domingo, 10 de junio de 2012

Gracias, y mil veces gracias

En caliente, con el equipo aún en los vestuarios de Zorrilla, seguro que llorando la derrota, escribo esta crónica que no pretende ser un epitafio, ni mucho menos, sino un rayo de agradecimiento y esperanza. Se desvaneció el sueño, pero aun quedan noches en blanco... y verde para volver a mirar al cielo y pensar que podemos lograrlo. 

No es momento de personalizar la derrota en nadie en concreto; el equipo ha llegado hasta aquí y ha desembocado en una vía muerta. Las carencias económicas se han trasladado a una plantilla de implicados, pero no ha sido suficiente. Habría hecho falta más definición, más gol, en definitiva más calidad arriba para llegara la cima. Pero eso ya es historia... 



Hombres implicados en pos de una causa casi imposible. Afición volcada a muerte con su equipo. Técnicos que han sacado jugo de donde casi no se podía. Medios de comunicación empujando en la misma dirección. Y dirigentes... bueno, digamos que manifiestamente mejorables. Tiempo habrá de, en frío, calibrar aciertos y errores. No estoy cabreado, ni indignado, ni mucho menos derrotado. Sólo resignado. He vivido la mejor temporada de mi equipo de los últimos cuarenta años, y miro al futuro con esperanza. 

Obreros del balón, gente honrada a carta cabal como López Garay, López Silva, Alberto García, Caballero, Pepe Diaz, Fernández... deben volver a Córdoba con la satisfacción del deber cumplido... a pesar de haber acabado la temporada con esta derrota. Ellos no merecen más que el agradecimiento de los aficionados, la palmada en la espalda, el grito de ánimo, la palabra de aliento. Ellos han sido grandes...

Solo pienso ahora en los que, a estas horas de la noche, vuelven penando la derrota desde Valladolid. Ellos, los que pudieron desplazarse y aquellos que por circunstancias económicas o laborales se quedaron en Córdoba, son el principal activo de este Club. Aficionados de Primera, lo mejor que tenemos. No lo olvide, Sr. González. 

En la seguridad que el día de hoy no es el ultimo de una gran temporada, sino el inicio de otra mejor, pensemos que el sueño no ha acabado, simplemente se ha aplazado. Que la semilla de esta plantilla germine entre los que aún no se han subido a este tren, y, en agosto, comencemos desde cero en pos de lo que todos deseamos: un Córdoba de Primera. 

Conmigo van a contar. Espero que tú también te enganches a esta droga. Juntos conseguiremos lo que ahora se ha desvanecido. 

Paco López-Cordón V. 
@mushocordoba

6 comentarios:

  1. Muchas gracias a este equipo por hacernos soñar.

    VOLVEREMOS

    ResponderEliminar
  2. Respuestas
    1. Vale. Punto final al asunto. El Valladolid ha merecido pasar en la suma de ambos partidos. Se acabó. Y, pucelano, espero que algún día de estos, vuestro Jofre, sin el apoyo del resto de jugadores y de unos cuantos miles de aficionados, se cruce por ahí con algun Edu Albácar y le de lo que su chulería se merece.

      ¡Ah!. ¡Por cierto! Aún no habéis ascendido...

      Eliminar
  3. De cada rival que me recordó Vigo o se alegró por mi desgracia, hubo otros 10 que me animaron y apoyaron. Desgraciadamente aquí entró el diezmo.

    ResponderEliminar
  4. Yo estuve en Valladolid y tanto en la Previa por sus centricas Calles, por la plaza mayor o por la Catedral se respiraba cordobesismo. Me sorprendió la gran cantidad de cordobesistas. Por cierto que buenas las tapas y el vino de la zona. Los Vallisoletanos no se lo podian creer. Luego sobre las 18:00 coincidiendo con el Comienzo del España- Italia apotesico recibimiento al equipo. Ayer la afición antes, durante y después del partido dio una lección de apoyo a unos colores lanzó un mensaje al Dueño del club. Esto no debe ser más que el comienzo de una historia más grande. ¡¡¡¡ VOLVEREMOS A SER GRANDES, VOLVEREMOS A ASCENDER !!!!

    ResponderEliminar
  5. Ayer no pude leer esta entrada porque sabía que me iba a emocionar más de lo que estaba. La leo ahora y solo puedo subrayar cada letra del texto.
    No estoy triste, estoy orgulloso. He hablado con mi primo, que anoche en Valladolid estaba destrozado, y ya he notado cómo el ánimo vuelve a aparecer.

    Este debe ser solo un punto seguido.
    Aunque en el aspecto deportivo e institucional la temporada haya sido un islote en el océano (me niego rotundamente a pensarlo), el resurgir del cordobesismo es algo impagable. Volver a sentirnos orgullosos de nuestro equipo no tiene precio.

    ResponderEliminar

Le agradeceríamos que revisara su ortografía antes de publicar su comentario. Los insultos serán censurados. BlanquiverdeBlog.es no hace responsable de los comentarios de sus lectores. Gracias.