jueves, 23 de mayo de 2013

Presidentes que mean colonia

Desde la comparecencia del presidente del Córdoba C.F., ha pasado ya el tiempo suficiente para que ningún escrito al respecto sea tachado de reacción en caliente. Os ruego que, si seguís leyendo ésto, lo hagáis simplemente desde la perspectiva de cordobesistas, y no de ciudadanos de izquierdas o de derechas, ni de madridistas o culés.

Lo único que le ha faltado al monólogo de Carlos González, ha sido que, entre pregunta y pregunta, al estilo de los combates de boxeo, una azafata buenorra se paseara por la sala con un cartelito que rezara: "Los aficionados blanquiverdes no se hacen responsables de las opiniones expresadas por el presidente del Club". 

La destemplada respuesta al comentario del alcalde de Córdoba, José Antonio Nieto, que ha comentado lo que cualquier aficionado cordobesista piensa, y lo que muchos escribimos, no es ni más ni menos que la prueba irrefutable de que González está convencido que mea colonia, y seguro que, entre levitación y levitación, se imagina haciendo un spot con traje caro, mirada penetrante y voz sensual, diciendo a cámara: "Eau de Charles. Pour homme"

No, presidente. Ser dueño de una entidad no significa actuar como quién tiene diez años y un balón de fútbol y elige quién juega. Ser propietario de un Club de Fútbol de una ciudad como ésta, implica mucho más que eso. No se puede ir por la vida haciendo enemigos porque, desde su púlpito, está representando a miles y miles de blanquiverdes, sean o no abonados.

Ser dueño del CCF, no implica ser cordobesista, en la misma medida que un asador de carne puede ser regentado por un vegetariano, o un puticlub por una chica que no haya conocido varón. Y, ojo, que el cordobesismo no puede limitarse sólo a los abonados. Hay quién llora por el Córdoba sin haberse abonado en su vida. Si la política de precios no fuera tan de locos -abonos caros y entradas baratas-, sino todo lo contrario, otro gallo nos cantaría.

Si en la anterior Asamblea del Real Madrid, la Junta Directiva blanca no hubiera bilindado la presidencia del Club al endurecer los requisitos para poder presentar nuevas candidaturas, quizás el Sr. González no hubiera tachado al alcalde de "simpatizante culé". Igual se hubiera callado, en prevención del efecto boomerang de sus palabras. Por cierto, cuando el Sr. Onieva, con quién iba de número dos, se retiró de la guerra electoral en 2009, Carlos González declaró que lo que más le había dolido es que le tildaran de friki...

No sea usted friki, Carlos, cuide las formas, genere ilusión sin vender humo, evite los cuentos de la lechera, no intente conseguir credibilidad con actitudes chulescas.... y, sobre todo, no se sienta perseguido. Los cavernarios no queremos que a usted le vaya mal en su gestión al frente del Club, porque seremos cavernarios, pero no gilipollas. Tire su prepotencia al retrete; si el Córdoba C.F. asciende, sólo unos cuantos palmeros le harán la ola. Yo, me limitaré a mirar al cielo, y dar gracias al de arriba por haberme permitido volver a vivir un ascenso. Ese día, González, yo no estaré para olas.

Paco López-Cordón V.
@mushocordoba

4 comentarios:

  1. Echarse de enemigo al alcalde no es un método muy inteligente que digamos.

    Cuanto más sabes de lo que hay dentro más miedo te entra. Yo ya no sé si quiero saber, o quiero seguir viviendo en la feliz ignorancia...

    ResponderEliminar
  2. Si el Córdoba CF sube no creo que sólo unos cuántos le hagan la ola. Él es el máximo responsable para lo bueno y lo malo. Ahora va a crear el proyecto 13/14, de él dependerá que vaya bien o no la temporada que viene, aunque obviamente él no juega los partidos. Sin intención de defenderlo, aquí puede ver una opinión sobre estos dos últimos años: http://wp.me/p3hu4a-6G Buen artículo, un saludo!

    ResponderEliminar
  3. Dice Vd. en su artículo que ser dueño del CCF no implica ser cordobesista. Pues si no es así ¿qué ilusión puede transmitir este señor? No entiendo entonces por qué una persona de fuera se hace con la riendas de un club. ¿¿Por vanidad, afán de notoriedad, negocio...?? Pues si es por esto conmigo no cuente.
    Yo deseo, como todos los cordobeses y cordobesistas, que subamos a 1ª ¡¡Qué recuerdos!!; pero me importa mucho más la ilusión que podamos sentir
    por nuestro equipo aunque sea en segunda; que podamos disfrutar y presumir, no por que consigamos un ascenso, que por supuesto también como digo, sino por que la gente que esté ligada a nuestro club se parta el pecho por él, que dé la cara siempre, que ofrezca espectáculo, y si se consigue el objetivo..... fenomenal, y si no, estaremos orgullosos de los nuestros. Y como ejemplo ahí está el B, al menos sus jugadores saben dar la talla.

    ResponderEliminar
  4. Paco, la ignorancia es la mayor fuente de felicidad que existe. Yo tampoco quiero saber de las tramas y conspiraciones del club pero si me gustaría ser testigo de un cambio de este discurso oficial tan estéril para tratar de sumar apoyos y no estar siempre buscando la etiqueta, abrazando al amigo y creando nuevos enemigos.

    Reconozco valentía en el presidente subiendo al paredón de los medios deportivos, éstos si que este año han conseguido puestos de play off, al mas puro estilo del club de Chamartín cuyo aroma tanto le agrada. Incluso si trato de hacer un ejercicio de abstracción e intento caminar en sus zapatos siento una mezcla en mi paladar entre fracaso, arrepentimiento, despotismo y motivación que difícilmente consigo me deje un buen sabor de boca al tragar y que me agria el tono impidiéndome serenar mis razones. Pero este es el mismo ejercicio que nosotros hacemos todos los domingos y así cantamos el himno, aplaudimos unas pocas jugadas trenzada y lloramos con un remate al palo. Es duro, lo sabemos, pero todos es cuestión de proponérselo, si pones de tu parte lo consigues.

    Yo quiero creerle presidente, quiero ver que se ha tomado el ascenso de nuestro club como un reto personal, que está convencido no se va a dejar vencer por los elementos y que definitivamente está rotundamente negado a probar la medicina del fracaso al que parece nada acostumbrado.

    Es a este presidente al que le doy mi total apoyo y facilitaré su trabajo acudiendo al campo, defendiendo pundonor donde no haya virtud, destacando virtud donde vea tesón, me tomaré a broma la sorna y entregaré mis aplausos sin condición. Este va a ser mi fichaje estrella para el próximo curso, es lo único que me queda hacer para no sentir culpa por un reproche ni responsabilidad por ninguna aflicción.

    Como dicen que el buen fútbol es un estado de ánimo este año vamos a jugar la Champions, al fin y al cabo, la afición es como una madre a la que ni sus niños le parecen feos y a la que le ha abandonado el sentido del olfato. Tratemos de sacar este instinto y apoyemos a nuestro nene a alcanzar su meta cual Pantoja con su marinerito del alma querida.

    Si se puede… sólo tenemos que intentarlo.

    ResponderEliminar

Le agradeceríamos que revisara su ortografía antes de publicar su comentario. Los insultos serán censurados. BlanquiverdeBlog.es no hace responsable de los comentarios de sus lectores. Gracias.