sábado, 8 de junio de 2013

A mi tocayo, Jose Mª

José Mª,

Te he visto hacer una de las cosas más impresionantes que recuerdo en el Arcángel en los últimos años. No fue tu obra de arte al Alcorcón, la que dicen, te abre las puertas para continuar en Córdoba. No fue tu golazo al Hércules, con toda su simbología, un toque sutil que era un puñetazo en la mesa, un SÍ, SE PUEDE en toda regla. No fue una de tus fintas, ni de tus roscas. Fue una persecución. Corrías detrás del balón, pero no era eso lo que perseguías. Corrías, corrías, desfallecías, cogías aliento y seguías corriendo. No conseguiste el balón, pero gracias a esas carreras el sueño que perseguías seguía siendo posible. Fue una noche de viernes, de principios de Mayo, en el Arcángel. Definitivamente, gracias a tu puñetazo al Hércules sabíamos que podíamos. Pero esa noche sufrimos como nunca. El Guadalajara nos apretaba y nosotros, con uno menos, desfallecíamos. Pero tú tenías un sueño, perseguías una ambición y echaste a correr. Casi te asfixias pero diste aire a tus compañeros y levantaste a la grada. Ganamos y un mes después estuvimos cerca de conseguir ese sueño.

Cuando uno corre, no tiene un destino. Cuando uno persigue algo, sí. Tiene una meta que puede conseguir de muchas maneras. En tu caso, correr es el camino para conseguir lo que quieres. Tú cambiaste tu ambición, dejaste de perseguir algo y por el camino, casi dejaste de correr. Fracasaste porque te diste por vencido a la primera. Tu esfuerzo no persistió, por lo que pasó a ser un derroche en vano. Faltaste al respeto a los que creían en ti para conseguir un reto. Pero sobre todo te faltaste al respeto a ti mismo. Equivocaste el camino. Dices que miras el futuro de tu familia, pero dejaste de perseguir un sueño que te habría dado dinero, satisfacción personal y también habría hecho que tu familia se sintiera orgullosa de ti. ¿Dices que como padre no llevarías a tus hijas al estadio. Pueden decir tus hijas que su padre es futbolista del Córdoba Club de Fútbol?

José Mª, yo no quiero que sigas. Me siento profundamente defraudado. Pero tienes una nueva oportunidad. Eso hoy en día es un tesoro. Puedes volver a empezar, puedes volver a luchar por conseguir un reto. No lo hagas por mí, hazlo por ti.

Jose Mª de la Paz

2 comentarios:

  1. Yo confío en verle correr y disfrutar como lo hizo en la anterior temporada. También me he sentido decepcionado con su actitud este año. Creo que el bueno de JM tiene una deuda con el Cordobesismo y con el Córdoba, que ha confiado en él después de un curso nefasto. Veremos.

    ResponderEliminar
  2. Todos merecemos una segunda oportunidad. Creo que López Silva puede ser un tío lo suficientemente válido para el CCF como para volver a ilusionarnos. Ojalá no me equivoque, José.

    ResponderEliminar

Le agradeceríamos que revisara su ortografía antes de publicar su comentario. Los insultos serán censurados. BlanquiverdeBlog.es no hace responsable de los comentarios de sus lectores. Gracias.