sábado, 29 de septiembre de 2012

Equipo chico

Cuando un equipo pobre, menor, de esos que llamamos chicos acude al estadio de un grande, de uno de los favoritos, lo habitual es que pierda. Más aun si el visitante acude apocopado, temeroso, dubitativo, sabedor del cruel y practicamente inevitable destino. El Córdoba actuó durante alrededor de una hora como un equipo chico. Y perdió. Pero el razonamiento anterior no es del todo aplicable al partido que acabamos de ver por varios motivos. Uno de ellos es que el equipo grande no tiene mucho más que nombre. El Villarreal que estamos viendo, más allá de su buena clasificación, no asusta. Me atrevo a decir que este Villarreal no hubiera disputado el play-off de la temporada pasada, lo que equivale a decir que era peor que el Córdoba que tanto añoramos. 

El Córdoba saltó al Madrigal a guardar la ropa. La consigna era clara: el campo del rival no se pisa. Cuando en algunos de los errores de los amarillos algún blanquiverde robaba la pelota, nadie le acompañaba. Era un uno contra once. Sin embargo, el Villarreal no supo que hacer con la pelota ya que su rapidez y su verticalidad, incluso su brújula, brillaban por su ausencia. Solo en dos errores graves, dos pelotas perdidas en el medio del campo, provocaron que Cavenaghi se plantara solo dos veces ante Alberto, al que le tocó actuar de héroe provisional. Con Caballero, Silva y sobre todo Abel inéditos y misteriosamente escondidos, el Córdoba se las veía y se las deseaba para mantener un empate ante un equipo sin chispa. 

La segunda empezó calcada, pero al cuarto de hora Silva y Oriol se liaron a mamporros y vieron la roja. Sería importante estudiar la acción en cuestión: nadie hubiera imaginado a Silva darse de puñetazos y cabezazos con el rival, pero su falta de protagonismo debido al cambio de juego de Berges y quizás a su baja forma, pueden haber provocado que su ansiedad haya ganado la partida a su razón. Quizás le venga bien el descanso. Curiosamente, la tangana dio paso al único rato donde el Córdoba estuvo reconocible. Ya ocurrió la semana pasada ante el Girona, donde los blanquiverdes fueron también superiores con y contra diez, dándole la razón a Helenio Herrera. La pelota cambió de dueño y el Córdoba perdió el miedo. Los laterales doblaban, los medios tocaban y los amarillos retrocedían. Solo tuvimos una clara que Enzo no acertó a llevar a la red. 

Era complicado perder tal como estaba el patio, pero el Córdoba es el equipo chico. El héroe Alberto tornó a villano y regaló el gol a Pérez al rechazar una pelota que iba fuera lo menos dos metros. Ahí acabó el partido, porque cuando Aguilar y Dubarbier se entretuvieron en perder un balón letal en su intento de sacar jugada una pelota por primera vez en todo el partido, el pescado ya estaba vendido. Habrá mil excusas en la rueda de prensa y durante la semana. No se hablará de que el Villarreal no tiene armas para atemorizarnos, por mucha primera de la que venga y muchas Champions que haya jugado. No se hablará de que el equipo sigue desnortado, sin unos patrones de juego a repetir, sin unas ideas en las que creer. No se mencionará que el equipo solo encuentra la chispa en partidos rotos, con expulsiones, o cuando ya marcha detrás en el marcador. Solo se hablará de que el Villarreal tiene un presupuesto muy alto y de que son superiores. Ustedes lo han visto, yo no me lo creo.

7 comentarios:

  1. Salimos a perder... y perdimos. El único cambio respecto a anteriores partidos fue que se presionaba más arriba. Rennella no estaba tan solo. Pero fue solo un espejismo. Tendremos partidos parecidos en los que el contrario, por insistencia, nos ganará al final. Y esto sólo lo evita un entrenador con psicología.

    Quizás no sea éste el momento de un cese, pero sí, al menos, de un tirón de orejas a un entrenador defensivo y a un Presidente ávido de vender y no comprar.

    Aquí, quiénes nunca fallan, son los sufridores, esos que se preguntan quién les ha robado la ilusión.

    ResponderEliminar
  2. Que temporada más dura no espera, es duro decirlo pero se me han quitado las ganas de futbol. Y el año pasado estaba deseando que pasara la semana para ver a nuestro CCF

    ResponderEliminar
  3. La ilusión ni tocarla??? Pues ya nos la han tocado y bien. Los que nunca critican y ven a los que criticamos como personas horribles que solo desean el mal al Córdoba, que luchen ellos por no descender, yo quiero luchar por ascender. Y sigo diciendo que creo en estos jugadores, no se les ha podido olvidar jugar bien al fútbol. Lo siento por Berges, no es nada personal. Pero ha convertido el juego del equipo en aburrido y previsible. Hemos perdido en 6 jornadas el redito ganado la temporada pasada. Y la culpa no la tiene Rafa, la tiene Gonzalez con habernos vendido la moto del estilo continuista. Por no a ver querido gastar pasta y haberse traído por ejemplo a Sandoval. Esperaba que esto se pudiera arreglar con el paso d elas jornadas, pero me temo que empeorara. Hasta cuando...??

    ResponderEliminar
  4. Realmente lo que más me preocupa de como va el equipo no es lo que estamos viendo en su juego, en lo que coincido con los demás comentarios, sino en las declaraciones de Berges y algunos jugadores, que entienden hicieron cosas bien en Castellón. Cuando se pierde no se ha hecho nada bien, o al menos no se ha hecho bien lo más importante, no perder.
    Ese conformismo, ese sentirse casi satisfechos, esa falta de ambición, esa falta de rabia es la que muestra el equipo en su juego y en sus declaraciones.
    Lamentable y triste porque efectivamente están tirando por la borda el prestigio y la ilusión acumulada durante el año pasado.
    F.V.

    ResponderEliminar
  5. El año pasado le dimos un baño inolvidable al Deportivo en su casa durante 45 minutos. Perdimos al igual que el sábado y el entrenador y los jugadores salieron jodidos.

    El sábado se jugó bien durante 10 minutos, en los que se llegó solo una vez a puerta. Resulta que el entrenador y los jugadores salieron menos jodidos que el año pasado. Algo falla.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Falla algo muy básico: El entrenador no ha sabido inculcarle a los jugadores que deben creer en el ascenso. Y no solo eso, sino que encima nos dice que no se debe de mencionar la palabra tabú. Subliminalmente está diciéndole a la plantilla que son cortitos con sifón y que a ver si siguen de tapadillo por si suena la flauta.

      Diferencia: Con Paco se creían más grandes de lo que eran, y con Berges más pequeños de lo que son.

      Eliminar
  6. Estimado Jose M. nunca dije que el Córdoba por afición, estadio...etc, mereciera estar en primera, sino que debe aspirar cada año a luchar por estarlo. Es sólo un matiz, pero creo que importante.
    FV

    ResponderEliminar

Le agradeceríamos que revisara su ortografía antes de publicar su comentario. Los insultos serán censurados. BlanquiverdeBlog.es no hace responsable de los comentarios de sus lectores. Gracias.