lunes, 2 de enero de 2012

En busca del tanga perdido

Allá por septiembre de 2006, el club anunciaba la creación de una marca de ropa propia a la que denominó CCF. Una vez cumplió el contrato con Umbro, la propia entidad empezó a gestionar todo lo que rodeaba al diseño, distribución y venta de camisetas y ropa de entrenamiento a unos precios algo menores que la media nacional. La marca siguió creciendo y expandiéndose por toda la provincia gracias al buen trabajo del departamento de marketing. Poco a poco, fue naciendo toda una amplia gama de cachivaches, el técnicamente llamado merchandising: llaveros, gorras, gorros, ropa interior, carteras, mochilas, sonajeros, biberones y un larguísimo etcétera, que culminó con el nacimiento de nuestra mascota, Koki, todo un éxito entre pequeños y mayores. Así las cosas, la evaluación general del cordobesismo sobre la marca CCF raya el sobresaliente: nunca se han visto tantas camisetas del Córdoba por la ciudad.

Sin embargo, los nuevos dirigentes llegaron con la intención de cambiar las cosas. El presidente comentó en verano, públicamente, que los niños preferirían vestir una camiseta Nike o Adidas, algo que es indemostrable. Es más, los padres, que son los que tienen que comprar la camiseta, estarían en desacuerdo al tener que desembolsar unos 20 ó 30 euros más por la blanquiverde. Desde entonces se ha hablado poco sobre el tema, evidentemente ahogado por el buen hacer de los deportistas. Quizás González y su equipo han cambiado de opinión cuando han comprobado la rentabilidad de la marca: la entidad compra una camiseta a 14€ y la vende a unos 50. No hace falta ser catedrático en Economía para entenderlo.

Pero hay algo que no cuadra y que es más evidente, si cabe, en estas fechas donde el consumo aumenta exponencialmente, y es que el aspecto de las tiendas oficiales se asemeja más al de un negocio en los últimos días de liquidación que de otro en temporada alta de ventas. La falta de género es especialmente sangrante en merchandising. ¡Qué difícil ha sido para mí cumplir en estas fiestas con mis amigos invisibles! Para encontrar una toalla de Koki hemos tenido que rastrear todas las tiendas oficiales para dar con la última que quedaba. También ocurre en otros establecimientos: el otro día me pasé por el Corte Inglés y en el perchero había dos camisetas mal puestas, cuando en otras ocasiones la zona CCF ocupaba un espacio cinco veces mayor. Sus majestades los Reyes Magos tienen que estar terriblemente enfadados al no poder satisfacer la demanda de buena parte de los cordobesistas.

¿No estamos perdiendo dinero con la falta que nos hace? ¿No se debería aprovechar la magnífica racha de resultados del primer equipo, también en este campo? Me da pena que esta marca que hemos llegado a sentir como nuestra desaparezca, una idea que ha tenido éxito gracias al buen hacer de mucha gente. Aquí ya lo decíamos desde mucho antes de que llegarán los nuevos dueños. Eche usted bien las cuentas, sr. González, no vayamos a tirar por la borda el trabajo de cinco años.

9 comentarios:

  1. El pasado sábado, en la tienda de Calle José Zorrilla, lo que vi me pareció surrealista: Unos doce o catorce clientes -cuatro o cinco para conseguir entradas y el resto hurgando en el género-, y unas estanterías practicamente des-man-te-la-das. Dos o tres bufandas, unas cuantas camisetas cuyo desorden invitaba a todo menos a comprarlas, un par de Kokis mirando incrédulos el kafkiano panorama, y poco más.

    Esta diáspora cordobesista, que ha traspasado las fronteras de la ciudad, gracias a los resultados, el juego preciosista que alaban los medios de comunicación a nivel nacional, los futbolistas apetecidos por los grandes equipos, etc., no está siendo aprovechada por los responsables del Club, como debieran.

    Si se sigue este blog, o en nuestra cuenta de Facebook, observarán que, con frecuencia, aparecen cordobesistas, que, por circunstancias laborales o familiares, residen a muchos, muchos kilómetros. Emociona ver fotos tanto de ellos como de sus hijos, orgullosos de vestir la blanquiverde en Cataluña, Madrid, Euskadi, etc. Y qué decir de los que residen en nuestra provincia, o en Sevilla, Málaga, etc. En todos estos lugares, tenemos un diamante por pulir, pero nos falta un buen gemólogo.

    Les voy a contar una anécdota que les juro que es cierta. Hace tres años, estuve con mi mujer y mi hija en Eurodisney. Quién haya visitado el Parque sabrá que es muy normal que los turistas vayan ataviados con la elástica de su equipo favorito. Pues bien, los tres equipos de los que pude ver más camisetas eran... El Arsenal, el Cádiz, y el Córdoba. Créanselo. No estoy ni borracho ni gagá. Y tengo testigos...

    Los aficionados queremos sentirnos orgullosos de nuestro equipo, y presumir de él, pero el Club debe de facilitarnos esa posibilidad. No pedimos camisetas gratis, ni toallas a un euro. Sólo queremos que, al menos en los establecimientos de deportes, tengamos la oportunidad de luchar, de igual a igual, con el Barça o el Madrid.

    Y si con eso conseguimos que, en las cuentas anuales de resultados haya un importante beneficio para su Club, Sr. González, que es nuestro Club, pues mejor que mejor. ¿No le parece?.

    Le invitamos desde aquí a que, ya que nos ha demostrado que es usted un hombre cercano, nos informara de cuál va a ser a partir de ahora la política con respecto a la marca CCF.

    Gracias, y Feliz Año.

    ResponderEliminar
  2. Yo me las vi y me las deseé para hacerme con un Koki (tuve que comprar la versión Godzilla para el tamaño retoñal) y un peinecito (no había nada más para bebes). Dinero que siguen perdiendo tal y como está el patio.

    ResponderEliminar
  3. La verdad es que el panorama de las tiendas cada vez me recuerda a la difunta de Eduardo Dato, que estaba siempre con los productos de liquidación. Yo no he encontrado ni un triste llavero para sustituir al mío que se rompió y que llevaba tanto tiempo conmigo. Espero que si pasamos a ser Adidas o Nike (con los diseños de catálogo que vestiremos) se siga con la marca CCF para ropa casual o merchandising.

    ResponderEliminar
  4. Yo lo que quiero es que la gente tenga la blanquiverde y esto con Nike será más difícil. Sobre el merchandising mucho me temo que estamos viendo los últimos coletazos, ya que no traen casi nada nuevo y lo poco que traen es a unidades contadas.

    ResponderEliminar
  5. Valeriano Delgado2 de enero de 2012, 18:55

    Buenas Tardes,

    Era el responsable de la marca CCf hasta hace un par de meses, por desavenencias con la nueva propiedad me marché del club, ya que creo que no le estaban dando lo que la marca merecía, espero que entre todos luchemos lo que es nuestro, nuestra marca CCF...un saludo a todos,Siempre Cordoba CF

    ResponderEliminar
  6. Pues con este comentario se aclara todo. Si el responsable ha tenido que irse porque no lo dejaban trabajar, la marca CCF tiene los días contados. Una pena.

    ResponderEliminar
  7. y ánimo Valeriano. Alguien que ha hecho un buen trabajo en el Córdoba merece tener suerte.

    ResponderEliminar
  8. Lo que yo digo. Explicaciones ya. Que no se trata de que nos den limosna, que bien que pagamos los artículos, sino que no desaparezca algo que es un poco nuestro...

    ResponderEliminar
  9. Lo triste es que aunque hubiese entrado otro propietario, el resultado hubiese sido el mismo. Gaucci tenia los mismos planes para la marca, supongo que para meter la suya propia.

    Hoy más que nunca se ve gente de todas las edades y en todos los barrios con productos CCF, y eso hay que valorarlo.

    Enhorabuena a Valeriano por su trabajo, aunque algunas veces yo personalmente haya sido critico por aspectos puntuales, pero en global ha hecho un trabajo excelente.

    ResponderEliminar

Le agradeceríamos que revisara su ortografía antes de publicar su comentario. Los insultos serán censurados. BlanquiverdeBlog.es no hace responsable de los comentarios de sus lectores. Gracias.