miércoles, 8 de febrero de 2012

Caballero Balsas, qué le vaya bonito

Cuando Balsas llegó en verano, quien más quien menos esbozó una sonrisa. Esa pinta de delantero matador, con sus dos metros de fibra, parecía cubrir una demanda del cordobesismo, huérfano de nueves de este estilo desde Víctor Bermúdez y Mantecón. El primer gol contra el Hércules en pretemporada desató la ilusión de una afición que esperaba mucho del charrúa. Nadie imaginaba que sería la última estocada del torero.

Sea por lo que fuere, Balsas no se ha ganado el puesto. Sus participaciones en liga no han sumado ni medio partido en toda una vuelta. Era raro el viernes en el que aparecía en la lista de convocados. Desde primera hora parecía no entender las consignas de Paco en los entrenamientos: Sebas, a pesar de su aspecto de tanque, caía una y otra vez a bandas y se retrasaba buscando balones. Sin embargo, esto al míster no le agradó nunca. Él lo quería en el área, sin moverse, fijando y peleando con los centrales rivales. Después del partido contra el Almería en el Arcángel, llegó a poner a Ulloa como ejemplo a seguir. Está claro que la comparación le vino muy larga.

Nos hemos quedado con las ganas de verlo más. En muchas ocasiones en las que el partido necesitaba un cambio de aires, una vuelta de tuerca en ataque, echábamos en falta a Balsas. Pero él siempre estaba en la grada, a pesar de que los recambios en ataque no han aportado demasiado.

No obstante, es de justicia recordar dos momentos. El primero sucedió después del amistoso jugado contra el Málaga. Balsas jugo la primera parte y lo hizo muy mal. Los nervios y las ganas de demostrar más de lo necesario, le jugaron una mala pasada. Cuando acabó el partido, los periodistas le entrevistaron y él comentó que nunca había estado en una situación de ostracismo similar, pero "si tengo que llevarles el agua y alcanzarle la toalla a mis compañeros lo voy a hacer, y voy a tratar de ser el mejor en eso, colaborando desde la grada".  La segunda muestra del honor de este señor fue en la última noche de enero. Airam esperaba desde Castellón a que Sebas renunciara a la parte de su sueldo que le quedaba por cobrar. Sabedor de que se había convertido en un "estorbo", deportivamente hablando, el señor Balsas se comprometió a ello. No quedan muchos tipos como Sebastián Balsas en el mundo del fútbol. Sergio Medina me reconoció que es la mejor persona que se ha encontrado en su dilatada andadura por los despachos del balompié. Y me dijo otra cosa aun más bella de él que me la guardo para mí. 

Ojalá, señor, vuelva usted algún día al Arcángel, aunque sea vestido con otros colores. Me alegrará verle golear con el Bicho. Lo seguiré desde la lejanía: Argentinos Juniors ha ganado un hincha español. Qué le vaya bonito, caballero Balsas.


4 comentarios:

  1. Perfectamente resumido, como ya he dicho, este hombre se ha ganado mi respeto y mi admiración, ha demostrado ser un hombre de palabra, un ser humilde, honrado, y cuantos adjetivos se le puedan poner.

    Me uno a Rafa y Argentinos Jrs. tiene otro hincha más en España.

    Suerte Torero¡¡¡¡¡¡¡

    ResponderEliminar
  2. Mucha suerte para Balsas en su nuevo equipo

    ResponderEliminar
  3. Aunque no escribo nunca, hoy me he decidido a hacerlo. Magníficas tus letras "plumilla". Creo que desde este momento el cordobesismo se ha quedado enganchado al Argentinos Junior de por vida. Suerte charrua "VOS SOS GRANDE"

    ResponderEliminar
  4. Blanquiverdisisisimo9 de febrero de 2012, 13:45

    Emocionante rueda de prensa de despedida hoy del TORERO.Gran persona y profesional.

    ResponderEliminar

Le agradeceríamos que revisara su ortografía antes de publicar su comentario. Los insultos serán censurados. BlanquiverdeBlog.es no hace responsable de los comentarios de sus lectores. Gracias.