lunes, 20 de agosto de 2012

Teta y sopa no caben en la boca

Me río profundamente cuando escucho a jugadores y técnicos de equipos de primera división, quejarse de los horarios de los partidos de fútbol. Me río cuando algunos equipos se declaran rebeldes por ese motivo y fundamentalmente por otros.

Yo me río y otros llorarán. Entre esos que llorarán, pondría a López Prieto, García, Cruz Carrascosa, Junín,  Escalante, Alarcón y otros muchos jugadores que lucharon en primera división con el Córdoba Club de Fútbol. Ellos hubieran jugado no a las 23 horas, sino a las 3 de la madrugada, si esos horarios raros le hubieran supuesto los honorarios que los futbolistas de estos tiempos, sobre todo en primera división, cobran. En segunda división, jugadores más humildes (algunos no tanto) están más cerca de la realidad y callan y no hay club rebeldes.


La realidad es que los tiempos han cambiado. Ya no se juegan los partidos, todos a la vez, los domingos a las 4 o las 5 de la tarde, ni se siguen los resultados de los demás partidos por un marcador simultáneo, patrocinado por distintas marcas comerciales, situado en un lugar estratégico del estadio. En el caso del viejo Arcángel en la parte más alta del fondo norte. Ahora se televisan casi todos los partidos, y casi todos los aficionados, salimos de los estadios propios, para ver en estadios ajenos, al Madrid o el Barcelona (sobre todo), y a otros equipos de primera división y de segunda.
 
La realidad es que pasamos el fin de semana, para regocijo propio y disgusto de nuestra pareja (si no la tenemos eso que ganamos en este sentido) pegados al televisor, viendo partidos o al ordenador tratando de piratear partidos. Esa es la realidad que posibilitan los tiempos que nos han tocado vivir. Tiempos que para unas cosas son malos, pero para el seguimiento de la liga de fútbol son extraordinarios. Son buenos, aunque se quejen algunos futbolistas, que luego ponen la mano para cobrar un magnífico salario. Salario que fundamentalmente pagan las televisiones. Así que se debe aplicar aquello de donde mandan patrón no manda marinero.

El patrón de la Liga de Fútbol son las televisiones. Así pues ellas son las que mandan. A mí, si mi jefe, me cuadruplicara el sueldo, me haría trabajar por la madrugada o la real hora que a él le diera la real gana. A los que leáis esta reflexión seguro que también. Lamentablemente, muchos de esos posibles lectores, con el sólo hecho de poder trabajar, con un sueldo sin cuadruplicar, ya estarían satisfechos.

Así que, ya que hablamos de televisiones, como decía aquel programa televisivo: Señores futbolistas….A jugaaaaaarrrrrrrrrrrrrr. Señores entrenadores, presidentes, directivos: A callaaaar… o retirar la mano.

Ya que estamos de refranes diríamos, para terminar,  que “teta y sopa no caben en la boca” . Aunque algunos como el presidente del Sevilla o del Atlético de Madrid, la tengan muy grande.

Fco. J. Valverde.

 

1 comentario:

  1. Pues yo prefiero también teta y que las televisiones se vayan al carajo. La primera división me interesa lo justo y no pienso pagar la pasta que piden. Además, si ahora echan 8 partidos de primera, no habrá sitio en las cadenas de pago para la segunda división.

    Así que si queremos ver la categoría que nos interesa tenemos que rezar para que alguna cadena de la TDT sea valiente y apueste por ella, o volveremos a la radio.

    ResponderEliminar

Le agradeceríamos que revisara su ortografía antes de publicar su comentario. Los insultos serán censurados. BlanquiverdeBlog.es no hace responsable de los comentarios de sus lectores. Gracias.