jueves, 8 de marzo de 2012

Papá, no insistas, yo soy cordobesista


Hace unos días, un viejo amigo me comentó, con un poco de coña, que tenía serias dudas de que su hijo de siete años fuera realmente suyo. Su mujer, junto a él, con mirada inquisidora, reclamó sin decir palabra una explicación razonable y mi amigo, ante la tormenta que se le avecinaba, me dijo:

- "Paco, ¡Si es que no puede ser mío!. ¡Si está dejando de lao al Madrid y ahora dice que es del Córdoba!. ¡Si hasta se pone más su camiseta blanquiverde que la que yo le compré por 80 euros en el Bernabéu!. ¡Eso es como dejarse en el plato el jamón ibérico y jartarse de pan!".

Su mujer y yo nos miramos y sonreímos; yo, con la mano en el hombro le dije bajito al oído: "Pues macho, si tu único hijo, con esa edad, ya tiene ese asunto claro, ¡Date por jodido!".

Mi amigo, y por supuesto su hijo, acabarán sucumbiendo a esa especie de abducción que hemos sufrido en algún momento muchos cordobeses sin saber por qué. Esa pregunta que, en una campaña de captación de abonados de hace unos años, dio la vuelta a España: "Papá... ¿Por qué somos del Atleti?", podría perfectamente trasladarse aquí y ahora. Con la saturación mediática y el agotamiento de ver en todos los medios de comunicación -no tienen por qué ser deportivos-, información sobre los dos mejores equipos del mundo, todos deberíamos al unísono hacernos la misma pregunta: "¿Por qué somos del Córdoba?".

Ser del Córdoba no es ser un sufridor... es mucho más. Si a la orilla del Manzanares se acuñó ese término para los colchoneros, que alguien venga por aquí y se dará cuenta de los años y años que llevamos penando como la Santa Compaña. Algo malo habremos hecho para que el maleficio se haya quedado a vivir con nosotros durante décadas. Y ahora, cuando parece que ya hemos cumplido nuestro castigo y empieza a despejarse el panorama, vamos a levantar en volandas a la plantilla y gritar, a las puertas de la Semana Santa: "¡Al cielo con ella!".

Apoyemos y disfrutemos con técnicos y jugadores, cercanos, nuestros, a los que podemos ver, saludar y charlar con ellos con la calle, porque no se llaman ni Cristiano, ni Messi, y, por lo tanto, van sin guardaespaldas y sin séquito a su alrededor. Ellos, con nosotros, conforman el ying y el yang del Córdoba C.F., las dos fuerzas complementarias e interdependientes sin una de las cuales la otra no podría existir.

Por eso, aprovechemos la inercia de lo que nos está pasando, para imbuirnos de cordobesismo y hacer doctrina de él. Los futbolistas no deben ver sólo un tercio de la capacidad del Arcángel ocupado, porque sin el calor de los aficionados ellos lo van a tener mucho más difícil. El Club está poniendo de su parte abaratando entradas y, si al mismo precio que cuestan un par de cubatas, la gente se queda en casa, es que no nos merecemos esta temporada de gloria y sí el seguir penando.

El sábado, antes el Huesca, hay un doble motivo para acudir al Estadio. El primero, hacer piña para que nuestro equipo siga creyendo que el sueño es posible, y el segundo, rememorar ese día de San Juan de 2007, en el que otra generación de futbolistas, se dejaron la piel y posibilitaron el ascenso para que ahora estemos donde estemos. Valle, Dani, Pierini, Aurelio, Diego Reyes, Guzmán, Navarro, Esteban, Arteaga, Julio Pineda, Asen, Rubén, Javi Flores y Endika, tras un 2-0 en el Arcángel, lograron empatar en el Alcoraz y echaron al cordobesismo a la calle hasta investir al Gran Capitán con la blanquiverde.

Ojalá esa celebración se repita esta temporada, y la Plaza de las Tendillas se quede pequeña ante la marea de aficionados. Será el momento de dar una respuesta al hijo que pregunta: "Papá, ¿Por qué somos del Córdoba?". Habría que contestarle: "Hijo mío, en esta ciudad todos hemos nacido cordobesistas, pero muchos se mueren sin darse cuenta."

3 comentarios:

  1. El rival que nos toca esta semana nos trae recuerdos, de los buenos. Como estamos diciendo esta semana en el blog, parece que los más jóvenes son los que están llevando de la mano a sus mayores al Arcángel, pague quien pague, que además es poco.

    Parece que esta semana Córdoba está respondiendo y se superarán los dos tercios del aforo. Sigue siendo poco para lo que estos jugadores merecen, pero por algo se empieza. Como dice la Agrupación, que no te lo cuenten cuando puedes verlo...por solo 10 €.

    ResponderEliminar
  2. El sábado el arcángel nuestro reino reventará con 20.000 cordobesistas,vaaaamos!! Es nuestro momento,el de la grada.

    ResponderEliminar
  3. Felicidades, grandísimo, como siempre!

    ResponderEliminar

Le agradeceríamos que revisara su ortografía antes de publicar su comentario. Los insultos serán censurados. BlanquiverdeBlog.es no hace responsable de los comentarios de sus lectores. Gracias.