Un abrazo Daniel, ha sido un placer leer tu pasaje.

    ResponderEliminar

Le agradeceríamos que revisara su ortografía antes de publicar su comentario. Los insultos serán censurados. BlanquiverdeBlog.es no hace responsable de los comentarios de sus lectores. Gracias.