martes, 10 de enero de 2012

La Copa no se tira


Como amante del buen cine, recurro con frecuencia a revisionar una y mil veces algunas películas, y he buscado una con cierto paralelismo de cara a la previa del partido ante el Español. No soy yo muy dado a la épica, lo reconozco, y por tanto no he recurrido a Braveheart, porque tampoco se trata de ir a la guerra con la cara pintada, ya que, en ese caso, te la pueden volver del revés.

Una de mis preferidas es "El cielo puede esperar" (Warren Beatty - 1978). En ella, el entrenador de un equipo de fútbol americano, antes de comenzar la Super Bowl, arenga a sus jugadores: "Si ganáis este partido, será algo muy importante en vuestras vidas. El tiempo os puede quitar el dinero, los aplausos, e incluso la forma física, pero no la gloria de haber sido campeones".

En el fútbol, la matemática y la lógica no existen, y el alcorconazo así lo demuestra. Cada partido empieza con empate a cero y once contra once. Eso es lo único realmente cierto. Todo lo demás son suposiciones, presunciones de visionarios basadas simplemente en que en el 90% de los casos, el pez grande se come al chico. Y eso no es un teorema, sino estadística pura y dura, y, como ya sabemos, si una persona se come dos pollos y otra ninguno, la estadística dirá que tocaban a pollo por barba.

Puedo contar mil historias de partidos rompe-estadísticas, e incluso, en la Copa del Rey, tenemos el caso del Castilla, filial del Real Madrid, subcampeón en la temporada 1979-80.

La Copa no se tira. Eso sólo es cosa de Sergio Ramos, quizás por su falta de costumbre. Ni sé ni me importa qué jugadores compondrán mañana el equipo inicial del Córdoba. Sólo estoy seguro de una cosa: Serán once, y se dejarán la piel, porque, en contra de la opinión de muchos, estoy convencido de que llegar a cuartos sería un plus de motivación, muy superior al cansancio lastrado por el exceso de partidos.

Nuestros jugadores saben que el tiempo les quitará el dinero, la fama y la tableta de chocolate en el pecho, pero siempre les quedará la gloria de que un día, hicieron historia en la Copa del Rey.

El sábado, en Murcia, prefiero once futbolistas maltrechos pero contentos a descansados y cabreados. Porque ésta es nuestra oportunidad. En este caso, el cielo no puede esperar.

2 comentarios:

  1. Desde este blog hemos coincidimos en esta idea desde el anterior sorteo. Solo este año, la copa ya nos ha dado más alegrías que la liga en la última década...y también más dinero.

    Sobre el cansancio me gustaría hacer un inciso: ¿jugó copa el Girona? ¿Ganó? Resulta que ganó el equipo que sí jugó copa. El Espanyol también tuvo un partido muy complicado el domingo, donde se dejaron la piel y podrá pasarles la misma factura que a nosotros el partido del Girona.

    El meternos en cuartos eliminando a dos primeras y la opción de entrar en semifinales y, por qué no, una final teniendo en cuenta que el Espanyol es probablemente el equipo más complicado de aquí a ella, debe motivar suficientemente a la afición y hacerla comprender que si hay algún partido que "sacrificar" será el siguiente y nunca este. Sobre la motivación de los jugadores no hablo: ellos la tienen al 101%.

    A pesar de todos estos razonamientos, el Córdoba volverá a perder algún día en liga, y las almorranas del cordobesismo se acordarán entonces de la copa. Yo me acordaré del día del Villamarín y del jueves pasado, esa es la diferencia.

    ResponderEliminar
  2. ... Y espero que también te acuerdes del miércoles próximo.

    ResponderEliminar

Le agradeceríamos que revisara su ortografía antes de publicar su comentario. Los insultos serán censurados. BlanquiverdeBlog.es no hace responsable de los comentarios de sus lectores. Gracias.