jueves, 1 de noviembre de 2012

Fue real

Foto: @luisalguacil (cordobadeporte.com)
Hoy era el día. Una hora antes de partido la cola en las taquillas llegaba a los aparcamientos y en los alrededores los bares estaban colapsados. Festivo, soleado, temperatura agradable...todo cuadraba para que la tarde-noche fuera inolvidable y el Arcángel puso su granito de arena calentando con un himno que cada vez suena mejor

Berges envidó a lo grande y puso a los buenos, entre ellos a Vico, que se estrenaba de segundo punta. El Córdoba salió en alud y cuando muchos novatos aun buscaban su asiento, Patiño perdió un mano a mano con Zubikarai que le había regalado Fede. Los teóricos suplentes de la Real no podían con el equipo de segunda empujado fervientemente desde la grada. Garai y sobre todo Caballero dieron un auténtico recital de control de los tiempos y destrozaron la pobre oposición de Pardo y Illaramendi. A pesar del repaso, la Real dio dos muestras de su calidad en menos de un minuto, pero en ambas el vasco que salió victorioso fue Saizar. Primero voló para sacar de la escuadra una falta botada por Pardo y posteriormente estorbó a un torpe Ifrán que tenía todo a su favor. El Córdoba destrozó el amago levantisco de la Real rompiendo su redes. Patiño desvió a gol un disparo lejano pero bien dirigido de Vico. 

Volvió arisca la Real de los vestuarios, picada por el gol postrero y porque por fin se dio cuenta donde y contra quien estaba jugando. A pesar de ello el rey siguió siendo Caballero que incluso en defensa estuvo sobresaliente robándole la cartera a Prieto en la única que tuvo, pues Fuentes lo mantuvo a raya durante todo el choque. Grises las bandas, con un Silva sin brújula ni ritmo y con Dubarbier fallón, el partido se movió al son que dictó Caballero que decidió bajar un par de marchas para relajar a los visitantes. Montanier lo vio y metió a Vela, uno de los punteros, para ver si la cosa se endulzaba con un poco de calidad. No estaba el partido para el 2-0, pero Vico remató su extraordinario trabajo encarando y ganando a Ansotegui que no tuvo más remedio que tirarlo al suelo en el área. Enzo, que acaba de salir por Patiño, aseguró el 2-0 y acerca al Córdoba a octavos, por tercera vez consecutiva.

Noventa minutos en la fría Anoeta separan al Cordobesismo de ver al Barcelona en el Arcángel. Que nadie venda la piel del oso antes de darle matarile, no sea que después vengan los disgustos. Que nadie grabe aun al presidente haciendo el cafre. Aun queda que sufrir, pero en la noche de hoy todo fue disfrute. Ya nos tocaba.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Le agradeceríamos que revisara su ortografía antes de publicar su comentario. Los insultos serán censurados. BlanquiverdeBlog.es no hace responsable de los comentarios de sus lectores. Gracias.