jueves, 23 de mayo de 2013

Presidentes que mean colonia

Desde la comparecencia del presidente del Córdoba C.F., ha pasado ya el tiempo suficiente para que ningún escrito al respecto sea tachado de reacción en caliente. Os ruego que, si seguís leyendo ésto, lo hagáis simplemente desde la perspectiva de cordobesistas, y no de ciudadanos de izquierdas o de derechas, ni de madridistas o culés.

Lo único que le ha faltado al monólogo de Carlos González, ha sido que, entre pregunta y pregunta, al estilo de los combates de boxeo, una azafata buenorra se paseara por la sala con un cartelito que rezara: "Los aficionados blanquiverdes no se hacen responsables de las opiniones expresadas por el presidente del Club". 

La destemplada respuesta al comentario del alcalde de Córdoba, José Antonio Nieto, que ha comentado lo que cualquier aficionado cordobesista piensa, y lo que muchos escribimos, no es ni más ni menos que la prueba irrefutable de que González está convencido que mea colonia, y seguro que, entre levitación y levitación, se imagina haciendo un spot con traje caro, mirada penetrante y voz sensual, diciendo a cámara: "Eau de Charles. Pour homme"

No, presidente. Ser dueño de una entidad no significa actuar como quién tiene diez años y un balón de fútbol y elige quién juega. Ser propietario de un Club de Fútbol de una ciudad como ésta, implica mucho más que eso. No se puede ir por la vida haciendo enemigos porque, desde su púlpito, está representando a miles y miles de blanquiverdes, sean o no abonados.

Ser dueño del CCF, no implica ser cordobesista, en la misma medida que un asador de carne puede ser regentado por un vegetariano, o un puticlub por una chica que no haya conocido varón. Y, ojo, que el cordobesismo no puede limitarse sólo a los abonados. Hay quién llora por el Córdoba sin haberse abonado en su vida. Si la política de precios no fuera tan de locos -abonos caros y entradas baratas-, sino todo lo contrario, otro gallo nos cantaría.

Si en la anterior Asamblea del Real Madrid, la Junta Directiva blanca no hubiera bilindado la presidencia del Club al endurecer los requisitos para poder presentar nuevas candidaturas, quizás el Sr. González no hubiera tachado al alcalde de "simpatizante culé". Igual se hubiera callado, en prevención del efecto boomerang de sus palabras. Por cierto, cuando el Sr. Onieva, con quién iba de número dos, se retiró de la guerra electoral en 2009, Carlos González declaró que lo que más le había dolido es que le tildaran de friki...

No sea usted friki, Carlos, cuide las formas, genere ilusión sin vender humo, evite los cuentos de la lechera, no intente conseguir credibilidad con actitudes chulescas.... y, sobre todo, no se sienta perseguido. Los cavernarios no queremos que a usted le vaya mal en su gestión al frente del Club, porque seremos cavernarios, pero no gilipollas. Tire su prepotencia al retrete; si el Córdoba C.F. asciende, sólo unos cuantos palmeros le harán la ola. Yo, me limitaré a mirar al cielo, y dar gracias al de arriba por haberme permitido volver a vivir un ascenso. Ese día, González, yo no estaré para olas.

Paco López-Cordón V.
@mushocordoba

domingo, 19 de mayo de 2013

CCF B: Gracias por ilusionarnos

En mis tiempos de mozalbete zangolotino -casi en el siglo XIX-, nos surtíamos de discos de vinilo, de esos de 45 r.p.m. -, para disfrutar de los éxitos musicales de entonces. Sólo cuando habíamos escuchado tropecientas veces la cara A, nos picaba la curiosidad de darles la vuelta para comprobar que la B, en muchas ocasiones, tenía más calidad, más fuerza y más ritmo. A veces, esa canción de relleno, esa guarnición del caviar, se convertía en cara A, y viceversa, como si la sorpresa de su hallazgo nos hiciera un poco cómplices de ella.

Sillero, Toscano, Bernardo Cruz...

El Córdoba C.F. B ha pasado de patito feo a cisne, consiguiendo tapar las vergüenzas -y la vergüenza, en singular-, de un grupito de profesionales que, cobrando diez veces más, han demostrado esta temporada con su desidia, que ni siquiera merecen pasar a la historia como ex-cordobesistas. Ojalá pudiéramos pulsar la tecla DEL y borrar la 2012-13 de unos cuántos.

Fran Cruz, Toscano, De las Heras...

Exililados en la Ciudad Deportiva, con un seguimiento mínimo, viajando en autocar el día del partido, jugando en campos impracticables, han sabido sobreponerse a la adversidad, han sudado la camiseta -esa que otros ni se han manchado-, y han llegado a hacerle sombra a un equipo como el Algeciras, con un presupuesto para ascender sí o sí. Un Un suspiro les ha faltado para ser campeón de su grupo. No importa. Para mí, ya habéis hecho más de lo que se os pedía. Mucho más...

Javi Cabezas, Mauro, Mane...

Cuando un alumno vale un suficiente y consigue un notable, no queda otra que felicitarle, animarle, y quitarle presión para lograr nota. Cuando es al revés, cuando un futbolista tiene condiciones y se deja llevar, en todos los sentidos, por excesos, dejadez, y, en definitiva, por la inercia que da no saberse aquí la temporada que viene, ya sabemos a quién mimaremos y a quién le pondremos las orejas de burro.

Fran Montoro, Toni Seoane, Gálvez...

Y el profesor tiene mucha culpa del éxito o fracaso de cada uno, de cada grupo. Ni Berges ni Esnaider han tenido en modo alguno la mesura para saber dirigir a un grupo endiosado, adulado por una temporada anterior exitosa. Se ha consentido -y se sigue haciendo-, que el vestuario sea una bomba de relojería, un conjunto de hombres poco implicados con la ilusión de una ciudad que ya no aguanta más tanto dios pagano, tanta mentira.

Dani Espejo, Javi López, Guti...

Que Pablo Villa no sea ya oficialmente el capitán de la nave del equipo senior para la temporada próxima, es más, que no tengamos segura su continuidad en el CCF, es la prueba irrefutable de que aquí se siguen haciendo las cosas al revés. No creo que nadie, repito, nadie, criticara esa decisión argumentando falta de tablas. Gladiator, callado, prudente, ha conseguido aunar al cordobesismo y darle esa dosis de ilusión que se nos ha perdido al comprobar que el caviar estaba caducado.

Montávez, González, Raíllo...

Aprended, cisnes de pacotilla, de veintitantos cordobesistas jóvenes, que saben lucir la blanquiverde con el orgullo que muchos de vosotros no habéis conseguido tener. Aprended, figuritas, de un grupo de espartanos que, sin medios, ya ha logrado el objetivo de que una ciudad esté pendiente de ellos. Aprended, teloneros, de que el concierto es de los otros, de los que merecen la pena.

Castro, Ortega, Juan Guerra...

Perdón si me olvido alguno. No he sido lo asiduo seguidor que me hubiera gustado. El CCF B -me niego a llamarle filial, porque los filiales son los del A-, ya se nos ha hecho mayor, y, para mí, el ascenso casi es lo de menos. Lo importante es comprobar que tenemos una base con la que soñar. Otra cosa es que quién manda, se encargue de cambiar futuro por billetes frescos, ilusión por un puñado de euros. 

Que nadie os robe nunca este año, porque seguro que será el más bonito de vuestra vida.

Paco López-Cordón V.
@mushocordoba

sábado, 18 de mayo de 2013

40 años

“Encima de cornudos, apaleados”. Creo que podría ser la expresión que mejor se adapta al trato recibido por el aficionado blanquiverde, ya que no es suficiente con el hecho de que seamos nosotros los que llevamos pasando miserias 40 años, viendo a nuestro escudo arrastrarse por campos inmundos de 2ªB o luchando hasta el final por una cutre permanencia en 2ª división, en definitiva, sufriendo, porque a quien nos duele es a nosotros, que vienen a recordárnoslo constantemente los profesionales que actualmente trabajan para nuestro club para defender su mediocre rendimiento.

Así, Gaspar comentaba esta semana en una rueda de prensa ensalzada por algún compañero suyo en redes sociales y volviendo a hacer gala de una nula autocrítica que “No sé si puede ser la segunda mejor temporada en años”. El propio Javier Jiménez, vicepresidente del club, u otros miembros del plantel también lo han comentado en distintas ocasiones, Armando en esta misma semana previa al partido contra el Huesca. ¿Cómo se puede calificar a un profesional que se ampara en los malos resultados históricos del club en el que milita para defender que el equipo deambula sin pena ni gloria en la categoría desde que se arrastrara y diera pena (sí, Gaspar, arrastrar y dar pena), en Guadalajara, todavía quedando 9 jornadas en disputa de la campaña? 

No llevo 40 años como abonado, pero sí 22, y puedo decir que en esos 22 años de tanta miseria futbolística jamás he faltado por voluntad propia a un encuentro a disputar en el Estadio de El Arcángel. Hoy, 18 de Mayo de 2013, será la primera vez. Pero claro, este hastío y desgana es, por supuesto, culpa nuestra.

Ramón J. González Mesa

miércoles, 15 de mayo de 2013

Juguete roto

Se de que va este blog, se que quien lo consume son futboleros apasionados, y diría más aún, locos por un equipo en concreto, el nuestro. Pero hoy, con la venia de los jefes de este incendiario foro de opiniones contrapuestas, me gustaría no hablarles del Córdoba, incluso ni siquiera hablarles de fútbol, me gustaría contarles un pequeño episodio de una etapa de mi vida la cual recuerdo con mucho cariño.

El momento del que les hablo es ese tiempo en el que se está a punto de abandonar la niñez por la adolescencia, una prepubertad en la que aún se tienen aquellos primeros amigos de verdad y que creíamos que iban a ser para siempre.

Recuerdo que en aquel momento el mayor de mis deseos era un ordenador, en concreto un Amstrad CPC 464 con pantalla a color. Un amigo y compañero de clase tenía uno y pasábamos las horas muertas jugando en su casa.

La tarea no era sencilla ya que, aunque nunca me faltó de nada, mi familia es humilde y trabajadora, y pagar las 85.000 pesetas del ordenador se antojaba harto complicado. Piensen que, sin dejar de ser una mera máquina de juegos con menos memoria que cualquier móvil actual, era de lo más avanzado de la época.

No se como lo consiguieron mis padres, imagino que con gran esfuerzo, pero un día cercano a Navidad me encontré con la sorpresa en casa ¡Imaginen mi reacción! Era lo más que un niño de mi edad podía desear. A partir de ese momento pasé muchas y muchas horas de diversión jugando con la máquina, compré infinidad de juegos, los intercambiaba con otros amigos, leía revistas sobre el tema; en definitiva, disfruté mucho de mi regalo.

Pasó el tiempo y fueron aparecieron nuevos modelos de ordenador más potentes en el mercado. Mis aficiones cambiaron y ya no me gustaba quedarme tanto en casa, prefería salir con los amigos y además descubrí que existían unos seres llamados "chicas" y que eran la mar de interesantes.

Poco a poco, casi sin darme cuenta mi Amstrad se hizo viejo y lo fui abandonando. Incluso llegó el día en que se convirtió en un trasto que ocupaba mucho espacio y, con bastante pena, me deshice de él tirándolo a la basura.

Si usted, lector de este blog deportivo y cordobesista, ha sido capaz de llegar hasta aquí se lo agradezco de corazón, imagino que le habrá costado bastante porque como habrá podido comprobar hoy no le he hablado de fútbol ni del Córdoba.......al menos eso espero.

lunes, 13 de mayo de 2013

Carta abierta a ultra fans de futbolistas o jeques, amantes del "dame algo" y otros palmeros varios

Hola, chicos, ¿cómo estáis? Espero que ya hayáis conseguido vuestros objetivos que como gente responsable os marcásteis a principios de temporada. Unos ya tendréis vuestra camiseta dedicada por el #EternoX, otros vuestras entraditas pagadas por quien corresponda y los que menos todas una colección de retuits en la web de gorrión azul. Sé que algunos estaréis jodidos porque se os esfuma el sueño de montarle una peña a vuestro ídolo ya que, sea quien sea, parece que va a huir en verano. Quizás es que no habéis sido lo suficientemente amorosos. ¡Hay que dar más!

Nosotros estamos un poco jodidos. Sí, nosotros. Ya sabéis, esos que solo idolatran al escudo y a las rayas blanquiverdes. Sé que no os explicáis como podemos exigir tanto a vuestros referentes si son la leche. Bastante tienen con entrenar un par de horitas al día, sacar al perro al parque, tuitear de vez en cuando, ponerse guapos para las fotos y echarse unos cacharros en el vial como todo hijo de vecino. ¡A veces viajan hasta en bus! Lástima que se les haya olvidado dejarse la sangre y la piel por NUESTRA camiseta en cada partido durante este año.

A nosotros no nos engañan. Nadie se cree que nuestro descontento sea debido a nadar en tierra de nadie. Aquí se han aplaudido equipos que nos han llevado a segunda B, simplemente porque lo han dado todo en el verde. Muchos de vuestros #Eternos demostraron el año pasado lo que eran la motivación y el compromiso. El cordobesista debe vigilar porque estos valores no se olviden en ninguno de los 41 partidos de la temporada. No ha sucedido así en muchas ocasiones, principalmente fuera de casa (Alicante, Gijón, Madrid, Barcelona, Guadalajara...), además del vergonzante esperpento que nos dedicaron en el Arcángel contra el Recreativo de Huelva.

Siempre podéis mudaros allá donde vayan. Demostradles fidelidad si tanto lo merecen y tan injusto es el trato que el Cordobesismo les está dando. Si os largáis con ellos, recordad que nosotros seguiremos viviendo en el Arcángel, aplaudiendo o silbando cuando así lo consideremos oportuno, sin más objetivos que poner nuestro granito de arena para que el Córdoba quede lo más alto posible. Unos se irán y otros llegarán, pero el cordobesista permanecerá. ¡Buen verano!