jueves, 21 de junio de 2012

Jofre y San Martín

Jofre solo jugó los últimos veinte minutos del partido de Zorrilla. Quizás lo que menos recordaremos de su corta actuación, fue la vaselina sutil que utilizó para batir a Alberto, quitándonos la poca esperanza de pasar que nos quedaba allá por el minuto 87. El catalán se dedicó a insultar, menospreciar y provocar a sus rivales, compañeros de trabajo. De su boquita salió de todo. Tanto, que el efecto fue que muchos de los nuestros, señores siempre en el campo, perdieran los papeles.

martes, 19 de junio de 2012

Relatos en blanco, verde y sepia: Ricardo Costa


Mi padre me había contado la misma historia miles de veces, siempre con el mismo énfasis, como si hubiera ocurrido un rato antes. Con la misma pomposidad de siempre, comenzó a relatar a su nieta aquel suceso de 50 años atrás. Mi hija lo escuchaba aparentando más interés que el que realmente estaba poniendo. La reiteración era tal, que ella casi repetía en sus labios el monólogo de su abuelo, como si de un playback se tratara.

Ocurrió el 1 de abril de 1962. Mi padre viajó a Huelva, en precario, como tantos y tantos otros, a intentar vivir el ascenso de su Córdoba. Los numerosos aficionados blanquiverdes allí desplazados, escribieron una historia común; pero, además, cada uno de ellos, podría contarnos otra, particular, intransferible; menos mediática, pero mucho más humana.


jueves, 14 de junio de 2012

Juicio a Paco Jémez

Paco Jémez ha dejado de dirigir la nave blanquiverde, y, aunque parece que ahora gran parte de las cañas se convierten en lanzas, quiero levantar mi copa y brindar por el hombre que ha conseguido algo más que un ascenso: ilusionar a una afición indiferente desde hace décadas. 

A pesar de las injustas e innumerables críticas que, por su falta de glamour, sufrió desde el día en que fue presentado, ha sabido torear el morlaco más complicado de su -espero- exitosa carrera, y, aunque le ha faltado cortar el rabo, al menos por mi parte se lleva las dos orejas y mi particular agradecimiento por haber sido el Príncipe que ha conseguido despertar a esta Bella Durmiente que era el Córdoba Club de Fútbol.

Después de aguantar a muchos charlatanes de feria que, desde el palco o el banquillo, han dirigido los designios de este club, con promesas rayanas en lo esperpéntico, la apuesta de Paco Jémez, un entrenador de perfil bajo, de V.P.O., ha supuesto la llegada del sentido común y el buen juego al Nuevo Arcángel que, no olvidemos, es un Estadio de fútbol, y no un dormitorio donde echar una siesta.

Paco López-Cordón V.
@mushocordoba 
----------------------------------------------------------------------------

Sin tocar ni una coma de lo escrito por mi compañero, quiero añadir varios detalles más sobre Jémez. Me siento engañado y abandonado por el calvo de oro. Celebré su supuesta renovación en mitad de abril, cuando solo nos había mostrado su parte buena, como las novias en los primeros besos. Pero a partir de ahí, la convivencia hizo que decayera nuestra relación, quizás porque no aguantó algún que otro ronquido. 

Poco después ya nos entraron las dudas a todos con tus extrañas salidas de tono. Ya no te parecíamos tan guapos, quizás porque habría algún otro más exuberante mandándote whatsapps picantones y mostrándote sus encantos. Nosotros no somos tan atractivos, pero tenemos nuestro orgullo, nuestra dignidad y nuestro honor. Cornudos sí, pero honrados.


¿Tan mal te tratamos para que no dieras una rueda de prensa despidiéndote de nosotros? Recuerda que te recogimos cuando estabas tirado en la calle, con un curriculum lleno de goleadas y una bandada de canarios picoteándote la calva. Aquí has dado el salto, aquí te has hecho un nombre y merecemos cuanto menos que nos tengas un respeto y no tanta demagogia, que las líneas del campo ya las pintaremos nosotros.


Rafa Japón
@BlanquiverdBlog
--------------------------------------------------------------------------------------------

Ya te guardarías tú de quitar una coma, porque, además, sabes que llevo razón. Escribes igual que la novia fea a la que abandona el cachas de turno. No te preocupes, que no te quedarás soltera. A rey muerto, rey puesto, y ya tienes a otro calvo con el que darte piquitos. Pero, recuerda, que tampoco va a ser eterno.

Ni tú, ni Paco, ni yo tenemos la vida resuelta y si nos llaman de otro trabajo más remunerado y con mayor proyección, una oportunidad única, pues a coger la maleta con ruedas y punto, con la satisfacción del deber cumplido. Si alguien quiere fidelidad, que se compre un perro.

Se ve que estás quemado con las formas. Yo voy más allá de un protocolo. Prefiero un buen entrenador a un entrenador bueno. Esto no es el ágape de una boda real. Esto es un club de fútbol. 


¡Se va sin decir adiós!. ¿Y cuándo procede despedirse? ¿Media hora después de firmar el finiquito?. Si Paco quiere al Club, y no lo pongo en duda, pondrá tierra de por medio unos días para, una vez que considere despedirse, las emociones fluyan menos. Piensa con la cabeza. Al menos es lo que yo haría. ¿tú no?.


Paco López-Cordón V.
@mushocordoba

--------------------------------------------------------------------------------------------

Un calvo quita a otro calvo y mi nuevo bombilla me pone más. Acaba de hablar, en la rueda de prensa, de primera división. Los tiene bien puestos. No te niego que me gustan calvos y centrales, no. Si además le explica a los peloteros como centrar córners y faltas, yo encantado.

Que sí, que seré como la novia fea, pero ahora tengo fama y ya sabes como es el refrán. No hará falta que me maquille tanto y además, será más sencillo buscarme una buena delantera. Lo mismo nos cruzamos con Jémez en el ascensor de la vida: él bajando y nosotros subiendo.


Rafa Japón
@Blanquiverdblog

miércoles, 13 de junio de 2012

300


El tiempo es el juez de la Historia, es el que nos hace grandes o nos relega al olvido, nos encumbra o nos ignora, pero somos las personas las que con nuestros actos exigimos ser eternos. Nuestra anónima existencia no nos permitirá ser recordados como artistas de renombre, grandes científicos, estadistas reputados o salvadores de crisis inventadas, pero si nos permitirá vivir siempre en la memoria de los nuestros, de los que nos quieren y de los que nos acompañan. Permítanme adjudicarme mi parte de gloria junto a los 300 valientes que acompañaron a nuestro Córdoba al encuentro de Valladolid, gloria compartida por unos corazones que gritaron y sintieron como uno y que no caerá en el olvido mientras quede alguno de los que allí estuvimos o de los que se lo contemos. 
 
Sin duda ni el encuentro del domingo fue el último ni será el único en que nos juguemos algo, pero si fue especial porque por primera vez en 40 años estábamos buscando la gloria y no evitar la deshonra. Mi trayectoria como cordobesista me ha hecho vivir partidos como este en lugares parecidos, estos fueron vividos desde la esperanza, la inexperiencia y bisoñez que da la juventud, pero en este caso, peinando ya algunas canas, me sorprendió la forma en que lo vivido me llegó al alma.

lunes, 11 de junio de 2012

Llanto de pasión

Foto: El Día de Córdoba
Justo después de recibir la tercera bofetada, inmersos en la tremenda sensación de soledad que sigue a un gol rival en estadio ajeno, el silencio se llenó de bufandas blanquiverdes extendidas al viento. Lo del verde se finiquitó en ese momento, pero en realidad todo acababa de empezar. Es posible que dentro de unos años, pocos recuerden quien marcó los tres goles del Valladolid, pero lo que quedará grabado a fuego en nuestras memorias, fue la forma que tuvo el Cordobesismo de lamerse sus heridas.

domingo, 10 de junio de 2012

Gracias, y mil veces gracias

En caliente, con el equipo aún en los vestuarios de Zorrilla, seguro que llorando la derrota, escribo esta crónica que no pretende ser un epitafio, ni mucho menos, sino un rayo de agradecimiento y esperanza. Se desvaneció el sueño, pero aun quedan noches en blanco... y verde para volver a mirar al cielo y pensar que podemos lograrlo. 

No es momento de personalizar la derrota en nadie en concreto; el equipo ha llegado hasta aquí y ha desembocado en una vía muerta. Las carencias económicas se han trasladado a una plantilla de implicados, pero no ha sido suficiente. Habría hecho falta más definición, más gol, en definitiva más calidad arriba para llegara la cima. Pero eso ya es historia... 

jueves, 7 de junio de 2012

Un gran Valladolid nos trata de usted

La sofocante, pero ilusionante, previa nos adentraba en un partido grande, de primera, de esos que nunca se olvidarán. Un Valladolid con 82 puntos en su casillero, era el primer rival de todo un play-off de ascenso a primera.
 
Un Arcángel a medio llenar, pero ruidoso como pocas veces, ayudó a encerrar en el área al Valladolid durante los primeros veinte minutos. El fondo norte rugía vestido de blanquiverde y fue entonces cuando los pucelanos se dieron cuenta de que jugar en Córdoba no es ninguna broma. Por diestra y siniestra, el Valladolid sufría los constantes ataques blanquiverdes, bien detenidos por la pareja de centrales y el linier, un albivioleta más.

Obligado por el físico, el Córdoba bajó una marcha y los pucelanos comenzaron a mandar. Nafti y Óscar se echaron el partido a la espalda y comenzaron los problemas. El Córdoba ya no llegaba a la presión y, sin embargo, el rival la adelantó diez metros con mucho acierto. Caballero veía negros por todo lados cuando la recibía y los blanquiverdes empezaron a sollozar. En una cabalgada de Alemán, el canario sirvió el gol en bandeja a Guerra, pero el 9 la tiró fuera estorbado por Gaspar. Sin inmutarse por su fallo, el ariete dio todo un recital de omnipresencia. Sus compañeros lo encontraban allá donde lo buscaban. El Córdoba pedía la hora y el descanso supo a gloria en el Arcángel.

El segundo tiempo empezó algo más relajado que el primero, con un Valladolid que decidió firmar el empate cuando Pepe Díaz desaprovechó un mano a mano con Jaime. Prefirieron los albivioletas estar tranquilos atrás, esperando lanzarle un balón largo a Guerra, que en esta segunda no ganó tantas. Los tardíos cambios de Paco, parecieron darle otro aire al choque, mientras el portero vallisoletano se encargaba de perder unos valiosos minutos para el Pucela, que miraba constantemente el reloj. En un par de ocasiones, Vico dio quebraderos de cabeza por las bandas, que quedaron en pasajeras jaquecas, gracias al buen hacer de las coberturas del rival. 

El Zorrilla verá la lectura de la sentencia de la eliminatoria. Se espera un Valladolid menos asustado, más incisivo ante su público. El Córdoba se guarda el as del valor de los goles fuera, ya que deberá ver puerta si quiere estar en la gran final. Si vuelve a disfrutar del mayúsculo respeto del rival, este Córdoba aun no ha dicho la última palabra.

martes, 5 de junio de 2012

Días de gloria para VIVIR

Que me perdone el Queco, pero la evolución del equipo este año ha sido tan grande que hasta su obra maestra ha quedado anticuada. La próxima vez que Manolo Martínez se arranque a cantar su trocito de ese Himno inigualable, la historia habrá cambiado.

lunes, 4 de junio de 2012

La ilusión de un niño

Hola. Me llamo Javi y tengo 8 años. Soy del Córdoba y de nadie más, ni del Madrid, ni del Barcelona, ni del Atlético, aunque me gusta mucho Falcao. Mi padre se llama Pedro y es también del Córdoba y además es socio de preferencia, aunque él dice que el año que viene si no encuentra trabajo no sabe si podrá serlo.

Este año he ido a muchos partidos del Córdoba. Mi padre decía que ya tenía edad para ir al estadio y que si me gustaba, me compraría las entradas porque yo todavía no soy socio.

domingo, 3 de junio de 2012

Los aledaños de la gloria

Foto: @canblanquiverde
Después de respirar tranquilos con el pitido final en Balaídos, a pesar de que lo visto en Vigo estaba más que escrito, muchos cordobesistas cogieron su bufanda y enfilaron su ruta hacia las Tendillas.

Durante el camino, cada uno repasaba los momentos claves de una temporada eterna, pero de una emoción inolvidable. Mientras paseaba tranquilo, solo y en paz por los jardines de Colón, me acordé de aquella noche tan extraña de Alcoy. Ese punto, y no el de hoy, ha sido al final el decisivo para meternos en estas ilusionantes eliminatorias. Al final, nadie se acordará de aquel gol de Juanma Ortiz en el 92 contra el Almería, que verá el play-off desde la televisión.

Avanzando por Gondomar, se empezaron a escuchar cánticos. "Esta es tu hinchada" y el "Volveremos" eran los predominantes. No más de dos centenares de cordobesistas, los más jóvenes, brincaban bajo la mirada de Don Gonzalo. Yo me quedé en los aledaños de la plaza, saboreando el ambiente, pero sin unirme a la mini-fiesta. La euforia no visitó esta noche las Tendillas. Como yo, muchos cordobesistas con algún trienio en el Arcángel se apostaban en las esquinas, saboreando un momento histórico, pero cautos viendo la cascada de sensaciones que se nos avecina.

No ha sido mi mejor crónica. Lo siento, pero no puedo pensar demasiado. Mi cuerpo solo me pide disfrutar el momento, aquello del Carpe Diem. Me lo merezco, como también vivir intensamente la eliminatoria contra el Valladolid, donde se ha hablado más esta semana fuera que dentro del campo. Espero que sigan por el mismo camino. Nosotros a lo nuestro. FÚTBOL.

Dejad que sigamos soñando

Por los 8.000 abonados que nunca fallan.

Por los 10.000 discontínuos que se van turnando.

Por los 80.000 aficionados cordobesistas no practicantes, que, a distancia, os siguen y sufren.

Por las 800.000 almas de esta denostada provincia, ansiosas de ganar y hartas de perder.

Por los miles de blanquiverdes en el extranjero, que presumen de serlo, con ese plus que da la distancia y la soledad.

Por el escudo, ese triángulo invertido que representa todo lo que soñamos.

viernes, 1 de junio de 2012

Son solo nueve horas

- Rafa, ¿vas a Vigo?
- No. Paso de ir a ver un partido de solteros contra casados. Me guardaré para el play-off.
- Pero, ¿qué play-off, ni qué leches? ¡Nos falta un punto!
- Bah, no te preocupes, verás como empatan sin problemas.
- Como al final no nos metamos, te vas a estar arrepintiendo toda la vida de no haber estado con tu equipo.

La conversación que leen tuvo lugar en ese foro tan dinámico que es Twitter. Allí empezó la lucha de una cordobesista por estar en Vigo, para vivir cerca de su equipo una noche que promete ser inolvidable. Sin embargo, desde el principio todo fueron problemas.