jueves, 19 de enero de 2012

Carnicería Bernabéu


Un cazador se adentró por el bosque proceloso, armado con su escopeta de un solo tiro. Bien pertrechado, con su camuflaje, gorro verde y demás. Avanzó cauto, el arma dispuesta, cuando vio a un oso. Se acercó de puntillas, y desde tres o cuatro metros de distancia le disparó... y falló. Al oír el tiro, el oso despertó y se levantó sacudiéndose las ramitas de pino y las hojas secas de la pelambre, diciéndole al cazador: "Chaval, hoy no es tu día de suerte". Y, agarrándolo, le profanó el orto y se lo dejó como la bandera de Japón.

El cazador, ardido en su moral y en su trasero, se tomó el asunto con muy poca deportividad. Al día siguiente agarró otra escopeta, y salió, intrépido y vengativo en busca del oso, al que, al fin, divisó. No quería fallar, así que se acercó más, y más y más. A un metro, gritó "¡venganza!", mientras apretaba el gatillo. Y el muy cenutrio falló. El oso se volvió con mucha flema, y volvió a decirle "Hoy tampoco es tu día de suerte", mientras colocaba al cazador en posición propia para volverlo a sodomizar.

Y así un día y otro día, nuestro hombre caminaba, cada día con más dificultad eso sí, hacia el bosque, encolerizado y con los ojos inyectados en sangre... y se repetía una vez y otra la historia. Incluso al oso comenzaba a notársele desganado, pero siempre acababa con el montero mirando a Pamplona.

Hasta que un día, el oso le echó la mano por encima a nuestro aguerrido cazador y le dijo "¡Venga, colega!. Sé sincero... Tú aquí no has venido a cazar, ¿verdad?".

Mourinho, nuestro audaz cazador, ha vuelto una y otra vez al bosque, pertrechado para cazar a su particular oso, el Barça, pero siempre ha acabado igual, y, además, sin vaselina.. No le han valido ni tácticas presuntamente revolucionarias, ni inyecciones de ira, rabia o mala leche a sus jugadores. La guerra no ha podido con el fútbol.

Era surrealista comprobar, viendo el partido, como once futbolistas, muchos de ellos de indudable calidad, corrían y corrían tras un balón que nunca encontraban, y al que confundían con frecuencia con los tobillos de los contrarios, con la inexcusable ayuda de un impresentable árbitro acojonado por el ambiente hostil.

Sólo aquellos madridistas que vieran el partido fumaos, no habrán sentido vergüenza de lo que un entrenador ha montado en el Bernabéu, mandando a sus jugadores a la guerra si cuartel, en vez de jugar de igual a igual contra el Barça y ganar o perder, pero con dignidad.

Ha sido sencillamente repulsivo y vomitivo comprobar como un jugador de clase como Pepe, saque sus sucias artimañas con el consentimiento expreso o tácito de todos los que le rodean. Y como él, otros muchos.

No, los jugadores del Barça no son hermanitas de la caridad. No han sido siempre las víctimas y el Madrid siempre el verdugo. Pero reconozcamos que con el aterrizaje en el Club de ese mal-llamado entrenador de fútbol, la historia se repite, y curiosamente, los barcelonistas aplauden, aplaudimos que el dicharachero míster continúe en el equipo rival, intentando cazar al oso.

Mourinho siempre va por la autopista en contradirección, y, al detenerse, echa la culpa al resto de conductores aludiendo que son ellos quiénes conducen mal. Debe tener un problema en casa; está peleado con el mundo y traslada su mala leche a sus jugadores. Mientras, Guardiola a lo suyo: tiki-taka... y el cazador cazado.

Sigue así, Mou. Si el tito Floren te mantiene nos harás un gran favor a los culés, tanto, que estoy pensando en fundar la "Peña Barcelonista José Mourinho". Gracias, cazador, por hacer posible que el Barça, como el oso, se desfogue, se desahogue, y satisfaga sus instintos.

5 comentarios:

  1. BlanquiverdeBlog se abre, ocasionalmente, a otros mundos futbolísticos. Veamos la respuesta de nuestro público.

    En relación al tema, el señorío del Madrid y el dúo Pepe-Mou han entrado en cortocircuito y solo puede quedar uno.

    ResponderEliminar
  2. Siento decirlo, pero no me gusta que el monotema futbolístico nacional Madrid-Barça invada también este rinconcito que yo como cordobesista creía a salvo.

    ResponderEliminar
  3. Valoro tu comentario, Pacovski, y te prometo que las salidas del cordobesismo en el blog seguirán siendo esporádicas. Un saludo.

    ResponderEliminar
  4. Estoy totalmente de acuerdo con los tres comentarios. BlanquiverdeBlog es una tribuna donde se tratan temas relacionados con el CCF, que hemos utilizado para un asunto futbolístico, pero no blanquiverde. Mea culpa. Tal y como dice Rafa Japón, este tipo de entradas han sido, y seguirán siendo muy esporádicas. Mi defensa es que, en cualquier caso, mi entrada en el Blog no interfiere en absoluto el normal desarrollo del mismo, teniendo cualquier persona acceso a cualquiera de las entradas publicadas en el mismo.

    De todas formas, reitero tanto a Pacovski como al resto de blogueros que el espíritu blanquiverde seguirá imperando en este nuestro punto de encuentro, que tampoco creo que quede tan mancillado por una entrada relativa al fútbol de actualidad, aunque no al CCF.

    ResponderEliminar
  5. Estoy con Pacovski,no creo que en un blog merengue o culé salga algo de cualquier otro club que no sean ellos.
    El fútbol es Del Bosque,España,es Guardiola,el Barça,es nuestro Paco Jémez y nuestro Córdoba CF.

    El Madrid a mí me da pena,un club tan grande que ha quedado solo para negocio/marketing de su Presidente,que ha olvidado los valores del fútbol,que ha anestesiado a su conformista afición,que asiste sin rechistar a su Presidente y Entrenador-Timo como son humillados en su casa una y otra vez por su máximo rival,el Barça,no por los resultados,sino por fútbol,y además los 90 minutos.Solo la suerte,Casillas y los árbitros evitan goleadas para la historia.

    ResponderEliminar

Le agradeceríamos que revisara su ortografía antes de publicar su comentario. Los insultos serán censurados. BlanquiverdeBlog.es no hace responsable de los comentarios de sus lectores. Gracias.