domingo, 27 de mayo de 2012

Como si fuera esta noche la última vez

Cuando se comparten tiempos y otros intangibles con la amante deseada pero furtiva, siempre se tiene la sensación de que, tal vez, sea el último encuentro. Sobrevuela, perenne, la impresión de que el desenlace se acerca, que la libertad y el libertinaje de lo diferente irremisiblemente acabarán siendo ahogados por la rutina de la vida cotidiana. Nunca escapa de la conciencia que la historia es caduca de nacimiento, pero sumergidos en la pasión, la razón se ve obligada a coger vacaciones forzosas. Es entonces cuando uno se ve en la cúspide y da el máximo en todos los sentidos, dulcemente obligado por un sentimiento de infinito agradecimiento hacia la otra persona, que ha provocado todo ese torrente de felicidad. Cuando efectivamente llega el final, al evidente vacío se le une un aura de acogedora paz, imborrable de por vida cada vez que vuelve a la memoria algún pasaje de aquel amor.

Pueden ustedes personalizar lo escrito arriba, pero sirve de cascada de metáforas para definir la relación entre el Córdoba y el cordobesismo esta temporada. Dulce y pasional, sobre todo en la seguridad de su casa, el Córdoba ha hecho disfrutar a los fieles hasta niveles equivalentes al orgasmo. Nadie esperaba toda esta dicha hace unos meses, pero se cruzó en nuestras vidas en buena hora. Hemos disfrutado de sensaciones que creíamos vetadas para nosotros, que pensábamos solo destinadas para otros colores. Incluso los amargos celos provocados por los quincenales abandonos del hogar, para visitar otros, provocó que las vueltas a casa siempre fueran más alegres y dichosas.

Aunque queramos volver a gozarlo, puede que esta noche sea la última. Saldremos a la calle a esperarlo, dándole nuestro calor desde el momento en que lleguen a nuestra casa. Nos toca entregarnos hasta la extenuación, que nuestros gritos y aplausos hagan las veces de besos, y que nuestro agradecimiento provoque que exista la posibilidad de volverlo a sentir. Ya me lo decía Consuelito: bésame, bésame mucho, como si fuera esta noche la última vez.

2 comentarios:

  1. Ha sido una temporada que no esperabamos. Al principio todo eran miedos y criticas especialmente por el que nunca pisa el Arcangel. Que si Paco ya demostró que no sabe, que si la plantilla es de Segunda B que si ibamos a descender. En fin el optimismo cordobés de siempre forjado por tanta decepción. Lo cierto es que pase lo que pase este Cordoba ha hecho historia. Lástima que a pesar de todo se ha hecho mucho el indio sobre todo fuera y se podia incluso haber luchado por el ascenso directo. Se han perdido algunos puntos por falta de actitud y eso es lo que más me duele( Fuera en Guadalajara, Alcoy,Gerona etc.) Con todo hoy es para estar unidos. AUN PODEMOS HACER ALGO GRANDE. ¡¡¡ VAMOS CORDOBA !!!

    ResponderEliminar
  2. Dejémonos de lamentar situaciones producidas durante la temporada. Hay que RESETEAR y animar al CCF como nunca. Quien piense que el Murcia viene a pasearse, lo tiene crudo. Sangre, sudor... Y sonrisas.

    ResponderEliminar

Le agradeceríamos que revisara su ortografía antes de publicar su comentario. Los insultos serán censurados. BlanquiverdeBlog.es no hace responsable de los comentarios de sus lectores. Gracias.