sábado, 6 de octubre de 2012

El día en que Dubarbier activó el DRS

Nos hacía falta esta victoria. Más que el comer. No bajaban precisamente cristalinas las aguas por el club, cuando, al coliseo ribereño, rendía visita quizás el equipo más peligroso contra el que jugar con una caraja encima. El partido ante el Villarreal había supuesto el desenamoramiento entre afición y jugadores y entrenador. La desconexión de la marea blanquiverde había dado lugar a una carta de ajuste, tremendamente peligrosa porque suponía, ni más ni menos, el despertar de un sueño. Bendito sueño y maldito despertar.

Los diez mil y pico espectadores -¿seguro?-, demostraron su animadversión hacia Pepe Díaz a los treinta segundos, cuando el cuco perdió un balón. No tenían los aficionados el chichi pa farolillos y Pepe, ante eso, es un valor seguro... seguro que falla más de la cuenta y el linchamiento que otrora padecieron Javi Flores, Hervás, etc. se produjo casi antes de empezar el partido. 



No es el de Almodóvar un dechado de virtudes, pero creo que el respetable se pasa tres pueblos con un jugador honrado, muy limitado, pero que sale a darlo todo y no se le trata con el mismo rasero que a otros. Junto a mí, un aficionado aplaudió su lesión. Penoso.

El Barça chico tocaba y tocaba, como su hermano mayor, sobando sin rubor. La calidad que atesoran los blaugrana no se veía reflejada en ocasiones de gol. Solo Deulofeu, por la izquierda, encontraba un filón ya que Cristian no contaba para frenarlo con Pedro, muy en el centro. Por la derecha, era otra historia. Fuentes tenía a Dubarbier de hermano siamés, y, por allí, el extremo, con calidad a arrobas, lo tenía bastante más crudo. Luis Alberto y Rafinha daban muestras de que pueden jugar perfectamente en Primera, pero el Córdoba aguantaba y aguantaba con algo que ha repetido Eusebio Sacristán en la rueda de prensa: intensidad.

Tuvo mucha culpa de la mejoría el que Berges se diera cuenta -por fin-, que Rennella solo arriba, en plan islote, es prácticamente nulo. Con un 4-4-2 e incluso el apoyo de Caballero arriba, se encima más al contrario, se crean más ocasiones y, en definitiva, se apuesta más para ganar, que es lo que importa.

Y en esto, Don Sebastián Dubarbier puso el turbo, activó el DRS, y con un juego de neumáticos blandos se echó el equipo a la espalda e hizo que nadie se acordara hoy de López Silva, castigado con cuatro partidos por no jugar en Madrid o Barça. Un Comité de Competición con exceso de huevos para los pequeños, y acojone general con los grandes, hace que un rifirrafe sin importancia mute a intento de asesinato en 3,2,1... De locos.

Lo dicho, el argentino hizo de extremo, de defensa, de organizador... y no terminó de remodelar el Arcángel porque no le dejaron. Arriba y abajo, abajo y arriba, Duba se multiplicó para que su equipo mantuviera el tipo, y, tras el golazo de Joselu -¡qué importante su gol sobre todo para él-, se encargó personalmente de establecer un 2-0 que hacía justicia al descanso. 

Los visitantes tocaron a rebato tras la ducha, y Rafinha movió a sus compañeros a su antojo durante un buen rato, hasta que ejerció de palomero y puso un inquitante 2-1. Con una defensa sensiblemente más alta que los atacantes contrarios, que te roben la cartera es un asunto a corregir.

Y de nuevo, el argentino, incluso mermado, elevó con su actitud y su aptitud la moral del resto del equipo y, a pesar de que el partido se tornó en un ida y vuelta, el marcador no se movió, aunque ocasiones hubo para ello, sobre todo blanquiverdes. El público entendió que era el momento de empujar ¡y vaya si lo hizo!, lo que llevó en volandas a los jugadores hasta el final.

Victoria balsámica para cicatrizar heridas, y para mirar el futuro próximo con otra perspectiva. Esta plantilla no puede ser cincuentapuntista, por mucho que los agoreros así quieran hacérnoslo ver. Quizás les falta una punta de calidad para codearse de tu a tu con Villarreal o Elche, pero estoy convencido que ningún club de Segunda División tiene esta afición tan entregada, tan dispuesta a morir con su equipo. Y eso hay que aprovecharlo.

Que el himno del Queco a capela cada vez suene mejor es un buen augurio. Y hoy en el Arcángel, los aficionados parecían los Chicos del Coro. Celestial. ¡Que no decaiga!

Paco López-Cordón V.
@mushocordoba

8 comentarios:

  1. ¿Quien le ha dicho a Fede que es futbolista? Que pena que el club haya apostado por el equivocado. Este chaval no era ni titular en el juvenil de hace 2 años, ¿como se explica que lleve 2 años en la primera plantilla?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es el comentario más lamentable del blog es sus dos años de historia.

      Volviendo al partido, hoy he salido cansado del estadio y eso es buena señal. Significa que los míos han puesto lo que había que poner para que el público se entregara y echara el resto con los futbolistas.

      Muchas más cosas buenas que malas hoy. Parece que Joselu y Abel, sobre todo el primero, van cogiendo el sitio. Para nosotros será fundamental. Duba ya es el que era y Aguilar sigue en plan mariscal. Lo peor la lesión de un Caballero que hizo una primera parte primorosa. Esperemos que no sea para mucho.

      Si sacamos algo de Almería, 15mil será una entrada corta para ver al Castilla. Esperemos que no tengamos que volver a aguantar a algunos catetos celebrar un gol de un filial en el Arcángel.

      Eliminar
    2. Y a ti quien te dice que eres aficionado? La envidia es muy mala,no te deja vivir ni ser feliz.Disfruta!

      Eliminar
    3. Aficionado al barça o al madrid? Fede suplente en el juvenil? Pero si era la estrella del division de honor padre mio. Internacional sub 17 y ahora sub 19 teniendo 18 recien cumplidos. Esta tarde a disfrutar con tu equipo, paleto

      Eliminar
    4. Informate antes de hablar, Fede era suplente. En la izquierda jugaba Dani Espejo, de mediapunta Fran Montoro y en la derecha Quique o Jose Maria. Este niñito poco tuvo que ver en la mejor temporada del juvenil DH en la historia del club. Ayer dió verguenza verlo, que perro y que malo. En vez de salir a comerse el cesped

      Eliminar
  2. Ya sabemos el que puede ser el próximo objetivo de las iras de los aficionados. ¡Qué pena!. El chaval debería haber nacido en Cuenca o en Croacia, pero tuvo la mala suerte de hacerlo aquí.

    No tenemos remedio. Siempre que alguien escupe hacia arriba acaba igual.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No ha salido en su sitio, pero por lo menos no se ha escondido.

      Eliminar
  3. Que pasa Mikyluna, ¿calladito? Si es que no se puede hablar sin saber

    ResponderEliminar

Le agradeceríamos que revisara su ortografía antes de publicar su comentario. Los insultos serán censurados. BlanquiverdeBlog.es no hace responsable de los comentarios de sus lectores. Gracias.