jueves, 23 de febrero de 2012

No habrá paz para los malvados


Cuando, tras un largo éxodo de temporada tras temporada alimentando el déficit, de repente el último verano, Carlos González, se hizo con las riendas del Córdoba C.F., uniendo el poder del dinero con la gran ilusión de dirigir un club de fútbol, despertó una enorme curiosidad e incluso rechazo, tanto en los medios como entre los aficionados. Fue 2011 el año en que vivimos peligrosamente entre la desaparición del club o su continuidad, y fueron días de alta tensión al confirmarse que, cuando todos esperaban un jeque, el Sr. González no traía un séquito de millonarios y el guardaespaldas brillaba por su ausencia. Despuñes de tantas sombras, éste fue el comienzo de el año de las luces.

Desde primera hora, Carlos González declaró que que él no venía en plan Bienvenido Mister Marshall, sino a trabajar mucho y duro, y a reflotar el Club, dándole viabilidad económica, lo cual en ese momento era poco menos que un milagro. Casi todos entendían que su apuesta era un viaje a ninguna parte, y que el proyecto tenía los días contados, pero, todos los hombres del presidente se pusieron a ello, y se confió para tan difícil tarea en gente de la casa, como Juan Luna y Paco Jémez, dos hombres y un destino, que no era otro que el ascenso a Primera, la historia interminable de este Club en los últimos años, con promesas incumplidas, dinero dilapidado, deuda y más deuda, es decir, días de vino y rosas, que nos habían llevado hacia el final de la escalera, casi al coma irreversible.

Se confeccionó una plantilla con gente de la cantera y obreros del fútbol, casi todos ellos jóvenes, porque se entendió que éste no es pais para viejos. Entre los jugadores no había ningún Terminator, que nos garantizara quince goles por temporada, los mismos que Pepe Díaz se sacó de la chistera hace dos temporadas, aunque, en ésta, alguien voló sobre el nido del cuco y, aunque no le han robado sus h******, sí se han llevado su chispa.

Y aparecieron jugadores
como Javi Hervás -una mente maravillosa-, Borja García -el hombre que sabía demasiado-, López Garay -Gladiator-, López Silva -un ratoncito duro de roer-, Alberto García -el muro-, Charles -el crack-, etc., que han llevado hasta ahora al equipo en volandas, consiguiendo, con el resto de la plantilla, estar a estas alturas rozando con los dedos entrar en puestos de liguilla de ascenso, lo cual refrenda la tesis de que, cuando las cosas se hacen con sentido común -el menos común de los sentidos-, no existe misión imposible.

Estamos bailando con lobos, con equipos con presupuestos mucho más elevados que el nuestro, pero los otros no deben confiarse de que la puerta de liguilla o el ascenso directo estén cerradas por dentro sólo para sus ojos. Ellos son los rivales, nuestros enemigos, los malos de la película, los malvados. Y estoy seguro que, en los partidos que restan hasta el destino final, la plantilla se conjurará para tirar para arriba, y no habrá paz para los malvados.

El domingo Paco y su equipo titular, deberán ser doce hombres sin piedad ante un equipo, la U.D. Las Palmas, que, en tierra de nadie deambula sin identidad en la mitad de la tabla. Hay que ganar, y luego volver a ganar, y encadenar con ambición sin límites una serie de resultados positivos que hagan que los que tenemos por arriba no tengan paz, y los que tenemos por abajo no tengan esperanza. Además, así evitaremos que si entramos en la zona muerta de la clasificación, tanto jugadores como aficionados se dejen llevar y acabemos la temporada sumidos en la indiferencia.

Los santos inocentes quedan lejos, y, hablar de ascenso es algo real. Ese oscuro objeto de deseo que tenemos desde hace tiempo, puede cumplirse. ¿Imposible?. ¡Nunca digas nunca jamás!

The end

7 comentarios:

  1. BlanquiverdeBlog cambia el tercio y lo hace de cine.

    Bravo, Paco, en este caso López-Cordón. Espero repetir el vítor para el Jémez, como tantas veces hicimos aquí.

    ResponderEliminar
  2. Muy bueno!! Y no habrá paz para los malvados,en especial Elche y Hércules.A por ellos!

    ResponderEliminar
  3. Yo firmo ahora mismo que asciendan directamente los "malvados" Elche y Hércules... y que nosotros ascendamos luego tras la liguilla. Pero claro, siguiendo con el símil cinematográfico, lo que le pase a los demás, como diría Red Butler... "Francamente querida/o, me importa un bledo"

    @mushocordoba

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hombre, si a mí me aseguran que voy a ascender en las eliminatorias lo preferiría al ascenso directo. 4 historias más que contarle a mi niño cuando crezca...

      Eliminar
  4. Este año, Paco se ha convertido en "El Ilusionista" y no como en su primera etapa, que bien podia titularse "El año que vivimos peligrosamente" Y es un ilusionista precisamente por devolveremos esa ilusión. Porque los que la sentimos sabemos, que con el Córdoba "La vida es bella"

    ResponderEliminar
  5. Enhorabuena por la entrada en el blog cada día os lo currais más ....

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias. Nuestro trabajo no serviría de nada si no hubiera ahí delante de la pantalla lectores como vosotros. Seguiremos intentando imbuir de sentimiento blanquiverde a todos los que entran en el Blog, a ver si ganamos adeptos para la causa.

      Repito, gracias de otro Paco sin k, y también de Córdoba.

      @mushocordoba

      Eliminar

Le agradeceríamos que revisara su ortografía antes de publicar su comentario. Los insultos serán censurados. BlanquiverdeBlog.es no hace responsable de los comentarios de sus lectores. Gracias.