martes, 31 de enero de 2012

Carta abierta al señor Eduardo Albácar Gallego

Señor Albácar, han pasado dos días desde su minuto de enajenación mental. Llevo desde entonces esperando noticias suyas en su Twitter, su web, la de su club y en su Facebook  la última vez que di una vuelta por ellos ha sido un instante antes de colgar esta carta  pero no he encontrado allí lo que esperaba.

Por mucho que el jefe de prensa de su club o su entrenador le hayan intentado convencer mil veces de que Charles fue el que dio un mandibulazo a su codo y de que el país entero ha montado en cólera porque tenemos un odio nato al Elche, sabe perfectamente que no es la realidad. Estoy seguro, además, de que es consciente de que el golpe pudo haberse evitado, y también del daño que hizo a su equipo y a su carrera con este gesto.

No obstante, puedo asegurarle algo: todos tenemos algún muerto en el armario. Todos nos equivocamos, pero la criba entre señores e indeseables se produce en la reacción posterior. No podrá convencerme de que cree penada su culpa con el envío de un exiguo sms a Charles durante la noche del domingo. Perdone, pero no me lo creo. Pero voy a ir más allá. Supongamos que su compañero de profesión asuma que la operación a la que será sometido esta tarde y su dura recuperación, vaya en el sueldo o sea fruto de un lance del juego, como así estará harto de oír en su entorno. Supongamos, pues, que Charles se da por satisfecho con esos 20 caracteres que llegaron a su móvil.

Virtualmente solucionado este problema, voy al que a mí me preocupa de verdad. ¿Qué pensarán esos niños y adolescentes ilicitanos que lo tenían a usted como ídolo? Podrá pensar, ¿qué carajo te importan a ti los niños de Elche? Pues mire, a mí me preocupan todos los imberbes del globo, sean de donde sean o del equipo que amen. Trabajo con ellos y sé de la importancia que tiene todo lo que haga y diga un creador de opinión, como lo es usted aunque no lo crea. ¿Qué se les habrá pasado por la cabeza a esos chiquillos en la jugada de su expulsión? Imagine el caos en el que tuvieron que convertirse sus pequeños cerebros, cuando su ídolo, aquel que marcó esos dos golazos en un minuto contra el Valladolid, intenta pisar a un rival que se revuelca de dolor en el suelo por su brutal codazo, mientras le voceaba "¡Levántate, que no te he tocado! médico del Córdoba, dixit".

Evidentemente como sujeto que soy, solo puedo ser subjetivo, pero también honesto. Con esto le digo, ya en frío, que si yo estuviera en su pellejo, me preocuparía mucho menos la posible sanción que pueda caerme, que la falta de ética demostrada, especialmente hacia esos chicos, los futbolistas y aficionados del presente y el futuro. Ellos necesitan que su crack sea valiente y salga PÚBLICAMENTE a disculparse por su acción, que reconozca que se equivocó. Puedo asegurarle que muchos críos no tienen la conciencia necesaria aun para diferenciarlo, ya que tienen totalmente idealizados a sus modelos.

Yo me bajo aquí. Necesito desintoxicar definitivamente mi cabeza de todo lo vivido el domingo. Al fin y al cabo, esto es solo fútbol ¿no?

lunes, 30 de enero de 2012

Carta abierta al paciente Charles

Hola, amigo. No voy a soltarte el típico ¿cómo estás?, porque ya conozco la respuesta. Te están teniendo que atiborrar a Nolotil para aliviarte un poco el dolor, que se acercará a lo insoportable. Está probado que leer ayuda a sobrellevar los malos tragos y ese es uno de los motivos por los que te escribo esta carta, para quitarte un poco de la cabeza todo este marrón en el que te has visto envuelto por jugarte la cara por mi Córdoba.

Los madridistas siempre recordarán el famoso gol de Zidane en Glasgow y los culés aquel momento donde Messi se colgó del cielo en Roma, que sirvieron para abrillantar sus extensos palmareses. Nuestras vitrinas y memorias futbolísticas no están repletas de Champions, pero sí de sensaciones y vivencias como la que nos has regalado. Y es que ayer te convertiste en cordobesista hasta que te mueras. Ya sé que me dirás que estás dándolo todo por el club desde que llegaste y todas esas cosas que decís los futbolistas. Pero lo de ayer fue más allá. Al igual que aquellos que ascendieron a primera hace cuarenta años, al igual que Toledano con su clavícula rota, Óscar, Ramos, Asen... y todos los que nos han regalado alguno de esos recuerdos que hacen que nuestro pecho se hinche cuando decimos que somos del Córdoba, tu media hora de caviar futbolístico con la mandíbula partida en tres, será cantada por los futuros bardos blanquiverdes. Seguramente vestirás otra camiseta algún día, sí, pero ya serás uno de los nuestros para siempre.

Espero no te hayas enfadado demasiado si durante estos meses has escuchado frases que no te han gustado. Seguro que leíste en algún sitio que vacilarías al meter la pierna, para evitar alguna lesión que frustrara un futuro contrato de primera. Ojalá sepas disculpar a esta afición que aun no está curada de espanto por culpa de muchos pseudo-profesionales que han antepuesto su billetera a su honor y a su prestigio como futbolistas. No estamos muy acostumbrados a que se partan la cara por nuestro equipo, Charles, nos has dado a todos una lección que jamás olvidaremos.

¡Bah! ya no te doy más la brasa. Sé que estarás un poco asustado por tener que pasar por quirófano, pero seguro que te ayudarán todas las muestras de cariño que te manda el cordobesismo por Twitter. Si no, sal a pasear a los balcones, que en San Juan de Dios hay unas vistas preciosas a los jardines. Ten por seguro que si no ves a doscientas personas en los aparcamientos del hospital vestidos de blanquiverde, es porque temen molestarte a ti y a los demás pacientes. Ya mismo llega mañana, se habrá pasado el mal rato y solo querrás volver a entrenar. Verás como antes de que te lo esperes estarás de nuevo a tope, regalando goles y asistencias como las de ayer. Estate tranquilo, tus compañeros y todos nosotros intentaremos estar a tu altura para mantener al equipo donde está ahora, como mínimo. Queda un mundo y un mes se pasa volando. La gloria nos espera y la alcanzaremos juntos, amigo Charles.

domingo, 29 de enero de 2012

Dos locos del fútbol y un descerebrado


Cuando once sicarios de un equipo de fútbol, se confabulan para acabar con el contrario a base de juego sucio, tienes dos opciones: o seguirles el juego y empezar una guerra con final imposible de predecir, o intentar ir a lo tuyo, no descomponerte, e incluso, poner la otra mejilla. Eso le ha pasado al Córdoba, ante una cuadrilla de descerebrados que, más de uno, tendrá a su esposa o novia con cardenales en los tobillos.

Si la Dama de Elche hubiera visto el partido, se hubiera quedado aún más de piedra al comprobar como el equipo de su tierra escribía una de las páginas más vergonzosas de su dilatada historia. Que, a esta hora, los medios digitales ilicitanos estén engañando a los internautas diciendo que la tarjeta roja a Albácar es rigurosa, es simplemente ser cómplice de lo ocurrido. De juzgado de guardia. No, en serio, ¿por qué una pelea en la calle que con semejante resultado puede acabar en el juzgado y ésta no?. Señores del Comité de Competición, tras ver lo visto, ¿tendrán ustedes los cojones de sancionar a este sujeto con, al menos, el mismo tiempo que tarde Charles en recuperarse?. Lo dudo.

Pero lo del verdugo Albácar no ha sido lo único. Once jugadores con calidad para estar arriba sin necesidad de recurrir a coces continuas, deben haberse tomado antes del partido cualquier pócima rara, o haberse fumado un porro caducado. No era normal ver tal abanico de suciedades con la total inhibición de un fantasma con pito vestido de amarillo y negro. Un árbitro con personalidad hubiera dejado a la banda ilicitana en cuadro incluso antes del descanso. En fin, ojalá al carnicero vestido de futbolista le sobrevenga un castigo ejemplar, y deje de ser un peligro público en una temporada.

Foto: @luisalguacil (cordobadeporte.com)
Tras la crónica de sucesos, en lo deportivo, gran triunfo del fútbol sobre el antifútbol. Simplemente eso. Paco supo mover bien sus peones y los alicantinos apenas crearon peligro a Alberto, al que no obstante alguien tendría que decirle que, de vez en cuando recurra al patadón. Con dos centrales inconmensurables y dos laterales que son moscas cojoneras, los delanteros rivales estuvieron nulos. Garai, Hervás y Caballero hicieron lo que pudieron ante los medios tobilleros contrarios. Borja y Silva se movieron bien por las bandas, y Patiño fue la percha de las guantás de los hoy hombres de negro. Acabó rendido, magullado, vivo de milagro... y en eso llegó Charles.

Bordalás debió de pintarle al brasileño una diana, y allí que se fueron uno tras otro los ilicitanos hasta acabar con su mandíbula. Aún así, el bravo Charles acabó como pudo, dando un ejemplo de lo que es partirse la cara por el Club. Y, al hilo de esto, hoy ha habido otra persona que se ha partido la cara por el Córdoba, aunque de diferente manera: mi padre. Con 83 años y un día, y prácticamente a las puertas del Arcángel ha sufrido una caída y ha quedado dolorido, magullado y herido. Atendido de inmediato por los servicios sanitarios del Estadio -¡gracias, chavales, por vuestra profesionalidad y, sobre todo por vuestro trato!-, y se ha negado en rotundo a perderse el partido de su equipo. El gol de Javi Hervás le ha calmado el dolor, y el de Borja, casi, casi le ha curado las heridas.

Mi más sentido homenaje para estos locos del fútbol, como Charles y como mi padre, porque, con ellos, los otros locos, los descerebrados, como Edu Albácar, tienen las horas contadas.

jueves, 26 de enero de 2012

Querer a un equipo de fútbol

Para mí, querer a un equipo no es solamente ir al estadio cada dos fines de semana o ponerme la camiseta del Córdoba cada vez que gane. Tampoco se me pasa por la cabeza irme a falta de diez minutos para ver un partido por la tele o simplemente no ir e informarme al día siguiente en el periódico.

Para mí es mucho más que eso. Es gastarme hasta el ultimo euro para desplazarme a verlos, jueguen en la ciudad donde jueguen, para mí es inventarme enfermedades nuevas para no ir estadio en vez de a trabajar, para mí es hacerle a mi coche 200.000 kilómetros en cinco años por seguir a mi equipo a todas partes, para mí es pintarme el pelo blanquiverde si la ocasión lo merece, o lo que hice ayer con tres amigos míos iguales de enfermos que yo por este club.

Estuvimos hasta las cuatro de la madrugada pegando cartelitos para animar a la gente a que vaya al estadio, con cinco grados y después de estar trabajando unas cuantas horas. No lo hice solo, me acompañaron mis amigos Polini, Velasco y nuestro particular Koki. Gracias a ellos se hizo todo mucho más ameno. Esta idea comenzó al darme cuenta que el Mirandés llegó a TT, al observar a la gente de mi ciudad muy ilusionada con el equipo ya mencionado y, claro está, al darme unos celos terribles ver por la televisión a tanta gente de Burgos disfrutando tanto.

Hay gente que me dice que si todos los cordobeses fuesen como yo estaríamos en primera. Yo siempre digo lo mismo: hay muchos como yo pero necesitamos a más, a todos esos que el miércoles se desgarraban la voz por unos equipos los cuales están a muchos kilómetros de aquí. Para mí esta es la particular forma de querer a un equipo, pero no penseis que trabajé de gratis. No. A mí me pagan todos los jugadores de nuestro Córdoba cada fin de semana con su actitud en el campo.

Agradezco a Brigadas Blanquiverdes por el diseño del cartel y por su ayuda. Hablo en mi nombre, pero sé que el grupo, mi grupo, desea al igual que yo, que el Arcángel tenga más espectadores. Para eso pasamos ayer tanto frío.

50.000 veces cordobesista69

Portugal, Anquela, Burgueña y Luna Eslava (cap.)
vestían la blanquiverde en el "bautizo" de cor69.

Antes de que Cruyff se lo cargara haciéndolo jugar de extremo izquierdo, Lineker se convitió en ídolo de los culés cuando ajustició al Madrid de la quinta del Buitre con un hattrick, en un clásico jugado en el Camp Nou que terminó 3-2. Mientras lo veía por la tele, Raúl se preguntó si en su ciudad había estadio. La respuesta de su padre fue afirmativa, a pesar de avisarle de que la comparación podía ser odiosa. Casi dos años de insistencia después, el 13 de noviembre de 1988, Raúl pisó por primera vez el gol norte del viejo Arcángel. Antes de descifrar los complicados símbolos del marcador simultáneo Dardo, el Marino hizo subir el 0-1 a lo más alto. Nuestro protagonista no bajó en el descanso a coger ranas en el foso como el resto de los niños, solo pensaba en que había que ganar aquel partido. Hueso y López Murga no solo culminaron la remontada, sino que fabricaron sin saberlo al cordobesista más acérrimo de las siguientes décadas.

Después llegaron las victorias ante los líderes Mérida y Badajoz a principios de los noventa y las liguillas perdidas contra Racing, Sestao, Levante y Elche. También la apoteosis ante el Cartagonova, la demostración de liderazgo en el Calderón, las salvaciones in-extremis en Getafe y Leganés, el descabello del Valladolid, la decepción de Almansa y las euforias de Pasarón y El Alcoraz.

Sin embargo, Raúl no tiene en la memoria otra plantilla más comprometida, ni con mayor calidad, ni con más ambición, ni capaz de presentar batalla a cualquier rival, ni de jugar al fútbol como los ángeles que la de este año, curiosamente confeccionada por Luna Eslava, capitán blanquiverde aquel día ante el Marino y dirigida por Paco Jémez, que debutó como cordobesista apenas tres meses después que Raúl.

Los usuarios del foro cordobesista sabrán que estoy hablando de cordobesista69. Este es el nick que se le ocurrió el 3 de julio del 2004 cuando se registró y dejó el primero de sus 50.000 mensajes, que le hacen ser el usuario más participativo, con casi 20.000 de ventaja sobre el segundo. El foro cordobesista es la página más visitada sobre el Córdoba C.F., a excepción claro está de la web oficial, con una media de medio millón de visitas mensuales. En este senado blanquiverde, cordobesista69 actúa de contrapeso a la opinión mayoritaria. Como casi siempre las cosas van mal, a cor69 le toca actuar de psicólogo-animador y cuando llegan las pocas maduras, Raúl se viste de cautela y humildad. Esta actitud le ha hecho granjearse detractores y seguidores, pero la opinión de cordobesista69 siempre es leída por los usuarios del foro, aunque a veces sea lamen-table.

Ni él podrá negarme que es un friki, el número 1 entre los 8000 que sentimos la infinita pasión. Durante la travesía del desierto de 2ªB, Raúl se prometió no pisar ni el Camp Nou ni el Bernabeu hasta ver a su Córdoba jugar allí. Yo hago mi apuesta: cordobesista69 no llegará a los 69.000 mensajes sin visitar estos históricos templos. ¿Quién la ve?

martes, 24 de enero de 2012

Nunca dejes de soñar


Hemos consumido la mitad de esta más que ilusionante temporada, y BlanquiverdeBlog, como las burbujas Freixenet en Navidad, no podía dejar de analizar lo ocurrido en estas 21 jornadas. Habrá quién esté y quién no esté de acuerdo, pero el fútbol es todo menos matemáticas y casi nunca dos y dos suman cuatro.

Comenzando con la portería, disfrutamos de uno de los tres mejores porteros de la categoría. La progresión de Alberto ha sido espectacular, no solo en calidad, que ya la tenía, sino en que hace tiempo que no vemos una de sus "albertadas". Muchos de los puntos que ahora atesoramos son gracias a él. Que siga así. Cuando Carlos Arias ha jugado en Liga, lo ha hecho con total garantía, no así en Copa, donde ha alternado memorables paradas con algunas indecisiones. Calificación: Sobresaliente.

La defensa ha estado castigada por las lesiones: Cristian y Astrain, aún k.o., y todos los laterales sin excepción con algún problema físico. No obstante, con Fernández y Fuentes asentados, y el renacido Gaspar alternando pareja de baile con David Prieto o Miguel Tena, hemos logrado ser el equipo menos menos goleado, y, si exceptuamos los partidos ante el Valladolid, Guadalajara y Depor, en los restantes 18 encuentros solo hemos encajado sólo ocho goles. Una barbaridad. Calificación: Notable alto.

El centro del campo, con López Garai y Javi Hervás de titulares en la mayor parte de la temporada, y Alberto Aguilar de comodín defensivo, ha vivido una primera vuelta de cierta discontinudad. El vasco es una pieza imprescindible aportando clase a arrobas. La irrupción del nuevo sevillista ha sido la nota alegre, tanto para la afición como para la maltrecha economía. Quizás le ha podido la presión y se le nota últimamente menos suelto. Con Caballero, magnífico en creación aunque con poco fuelle, se garantiza un buen recurso. De Taira, en el cuerpo técnico se dice que tiene futuro. Calificación: Notable raspado.

En los extremos, Borja hace que me pregunte si el responsable de las altas o las bajas del Rayo Vallecano vende cupones o se automedica... Es un activo que nos dará en el futuro muchas alegrías... o mucho dinero. De López Silva hablaban maravillas tanto en Cádiz como en Huelva, pero no pensaba que pudiera tratarse de un jugador que no desentonaría en Primera. "Pictolín" Quero es la otra cara de la moneda. Gol al Murcia en Copa, voluntad y poco más. Una de las decepciones de la temporada. Fede Vico es, a sus 17 años, un diamante por pulir. Ya ha dado síntomas de calidad y desparpajo impropias de un menor de edad como él. Es, como Borja, un gran activo. Calificación: Notable.

La delantera ha sido nuestra asignatura pendiente. Pepe pone voluntad, pero es como un triatleta, primero corre, luego bicicleta, y luego... nada. Patiño nos aporta movilidad y trabajo, para que otro remate. El, problema es que casi nunca existe ese otro. Balsas, inédito incluso con la lesión de Charles y la penuria goleadora, ni está ni se le espera, a pesar de que nos aportaría un Plan B con un juego aéreo que ahora no tenemos. Del brasileño, decir que entre unas cosas y otras, se le está yendo la temporada, su última de blanquiverde antes de, según dicen, vestir de verdiblanco. Es una incógnita para la segunda vuelta, aunque, como Javi Hervás, no debe ser fácil jugar para un equipo pensando en otro. Calificación: Suficiente.

Por último, nuestro entrenador, Paco Jémez, ha dotado al Córdoba de una personalidad que hacía tiempo no tenía. Con anteriores entrenadores éramos un equipo con encefalograma plano, encorsetado en sistemas destructivos y, por tanto, con un juego feo, o, al menos, difícil de ver. Ir al Arcángel era un castigo, y ahora, da gusto ver al equipo jugar de tú a tú ante clubs mucho más poderosos. Los canteranos han pasado de estar aburridos a estar ilusionados, y ahora saben que pueden tener una oportunidad. Paco ha pasado de las críticas feroces de la pretemporada, a ser, hoy por hoy, el único imprescindible en el proyecto. Renovación, ya. Calificación: Notable alto.

En resumen, una primera vuelta ilusionante nos lleva a soñar que podemos estar arriba al final. Hay claramente siete equipos -ni al Murcia, ni al Numancia ni a Las Palmas le doy chance-, para cuatro premios gordos y dos supercuponazos. ¿Mis apuestas?. Que el Elche será quién se quede fuera, que el Valladolid será uno de los que ascienda, y que Hércules y Almería jugarán la liguilla. Entre Celta, Depor y Córdoba habrá uno en Primera y dos en liguilla. ¿Optimista?. ¡Pues claro!. ¡Soñar es gratis!. Y ya es hora de que en Córdoba dejemos de un lado el victimismo y el pesimismo, que somos muuuu cansinos....

lunes, 23 de enero de 2012

¿No puedes entrar al foro? Lee esto

Desde hace tres días el acceso al foro cordobesista desde el ordenador es casi imposible. No había problemas para entrar desde el móvil y así es como el forero Atticus.Finch nos ha dado la clave para solucionar este problema hasta que la empresa Miarroba y las compañías telefónicas arreglen el suyo.  Ruego la máxima difusión porque un foro sin participación es un foro muerto.

Copio textualmente la explicación técnica y la solución de dicho forero, que a mí me ha venido de perlas.

"Es un problema que tiene Miarroba con el dominio mforos.com. Parece ser que los registradores han denunciado el dominio por abuso y les han bloqueado en los servidores DNS. En mi experiencia estas cosas tardan en arreglarse.

Los que podéis entrar usando móvil es porque los navegadores de los teléfonos cambian automáticamente los dominios .com por .mobi por si existe la versión para teléfono móvil de la página solicitada, y el dominio mforos.mobi no está bloqueado.
Para entrar con el PC debéis hacer un pequeño truco:
- Vais a la carpeta donde tengáis instalado Windows --> System32 --> Drivers --> Etc y buscáis un fichero que se llama "hosts" asi, sin extensión.
- Le hacéis doble click y cuando os pregunte con qué programa lo abrís le decís que con el Notepad (Bloc de notas)
- Os váis al final del fichero y ponéis lo siguiente:
89.17.220.220    cordobesista.mforos.com
Entre el número y la palabra cordobesista pulsáis el tabulador, es decir, no pongáis espacios.
- Cerráis el fichero y guardáis los cambios."

Aquí lo tenéis. Os pido que expliquéis vuestros resultados en los comentarios de la entrada, para ver si la solución funciona total o parcialmente.
Por cierto, hablando del foro, adelanto que próximamente será protagonista en BlanquiverdeBlog, el forero más participativo...

1ª edición (Atticus.Finch):
Bueno, me alegro de que volvamos a la vida ;)


Algunos foreros no podrán hacer el truco si no tienen visibles los ficheros de sistema, ya que no hallarán la carpeta system32 o las subcarpetas siguientes.
Para poder verlas deben habilitar la opción "Mostrar archivos de sistema", que en cada sistema operativo se activa de una manera distinta. En éste enlace se explica cómo se hace según el que tengáis:

domingo, 22 de enero de 2012

Un respeto bien ganado

Zamorano y Garai, protagonistas para mal y para bien
Foto @luisalguacil (cordobadeporte.com)
Muchos pensaban que Herrera se vestía de cordero cuando declaró en las previas que se conformaba con el empate. Pero no mintió, no. La actitud de sus pupilos, que se regodeaban con el juego parado, así lo aclaró durante el choque. El Celta trató al Córdoba de Usía, respeto ganado por los blanquiverdes en una notable primera vuelta y una sobresaliente actuación en Copa.

Quien más, quien menos, dejó escapar un suspiro mientras escuchaba la vanguardia que hoy presentaba el Celta. Cuatro temibles delanteros, cuatro, que componen la punta del segundo equipo más goleador de la categoría. Enfrente la defensa menos goleada, compuesta por tres cordobeses y Tena, recambio hoy del sancionado Prieto. Salió el Córdoba a enseñar los dientes como lo hace siempre. Caballero y Patiño tuvieron sendos goles, pero se quedaron donde siempre, cerca. Los vigueses se veían desbordados una y otra vez, especialmente Bellvis, que debió ver la segunda amarilla en dos ocasiones durante el choque, la primera a la media hora de juego. Sin embargo, el tarjetero Pino Zamorano, que expulsó a Fuentes en Alicante por menos de la mitad, volvía a tener claro quien era hoy aquí el equipo grande. Aunque el grande en la primera fue el Córdoba, cuyos laterales subían y bajaban como si no costara y que volvió a rozar el gol en un disparo cruzado de Silva que se encontró con el palo.

Poco después del descanso, Herrera movió ficha sentando a Bermejo y David Rodríguez, ambos eliminados por un inconmensurable Garai. Los cambios dieron un nuevo aire a los vigueses que empezaron a acercarse con peligro. Así, Orellana y Tomas tuvieron las más claras del segundo acto. Paco respondió sacrificando a un gris Hervás y a un agotado Silva, pero Pepe y Vico coincidieron con la cuesta abajo de un desfondado Córdoba. Tampoco fue la mejor situación para ver cómo se las apañaba Borja de mediapunta, ya que la pelota visitó poco ambas áreas en estas alturas de encuentro. 

Le faltó valentía al Celta para dar un paso adelante en la recta final, cuando los blanquiverdes daban claras muestras de cansancio, y firmó las tablas deseadas, lo que les supone la victoria táctica de puntuar en campo de un rival directo. El Córdoba, por su parte, volvió a añorar a Charles, pero ratificó que estará peleando con los grandes por uno de los seis primeros puestos. Lo de este equipo ya no es flor de un día, es más, apuesto que la floración blanquiverde llegará con la primavera. Al tiempo.


jueves, 19 de enero de 2012

El hastío del pregonero

"De orden del señor Presidente, se hace saber, que las entradas para el crucial partido del domingo, que jugarán en el distinguido Estadio del Nuevo Arcángel los equipos de segunda división Córdoba y Celta a las 12 del mediodía, estarán a mitad de precio si un gentil abonado les acompaña a las taquillas".

Esto es lo único que nos queda a los cordobesistas, irnos al bulevar del Gran Capitán equipados con una corneta y subirnos a un contenedor o similar a pregonar la gran oferta. Quien más y quien menos, ha ofertado a sus familiares, amigos, compañeros de trabajo, vecinos e incluso conocidos, no solo un partido de fútbol, sino una oportunidad de vivir una experiencia sin igual, donde el vello permanecerá erguido de principio a fin. Es más, ninguno de nosotros tenemos la impresión de estar "vendiendo la moto" a nadie, sino todo lo contrario. Estamos plenamente convencidos de que un banquete de sensaciones de tal calibre, vale mucho más que nueve míseros euros.

Sin embargo, los pregoneros cordobesistas comenzamos a hartarnos y meditamos pedir la jubilación anticipada o incluirnos en un ERE voluntario. Toda voz desea ser oída, pero la nuestra, por mucho que lo intentamos, no consigue tener la resonancia deseada. Al menos yo me voy conformando con que me devuelvan una sonrisa cortés, porque también he vuelto a escuchar el super ventas "yo que voy a ir con lo malos que son". Salvando las distancias, somos casi como los meritorios voluntarios que nos asaltan cuando paseamos por el centro para explicarnos lo bondadosa que es su ONG y para sacarnos algo de calderilla. Ahora sabemos como se sienten cuando miramos para otro lado al cruzarnos con ellos.

Pues yo, como les insinuaba antes, estoy empezando a cansarme. Rotundamente cierto es que la entidad necesita ingresos económicos y también que los futbolistas se inyectan una dosis extra de motivación si ven las gradas repletas, como sucediera en el partido del Espanyol, donde nuestra tarea de evangelización cordobesista parece que dio sus frutos. Pero tampoco me apetece que me califiquen de pesado, algo que ya ha ocurrido. 

Cordobeses y cordobesas en general, ustedes se lo pierden. Si piensan que es preferible gastarse el domingo esos nueve euros en una tostada y el café más la cerveza y tapa de las una, es su respetable y equivocada decisión. Si mientras saborean la rubia, me ven pasar apenado a eso de las dos, prefiero que no me pregunten el resultado, porque lo mismo me sale un "Vaya usted al campo". Por qué será que cuando paso levitando, nadie suelta el famoso "¿Cómo ha quedado el Córdoba?".

Carnicería Bernabéu


Un cazador se adentró por el bosque proceloso, armado con su escopeta de un solo tiro. Bien pertrechado, con su camuflaje, gorro verde y demás. Avanzó cauto, el arma dispuesta, cuando vio a un oso. Se acercó de puntillas, y desde tres o cuatro metros de distancia le disparó... y falló. Al oír el tiro, el oso despertó y se levantó sacudiéndose las ramitas de pino y las hojas secas de la pelambre, diciéndole al cazador: "Chaval, hoy no es tu día de suerte". Y, agarrándolo, le profanó el orto y se lo dejó como la bandera de Japón.

El cazador, ardido en su moral y en su trasero, se tomó el asunto con muy poca deportividad. Al día siguiente agarró otra escopeta, y salió, intrépido y vengativo en busca del oso, al que, al fin, divisó. No quería fallar, así que se acercó más, y más y más. A un metro, gritó "¡venganza!", mientras apretaba el gatillo. Y el muy cenutrio falló. El oso se volvió con mucha flema, y volvió a decirle "Hoy tampoco es tu día de suerte", mientras colocaba al cazador en posición propia para volverlo a sodomizar.

Y así un día y otro día, nuestro hombre caminaba, cada día con más dificultad eso sí, hacia el bosque, encolerizado y con los ojos inyectados en sangre... y se repetía una vez y otra la historia. Incluso al oso comenzaba a notársele desganado, pero siempre acababa con el montero mirando a Pamplona.

Hasta que un día, el oso le echó la mano por encima a nuestro aguerrido cazador y le dijo "¡Venga, colega!. Sé sincero... Tú aquí no has venido a cazar, ¿verdad?".

Mourinho, nuestro audaz cazador, ha vuelto una y otra vez al bosque, pertrechado para cazar a su particular oso, el Barça, pero siempre ha acabado igual, y, además, sin vaselina.. No le han valido ni tácticas presuntamente revolucionarias, ni inyecciones de ira, rabia o mala leche a sus jugadores. La guerra no ha podido con el fútbol.

Era surrealista comprobar, viendo el partido, como once futbolistas, muchos de ellos de indudable calidad, corrían y corrían tras un balón que nunca encontraban, y al que confundían con frecuencia con los tobillos de los contrarios, con la inexcusable ayuda de un impresentable árbitro acojonado por el ambiente hostil.

Sólo aquellos madridistas que vieran el partido fumaos, no habrán sentido vergüenza de lo que un entrenador ha montado en el Bernabéu, mandando a sus jugadores a la guerra si cuartel, en vez de jugar de igual a igual contra el Barça y ganar o perder, pero con dignidad.

Ha sido sencillamente repulsivo y vomitivo comprobar como un jugador de clase como Pepe, saque sus sucias artimañas con el consentimiento expreso o tácito de todos los que le rodean. Y como él, otros muchos.

No, los jugadores del Barça no son hermanitas de la caridad. No han sido siempre las víctimas y el Madrid siempre el verdugo. Pero reconozcamos que con el aterrizaje en el Club de ese mal-llamado entrenador de fútbol, la historia se repite, y curiosamente, los barcelonistas aplauden, aplaudimos que el dicharachero míster continúe en el equipo rival, intentando cazar al oso.

Mourinho siempre va por la autopista en contradirección, y, al detenerse, echa la culpa al resto de conductores aludiendo que son ellos quiénes conducen mal. Debe tener un problema en casa; está peleado con el mundo y traslada su mala leche a sus jugadores. Mientras, Guardiola a lo suyo: tiki-taka... y el cazador cazado.

Sigue así, Mou. Si el tito Floren te mantiene nos harás un gran favor a los culés, tanto, que estoy pensando en fundar la "Peña Barcelonista José Mourinho". Gracias, cazador, por hacer posible que el Barça, como el oso, se desfogue, se desahogue, y satisfaga sus instintos.

martes, 17 de enero de 2012

Honor al Mirandés

No es habitual que los protagonistas de este blog no vistan de blanquiverde, pero pocas veces el fútbol recibe un homenaje como el que hoy le han hecho y no quería dejarlo pasar.

Empezó la noche con una nostalgia lógica, porque hoy el Mirandés no debía estar en Cornellá sino en el Arcángel. No obstante, me alegré al ver a un segunda B en ese templo tan bonito, el cual ha sido testigo de una demostración magistral de profesionalidad, en muchos casos dada por semiprofesionales. Me enfadé con el primer penalti escamoteado, inicio de unos de los arbritrajes más vergonzosos que recuerdo. Grité el gol de Alain, que acercaba la tercera utopía, y disfrute viendo como sacaban la pelota jugada cuando había que hacerlo y como utilizaban el juego directo cuando tocaba. Me indigné, definitivamente, cuando Mateu no quiso pitar otro penalti que vieron hasta los niños que nacerán mañana. Seguí todas y cada una de las internadas por la izquierda de Pablo Infante y se me paró el corazón dos segundos hasta que el calvo se inventó esa maravillosa vaselina. ¿Quién me iba a decir a mí que me interesaría tanto un Espanyol-Mirandés? Es lo que tiene esa preciosa competición, pisoteada por tantos y tantos resultadistas, que es la Copa.

No quiero ni pensar que el primero del Espanyol fue fuera de juego, ni tampoco que el primera terminó ganando. Solo quiero pensar que vais a estar en semifinales, porque todos los amantes del fútbol estarán con ustedes desde sus casas, intentando que nuestro aliento llegue a Anduva, para ayudaros a tumbar al tercer gigante consecutivo. El fútbol no solo es el Madrid-Barcelona de mañana. El fútbol son ganas, ilusión, motivación, fe, orgullo, casta, entrega, pasión y honor. Hoy el fútbol ha sido el Mirandés.

El gran pelotazo

Se acabó el culebrón. Javi Hervás ya es, oficialmente, jugador del Sevilla F.C.  después de un sencillo acto donde, afortunadamente, no tuvimos que ver al calvete vestido de palangana. El cordobés empezó el otoño cobrando lo que un maestro y recibirá al verano con un sueldo que ya quisiera un jefe de Estado. Desde BlanquiverdeBlog queremos felicitar a nuestro paisano y desearle todos los éxitos personales y deportivos imaginables, en el presente y en el futuro.

Por su parte, el club ha ingresado alrededor del millón y medio de euros, lo que ha supuesto la operación más rentable de la historia de la entidad, destrozando el anterior record que estaba en el traspaso de Juanlu Hens al Valencia. La directiva ha sabido jugar a dos bandas, Málaga y Sevilla, sabiendo que el valor añadido del jugador haría el trabajo sucio. A pesar de que la oferta del Málaga podría resultar más jugosa, la voluntad del jugador la hizo inviable. En el debe hay que apuntar que hasta los esquimales se han enterado de todos los detalles del inicio, nudo y desenlace del acuerdo. En próximas ocasiones, que las habrá, los responsables deberán tapar la boca de los agentes de los futbolistas, por irresponsables o impresentables que estos puedan ser.

Veremos qué nos supone este gran pelotazo. A tener en cuenta es que el Córdoba se está transformando en un genial escaparate para jóvenes que quieran hacerse un sitio en esto del fútbol y, sobre todo, asegurarse una jubilación de balneario en balneario. El cierre de negocio que ha traído esta crisis, del que todos nos alegramos, es el cementario de elefantes que teníamos en el Arcángel. Este dinero, además, supondrá la estocada definitiva al concurso de acreedores, que habrá que finiquitar en los plazos estipulados como muy tarde.

No obstante, nuestro presidente, mejor que nadie, sabe que todas las empresas que quieren crecer deben invertir parte de su beneficio. ¿Por qué no nosotros? Me consta que Luna Eslava está recluido buscando hasta debajo de las piedras algún refuerzo que pueda ayudarnos a dar el salto definitivo, pero su trabajo puede ser mucho más fácil si el tito Carlos le echa una mano en forma de cheque ahora que está claro que hay. Ya sabemos que la oferta aumenta con el parné. 

La inversión puede salir mala, regular o buena, incluso si así fuera nadie podría asegurarnos el ascenso, pero está claro que todos y cada uno de los que somos el Córdoba -aficionados, cuerpo técnico, jugadores y directivos- tenemos que hacer lo posible por que la pelotita siga entrando, o mejor, que entre más veces. 


domingo, 15 de enero de 2012

Yo tengo un sueño...


Parece que volvemos a las andadas. Dos derrotas y ya estamos haciéndonos el harakiri. Ni antes éramos tan buenos ni ahora tan malos... El gol es cuestión de rachas, y, siendo optimistas, hay que agarrarse a lo positivo con relación a hace unas jornadas: la irrupción de Caballero y Fede Vico, la realidad de Fernández y Fuentes como grandes laterales, el espectacular cambio a mejor de Alberto García, el asentamiento de un bloque defensivo que nos hace ser el equipo menos goleado de la categoría, el descubrimiento de Borja como goleador, y de López Garai como canalizador defensivo, y, lo que es muy importante, el devolver la ilusión a los canteranos, que ahora saben que tienen posible una oportunidad.

Veamos la botella medio llena y no medio vacía. Por supuesto que tenemos carencias, propias de un Club arruinado y una plantilla corta y barata, pero estamos luchando con algo más que dignidad. Paco está sabiendo exprimir al máximo a los jugadores, pero, obviamente, no podemos competir de igual a igual con clubs como Depor o Valladolid, y, aún así, estamos cerca, muy cerca...

No seamos cenizos, sino positivos. Ahora más que nunca hay que apoyar al que acierta... y al que falla. Todos corren, todos luchan, todos se dejan el alma... aunque por desgracia no tenemos ningún Messi, y, estamos cercados por la cartera de otros clubs que van a dejarnos en cuadro a cambio de sanear nuestra economía.

Creamos bastante más ocasiones de gol que a comienzos de temporada, aunque el punto de mira lo tenemos mirando a Cuenca. Yo creo que a los de arriba les sobra el miedo a fallar. En el uno contra uno, a Pepe o Patiño les entra un chungo que hay que hacerles mirar. Lo digo en serio...

Las lesiones nos han lastrado. Nuestro principal referente arriba ni está ni, de momento, se le espera. En los dos últimos partidos hemos dado una magnífica imagen. En Cornellá nos sobraron dos minutos y en Murcia nos expulsan a un jugador casi antes de empezar el partido...

No hagamos un drama de esto. Por una vez, no seamos derrotistas. Por una vez, vamos a sacar pecho y no a encoger los hombros. Por una vez, no seamos victimistas. Por una vez, miremos adelante y veamos que estamos tocando con los dedos a los de arriba.

Voy a contarles algo y créanselo... Hoy, 15 de enero de 2012, NO FIRMO EL JUGAR LA LIGUILLA. Quiero más. Yo tengo un sueño y quiero que se cumpla...

sábado, 14 de enero de 2012

La solución es Borja

El día que el club anunció que Charles se había lesionado todos nos echamos a temblar. La delantera quedaba huérfana de su hombre gol para choques cruciales como la eliminatoria ante el Espanyol y los partidos de Girona y Murcia. Nuestros temores eran totalmente fundados: me atrevo a decir que con Charles hubiéramos pasado la eliminatoria y además no hubiéramos perdido hoy.

Que nadie piense que estoy haciendo una crítica feroz y despiadada a Patiño y Pepe Díaz. En absoluto. Ambos delanteros son indispensables para nosotros y nos ayudarán a conseguir el objetivo, pero jugando juntos la vanguardia carece del equilibrio necesario. Una delantera no puede vivir solo de la presión y de los buenos movimientos en segunda línea, algo que ambos hacen a la perfección. Firmaría Don Perogrullo, pero un ataque necesita del gol y en esta asignatura ambos suspenden claramente.

No será la última vez que esta situación se repita. Desgraciadamente, preveo que Charles se perderá bastantes partidos por lesión de aquí a final de liga. Es más, acaba de poner un tuit donde se puede leer que no estará contra el Celta -Estoy trabajando con los fisios para estar este domingo, pero lo más importante es que vuelva a tope y no volver y recaer de la lesión-. 

Hay por tanto, tres alternativas a este problemón. La primera es que Carlos González fiche a algún delantero determinante, la cual desechamos por la dificultad de conseguir aquello del bueno, bonito y barato, y más en enero. La segunda es darle más bola a Balsas, algo que Paco parece descartar. La que yo propongo, metiéndome a entrenador de barrio, es situar a Borja de segundo punta. El madrileño tiene calidad, inteligencia, visión de juego y, sobre todo, gol. La única jugada de buen delantero de hoy ha sido obra suya, en el maldito 88. Las bandas no quedarían huérfanas con Silva y Vico, con Quero de sustituto. Alguien puede proponer alguna otra solución, como jugar con un solo punta, pero ¿y quién mete los goles? Pato y Pepe han demostrado que necesitan cinco para meter una y un equipo que aspira a todo no puede permitirse eso y más cuando los rivales cuentan con Ulloas, Guerras y Rodrígueces. 

Pero hay muchas lecturas positivas del partido de hoy. Una es que nuestro perseguidor seguirá siendo eso durante toda la liga. El Murcia no debe ser un rival, visto lo visto hoy. Otra es que los de arriba han demostrado no ser infalibles, perdiendo puntos en casa en encuentros en teoría más fáciles que el nuestro. Y la última y más importante es que, por enésima vez, este equipo ha demostrado una capacidad de entrega, lucha, fe y orgullo que no se ha visto en Córdoba nunca. Si alguien duda que este equipo va a estar peleando una de las seis plazas con los seis gigantes, es que no tiene ni idea de fútbol.

viernes, 13 de enero de 2012

El buen perdedor

El Córdoba no supo ganar el partido de Cornellá porque sigue siendo un equipo perdedor. Antes de que me salten a la yugular los ultras de ayer y de hoy, les pido que me dejen explicarlo. Nuestro equipo lleva cuarenta años vagando por la derrota, desolado y olvidado por casi todos, incluso por los más cercanos, sus conciudadanos. El Córdoba ha sido durante esta oscura travesía por diversos infiernos como la segunda B y la tercera, un perdedor en toda regla, donde cada victoria que llevarse a la boca era acompañada por multitud de fracasos de todo tipo. Este sino no se cambia, como comprenderán, de la noche a la mañana. 

No obstante, el devenir de nuestro club durante esta temporada rematado con lo ocurrido durante toda la eliminatoria contra el Espanyol no cuadra con esta lectura aciaga de nuestra historia más reciente. La noche del miércoles no solo aceleró corazones y recortó uñas, sino que endulzó las plumas de los que seguimos a este equipo. Pude leer sentidas crónicas como la de mi amigo Fran Habas, reflexiones emocionantes como la de Mario en su Cajón Desastre o un lírico Collage de sensaciones de Pineda. Nuestro Córdoba ya no es el vencido olvidado, se está convirtiendo en el perdedor del que se escriben historias.

Mi amigo Paco utilizó el cine para realizar un acertado símil en la previa del Espanyol-Córdoba y me apetece seguir su ejemplo para analizar el post partido, que quizás me sirva para pasar página definitivamente y poner mi vista en dirección a la liga, rumbo al soñado ascenso. Este Córdoba me recuerda a la archifamosa escena en la que, al ritmo de "Gonna fly now", Rocky Balboa preparaba el combate contra el campeón, corriendo por las cochambrosas calles de Filadelfia, golpeando moles de carne sanguinolenta, haciendo flexiones en gimnasios de tercera, pero que terminaba superando cien escalones para llegar a la misma puerta del Museo del Arte, levantando los brazos con la motivación y la ilusión desbordada por su cercana oportunidad de tocar la gloria. Como todos saben, Rocky perdió a los puntos aquella pelea, pero la ganó a los ojos de todos. Tardó poco en tomarse la revancha y salir campeón, y es que solo hay un paso entre los perdedores que inspiran las crónicas y los ganadores.

miércoles, 11 de enero de 2012

Maldito 88

Otra vez fue el 88 el minuto fatídico para el Córdoba en octavos de Copa, si bien hoy no hubo un Sesmazo o sucedáneo, sino un pase sensacional de un magnífico pelotero como Verdú y una definición perfecta de Álvaro, que completaba así su hattrick y guillotinaba a los nuestros.

Sin embargo, donde el Córdoba perdió la eliminatoria fue en la primera parte, en la cual los blanquiverdes no se encontraron en ninguna de las líneas y encajaron tres goles que bien pudieron ser el doble. Es inútil personalizar el caos, porque solo Arias parecía mantenernos a flote. Una defensa totalmente rota, donde Prieto estuvo a punto de ver la roja y un Cerra que cada día es más sospechoso en este equipo, veía como Álvaro, Weiss y Sergio García, campaban a sus anchas y goleaban una y otra vez. Un medio del campo espectador de las rápidas transiciones de los pericos, que ni metía la pierna ni la pedía las pocas veces que la zaga recupera la pelota. Pero un cambio de timón de los que solo ocurren en Copa dio aire al Córdoba. Después de la entrada de Vico, Alberto Aguilar cabeceó a la red el injusto 3-1 en el minuto 40 y el descanso era celebrado por la parroquia blanquiverde como un milagro.

Paco recompuso las líneas a la perfección y se la jugó metiendo a Borja de carrilero derecho, a sabiendas que era mejor eso que jugar con 10. Antes de que pudiera verse una mejora, Pepe Díaz cazaba un mal rechace de Edgar a centro chut de Vico. Después de andar por el alambre, el Córdoba mandaba. El Espanyol acusó el mazazo, quizás recordando que la eliminatoria debió quedar sentenciada en la primera parte. Durante media hora, el Córdoba tuvo el pase en el bolsillo y se hubiera llevado el gato al agua de tener unos delanteros acorde al nivel del resto. Díaz y Patiño tuvieron en sus botas el empate que hubiera sido decisivo, visto que la energía de los pericos decaía exponencialmente. Aun así, la segunda parte de los blanquiverdes quedará en el recuerdo de la afición. Hervás, por fin, cogió el mando del partido y asistía una y otra vez, la defensa no pasaba apuros y las bandas volvieron a ser vanguardia. Solo vimos a Arias en los cinco minutos finales, los del arreón decisivo del Espanyol. En la primera acción, el boliviano salvó con una mano excepcional un tiro a bocajarro que Cornellá ya celebraba, y en la segunda, un mal saque suyo y quizás una salida a destiempo, ayudaron a Álvaro a clasificar a los blanquiazules. 

A pesar de la derrota, la Copa nos regaló otra noche inolvidable y el equipo volvió a demostrar que no se rinde nunca y que nada es imposible este año. No solo no se conformó con noquear a un primera, sino que mandó a otro a la lona, que se levantó en el último suspiro para lanzar un croché que resultó definitivo. Todo ello con bajas sensibles y con cansancio acumulado, pero con una fe en su propio estilo que pone la motivación a la altura de los campeones. Nunca una derrota tan dura tiene tantos matices para hincharse de orgullo. El cordobesista lo sabe y sabrá agradecerlo de aquí a junio, donde es posible que el uppercut mortal lo demos nosotros.

martes, 10 de enero de 2012

La Copa no se tira


Como amante del buen cine, recurro con frecuencia a revisionar una y mil veces algunas películas, y he buscado una con cierto paralelismo de cara a la previa del partido ante el Español. No soy yo muy dado a la épica, lo reconozco, y por tanto no he recurrido a Braveheart, porque tampoco se trata de ir a la guerra con la cara pintada, ya que, en ese caso, te la pueden volver del revés.

Una de mis preferidas es "El cielo puede esperar" (Warren Beatty - 1978). En ella, el entrenador de un equipo de fútbol americano, antes de comenzar la Super Bowl, arenga a sus jugadores: "Si ganáis este partido, será algo muy importante en vuestras vidas. El tiempo os puede quitar el dinero, los aplausos, e incluso la forma física, pero no la gloria de haber sido campeones".

En el fútbol, la matemática y la lógica no existen, y el alcorconazo así lo demuestra. Cada partido empieza con empate a cero y once contra once. Eso es lo único realmente cierto. Todo lo demás son suposiciones, presunciones de visionarios basadas simplemente en que en el 90% de los casos, el pez grande se come al chico. Y eso no es un teorema, sino estadística pura y dura, y, como ya sabemos, si una persona se come dos pollos y otra ninguno, la estadística dirá que tocaban a pollo por barba.

Puedo contar mil historias de partidos rompe-estadísticas, e incluso, en la Copa del Rey, tenemos el caso del Castilla, filial del Real Madrid, subcampeón en la temporada 1979-80.

La Copa no se tira. Eso sólo es cosa de Sergio Ramos, quizás por su falta de costumbre. Ni sé ni me importa qué jugadores compondrán mañana el equipo inicial del Córdoba. Sólo estoy seguro de una cosa: Serán once, y se dejarán la piel, porque, en contra de la opinión de muchos, estoy convencido de que llegar a cuartos sería un plus de motivación, muy superior al cansancio lastrado por el exceso de partidos.

Nuestros jugadores saben que el tiempo les quitará el dinero, la fama y la tableta de chocolate en el pecho, pero siempre les quedará la gloria de que un día, hicieron historia en la Copa del Rey.

El sábado, en Murcia, prefiero once futbolistas maltrechos pero contentos a descansados y cabreados. Porque ésta es nuestra oportunidad. En este caso, el cielo no puede esperar.

lunes, 9 de enero de 2012

Anatomía de un instante

Foto: Sergio Crespín
No voy a hablar del libro de Javier Cercas sobre el 23-F, pero si él le dio mil lecturas a un instante de aquel día, tantas que le sirvió para publicar un libro, permítanme que yo también juegue a escritor, aunque sea para una modesta entrada del blog.

Hubo un lance durante el Córdoba-Girona disputado ayer, que resultó ser crucial para el resultado final, tanto como el  gol de Borja. Corría el minuto 22 cuando el incisivo Moha llega al área porfiando con Gaspar que intenta, sin conseguirlo, hacer el trabajo de Cerra, quien ve como la asistencia del marroquí se cuela entre sus piernas y entre las de Prieto. En ese momento el balón está a un metro de Jandro y el Arcángel espera que el asturiano nos ajusticie como otras veces. Sin embargo, el punta es estorbado por Fuentes, pero sabe salir airoso del entuerto regalándole el gol a Juanlu Hens. La mitad de los asistentes, aquella que no se tapó los ojos para no ver una vez más como nos goleaba un ex, pudo observar como Fuentes llegaba a tiempo de vencer el duelo de Hens con el gol, salvándolo en la misma línea.

Un observador imparcial no vería aquí más que una buena acción defensiva, un error del atacante o ambas cosas. Pero la jugada tiene una lectura simbólica que no quiero dejar pasar. Como todos sabemos, aunque Hens y Fuentes se formaron en la cantera cordobesista, están siguiendo caminos muy diferentes. El fuentepalmeño debutó allá por 2002. Su progresión fue meteórica y con solo 17 partidos de blanquivede (10 de ellos perdidos), fue traspasado al Valencia por algo más de 50 millones de las antiguas pesetas, en la que quizás es la operación más lucrativa de la historia del Córdoba hasta la fecha. Juanlu tocó su cima llegando a internacional sub-19 y debutando, de forma efímera, en primera con el equipo ché en 2005, después de una larga espera en el filial. Sin embargo, su escasa formación en la categoría de plata, acompañado de su precipitado traspaso, supusieron un peso demasiado grande en su carrera. Después de su andadura por el Mestalla, Juanlu vistió las camisetas de Lleida, Hércules, Granada 74, Tenerife y ahora Girona, todos equipos de segunda y tercera fila, que se antojan modestos para lo que el chaval prometía. Por su parte, Juan Rafael Fuentes juega la tercera temporada en el Córdoba, todas en segunda y en todas titular habitual, sumando 72 partidos con el de ayer. Su crecimiento es indiscutible, pasando de ser un tímido lateral a un valiente carrilero, cuyas invasiones del área contraria suponen una de las armas más importantes de este Córdoba de los milagros. En el terreno personal, él mismo ha confesado recientemente que "Es un lujo poder tener aquí a mi familia, mi novia y mis amigos", lo que no hace pensar que vaya a volverse loco con las ofertas que ha recibido de Getafe y Granada. Todo hace indicar que si su progresión sigue como hasta ahora, terminará saliendo, pero con una base mucho más firme que la de otros de sus compañeros precedentes, acercando el éxito en sus expectativas.

Aquí tienen dos ejemplos contrapuestos para un mismo objetivo, triunfar en el fútbol. Ojalá cierto centrocampista se sentara a reflexionar un rato sobre este y otros ejemplos similares ya que, quizás, le ayude a acertar en su decisión. Pero sea cual fuere esta, es vital que la tome de inmediato y se centre en lo deportivo, porque del cerebro que hay debajo de esa calva, no solo depende su carrera sino también buena parte de la suerte de nuestro Córdoba. Esperamos que ni uno ni otro, se queden en promesas. 

domingo, 8 de enero de 2012

De cuando las duras se vuelven maduras

Caballero, en un dulce estado de forma
              Foto: @luisalguacil (cordobadeporte.com)
Necesitaba el Córdoba estar a la altura de los gallitos que amenazaron con un fuerte demarraje durante el fin de semana, aliviado por el empate mañanero del Almería, nuevo dueño de la fatídica séptima plaza. 

El jueves apostó Paco por la liga, pero hoy sus chicos parecieron envidar a otra mano. El descansado centro del campo no tuvo el liderazgo de otras veces, principalmente Hervás, más pendiente de salir en los cromos Panini el año que viene que del partido. Fue Caballero, titular y goleador en copa, quien dio a la media blanquiverde el acelerón necesario para estar a la altura. El Girona, aseadito atrás y a la contra, puso en graves problemas durante todo el partido a Alberto, de nuevo sublime. Moha y Nieto superaban a Cerra una y otra vez, poniendo en aprietos al pelirrojo, aunque fue la ayuda de Fuentes la que nos libró del gol en el 22, al sacar bajo palos un tiro de Hens, que ya cantaba gol. Y del 0-1, como suele pasar, pasamos al 1-0. La diferencia es que en esta temporada el truque nos suele beneficiar. El omnipresente Caballero le robó la cartera a Moha dentro del área, que respondió haciéndole penalti, convertido por Borja a la segunda.

En la reanudación todo seguía igual. Alberto García seguía demostrando a la parroquia por qué es titular, ganándole un mano a mano al incisivo Nieto, incomprensiblemente sustituido minutos después. Al igual que Caballero, que se marchó con cara de pocos amigos, a sabiendas que era Hervás el merecedor del banquillo. Quizás Paco pensó que el gaditano necesitaba un respiro tras el fantástico partido de copa, como así pasó con Borja, desdibujado y cansado desde el inicio. Aun así, los cambios dieron un nuevo aire al partido. Alberto Aguilar achicó él solito al Girona, con ayuda de Garai que pareció aplaudir el cambio de pareja, y Vico fue, de nuevo, un quebradero de cabeza para la defensa rival. El canterano ya se cansó de llamar a la puerta, así que ha pasado a patearla. De justicia sería verlo de titular en Cornellá, ya sea por el agotado Borja o por el, hoy, perdido Quero.

Con Aguilar de jefazo, y casi goleador -el palo devolvió un testarazo suyo a centro de Vico-, el Girona solo llegó una vez. Óscar Díaz no consiguió un empate que hubiera sido merecido, mandando la pelota a un palmo del poste derecho de Alberto, en el minuto 92, sin tiempo para la respuesta.

La victoria debe diluir las dudas de Paco, si las tiene, para sacar toda la artillería en Cornellá, donde la motivación blanquiverde será total. Esa que hoy nos ha faltado, afortunadamente sin daños graves, a pesar de que la mayoría del equipo no había competido en la inolvidable noche de Reyes.

viernes, 6 de enero de 2012

El nacimiento de un cordobesista

Hola, me llamo Antonio, estoy en 4º y tengo 10 años. Mi papá me dijo el otro día que si prefería ir a ver al Córdoba al estadio en vez de comprar el roscón y le dije que sí. Es la primera vez que por fin me lo ha dicho, porque mi papá nunca me lleva al estadio, porque dice que vale muy caro y hay crisis y que el Córdoba son muy malos. Mi papá es del Madrid y yo del Barsa, porque está Messi y por llevarle la contraria a mi papá como dice él. ¡Ah! también soy del España, que siempre gana, aunque dice mi papá que eso es ahora.

En mi entrada pone Fondo Sur y estoy justo detrás de la portería. Antes de entrar el portero me ha abierto la bolsa de chucherías, yo he estado muy atento a ver si se llevaba alguna, pero no. Ha estado muy guay cuando han salido los jugadores a calentar y han saludado a todo el estadio que estaba ya lleno. Yo no he podido llamarlos por su nombre porque no los sé. Mi papá se ha enfadado cuando el hombre ronco del altavoz ha dicho los jugadores que van a jugar, porque dice mi papá que hay uno que quiere el Madrid que quería verlo, pero el entrenador no lo ha puesto y en su lugar ha puesto a los suplentes. Una de las cosas más bonitas ha sido cuando toda la gente se ha puesto a cantar una canción muy bonita y a levantar las bufandas. Yo he levantado la mía que es amarilla, pero bueno, y si llego a saberlo hubiera traído escrita la canción, que dice mi papá que es el himno del Córdoba.

El otro equipo es el Español y jugaba con una camiseta muy rara. Son de primera, pero no han jugado mejor que el Córdoba, que es de segunda. Ha sido una pena cuando han marcado un gol, porque el portero del Córdoba no sabía donde iba la pelota y se ha vuelto un poco loco y uno de los del Córdoba se ha metido el balón él solo. Uno tonto del Español ha querido que nos creamos que lo ha metido él y ha salido corriendo y ha hecho algo con la mano que a la gente no le ha gustado porque le han dicho muchas palabrotas.

En el descanso nos hemos comido el bocadillo de tortilla que nos ha hecho mamá, pero mientras hemos visto unos cohetes que han tirado desde detrás del estadio. Los Reyes Magos que han venido también al partido han tirado algunas pelotas, pero eran de esas malas de 1 euro y yo no he ido ni a por ellas. 

La segunda parte ha sido lo mejor. No sé ni la de veces que he cantado uy. El primer nombre que me he aprendido ha sido el de Fuentes, porque ha llegado cerca mía muchas veces y he podido leerle la camiseta. El árbitro ha pitado penalti para el Córdoba y ha expulsado al portero de ellos, aunque no le ha dado al del Córdoba que yo lo he visto bien. A lo mejor por eso lo ha fallado después. Mi papá decía que era una pena y que el partido hubiera sido otro, pero yo seguía viendo lo mismo, el Córdoba siempre tenía la pelota como el Barsa, y siempre jugaban cerca de nosotros. Así hasta que hemos metido un gol que ha sido muy emocionante porque el portero de ellos casi la saca. Lo mejor ha sido después cuando hemos metido otro gol, este todavía más bonito. No sé quien lo ha metido pero ha sido Fuentes otra vez el que ha llegado hasta casi donde estábamos nosotros y ha dado un pase. Entonces ha sido lo mejor porque yo me he subido al asiento y me he puesto a saltar como un loco, o eso decía mi papá, que me había vuelto loco. Después hemos hecho la ola por lo menos 5 veces y al final casi metemos el tercero.

Cuando salíamos le he dicho a mi padre que si puedo cambiar la carta de los Reyes y pedirle una bufanda del Córdoba y la camiseta de Fuentes. Me ha dicho que no, porque ya no les va a llegar la carta a los Reyes, pero que si sigo queriéndola en verano, en vez de la camiseta me saca el carné para ir a ver al Córdoba todos los domingos. Me he puesto muy contento porque ya estoy deseando que llegue el verano y más cuando he descubierto en el bolsillo del abrigo la bolsa de chuches toda entera, se me había olvidado que estaba ahí. Dice mi padre que deje el internet y que me vaya a dormir que si no no van a entrar los Reyes en mi casa, pero antes voy a mirar contra quien juega el Córdoba la próxima vez. Es contra el Girona, el domingo. Voy a ver contra quien juega el Barsa...bueno no, ya lo miraré mañana mejor.


miércoles, 4 de enero de 2012

Chaval, hoy tranquilo, que te pones muy nervioso

En cada partido de Copa que jugamos en nuestro reino, un vecino anónimo de grada siempre me repite: “Chaval, hoy tranquilo, que te pones muy nervioso”. Lo hace sintomáticamente al verme, todas y cada una de las veces que disputamos el torneo del ko como local, pero jamás se dirige a mí en liga.

Trataré de seguir el consejo de este compañero de movidas, pero tendré que buscar algo que me distraiga del fulgor de la batalla desde los prolegónemos. Es posible que me ayude ponerme la blanquiverde desde por la mañana temprano como en los grandes días. Echar un vistazo a la prensa y las redes sociales para ver como se levanta el resto de la tropa. Mirar el reloj una y mil veces. Repasar la letra de Queco como si hiciera falta. Contestar por la calle un par de veces "Sí, a las ocho contra el Espanyol". Acercarme a la tienda del centro para ver como la cola llega a la iglesia. Subir a charlar un rato con Toni Cruz. Tranquilizar a mi madre recordándole que ya eliminamos a otro primera. Explicar por enésima vez a mi padre que los goles en campo contrario valen más en Copa. Echarme una siesta para que pase el tiempo. Coger la bufanda. Hacerme un bocadillo de lomo que no sé si tendré gana de comer. Darle un beso a mi hijo de ocho meses y explicarle que pronto podrá acompañarme al fútbol, y otro a mi mujer como respuesta a su "¡Suerte!". Partir hacia el Arcángel una hora antes, caminando despacio. Escuchar los comentarios que, mientras me adelanta, hace la gente sobre el partido y metiéndome en alguno aunque no me llamen. Levantar la cinta de la Policía para pasar por debajo y rezar para no meter el pie en ningún agujero del Arenal. Alegrarme por ver la taquilla a rebosar. Seguir hasta la puerta del fondo sur porque la del norte está abarrotada. Indignarme porque me registran en mi propia casa y además mal, porque cuelo la lata de refresco. Coger un par de periódicos si es que quedan. Subir tanteando esas diabólicas escaleras tan desiguales. Empaparme del rumor del pasillo tras la grada. Enfilar mi vomitorio y pararme diez segundos para ver cómo está el estadio. Excitarme porque lo veo rozando el lleno, como casi nunca. Saludar a mis padres y a mi hermana chica que ya han llegado. Subir hasta el palomar de la preferencia donde tengo mi asiento. Saludar a mis compañeros de sector y a mi hermana mayor que siempre llega al filo del pitido inicial. Levantar la bufanda y cantar el himno con la voz bañada en emoción. Aplaudir a los míos cuando corren hacia preferencia después de hacerse la foto. Agradecerle a mi abuelo que me hiciera cordobesista. Escuchar a mi vecino decir “Chaval, hoy tranquilo, que te pones muy nervioso”.

No sé si podré hacerle caso, ¡qué demonios!, no quiero. La Copa es fútbol y el fútbol son sensaciones. Ya me tranquilizaré en casa con un Glenfiddich y tres piedras de hielo, mientras leo la crónica de mi amigo Fran Habas y busco el resumen en internet. Pase lo que pase, tiene pinta de que mañana será un gran día, de esos que rellenan la estantería de los recuerdos. ¡Viva la Copa!

martes, 3 de enero de 2012

Nunca es tarde...

...si la dicha es buena. Parece que el club ha retomado la idea de sacar abonos de segunda vuelta, pero con matices. La noticia saltó en Diario Córdoba, boletín extraoficial del Córdoba CF. La idea consiste en sacar un bono de 8 partidos solo en fondo sur a 100€. Si no se mira la letra pequeña todo es correcto y deberíamos dar otra palmadita a los jefes, pero hay un grave problema: se dejan fuera dos partidos, Cartagena y Hércules.

El partido del Hércules será, al 99%, día del club por lo que todos tendremos que pagar. Pero, ¿cómo se le explica al futuro "semiabonado" que no podrá entrar el día del Cartagena? BlanquiverdeBlog ha movido algunos hilos y la respuesta que ha encontrado es "para evitar perjudicar a la gente que se abonó desde el principio". 

La intención es muy buena, mostrar respeto por el abonado fiel desde el minuto 1 es de alabar. Sin embargo, el éxito de esta buena iniciativa dependerá muy mucho de ese partido de marras. Estoy seguro de que, en general, el abonado entenderá que 100€ es un precio razonable para ver la segunda vuelta en el fondo sur, a excepción del partido del Hércules, en el cual todos tendremos que pasar por taquilla. El cordobesista bueno lo que quiere es ver ese fondo sur vibrando con el juego del equipo y no asientos vacíos, y si esto además supone una buena inyección económica, mejor.

Sea como fuere, desde BlanquiverdeBlog aplaudimos la idea, a pesar de que haya que limarla para que sea un éxito absoluto. Con más gana que nunca, esperamos la opinión del abonado tanto en los comentarios de la entrada como en las redes sociales. Quizás estos ayuden a los jefes a tomar la decisión correcta, sea la que sea.

lunes, 2 de enero de 2012

En busca del tanga perdido

Allá por septiembre de 2006, el club anunciaba la creación de una marca de ropa propia a la que denominó CCF. Una vez cumplió el contrato con Umbro, la propia entidad empezó a gestionar todo lo que rodeaba al diseño, distribución y venta de camisetas y ropa de entrenamiento a unos precios algo menores que la media nacional. La marca siguió creciendo y expandiéndose por toda la provincia gracias al buen trabajo del departamento de marketing. Poco a poco, fue naciendo toda una amplia gama de cachivaches, el técnicamente llamado merchandising: llaveros, gorras, gorros, ropa interior, carteras, mochilas, sonajeros, biberones y un larguísimo etcétera, que culminó con el nacimiento de nuestra mascota, Koki, todo un éxito entre pequeños y mayores. Así las cosas, la evaluación general del cordobesismo sobre la marca CCF raya el sobresaliente: nunca se han visto tantas camisetas del Córdoba por la ciudad.

Sin embargo, los nuevos dirigentes llegaron con la intención de cambiar las cosas. El presidente comentó en verano, públicamente, que los niños preferirían vestir una camiseta Nike o Adidas, algo que es indemostrable. Es más, los padres, que son los que tienen que comprar la camiseta, estarían en desacuerdo al tener que desembolsar unos 20 ó 30 euros más por la blanquiverde. Desde entonces se ha hablado poco sobre el tema, evidentemente ahogado por el buen hacer de los deportistas. Quizás González y su equipo han cambiado de opinión cuando han comprobado la rentabilidad de la marca: la entidad compra una camiseta a 14€ y la vende a unos 50. No hace falta ser catedrático en Economía para entenderlo.

Pero hay algo que no cuadra y que es más evidente, si cabe, en estas fechas donde el consumo aumenta exponencialmente, y es que el aspecto de las tiendas oficiales se asemeja más al de un negocio en los últimos días de liquidación que de otro en temporada alta de ventas. La falta de género es especialmente sangrante en merchandising. ¡Qué difícil ha sido para mí cumplir en estas fiestas con mis amigos invisibles! Para encontrar una toalla de Koki hemos tenido que rastrear todas las tiendas oficiales para dar con la última que quedaba. También ocurre en otros establecimientos: el otro día me pasé por el Corte Inglés y en el perchero había dos camisetas mal puestas, cuando en otras ocasiones la zona CCF ocupaba un espacio cinco veces mayor. Sus majestades los Reyes Magos tienen que estar terriblemente enfadados al no poder satisfacer la demanda de buena parte de los cordobesistas.

¿No estamos perdiendo dinero con la falta que nos hace? ¿No se debería aprovechar la magnífica racha de resultados del primer equipo, también en este campo? Me da pena que esta marca que hemos llegado a sentir como nuestra desaparezca, una idea que ha tenido éxito gracias al buen hacer de mucha gente. Aquí ya lo decíamos desde mucho antes de que llegarán los nuevos dueños. Eche usted bien las cuentas, sr. González, no vayamos a tirar por la borda el trabajo de cinco años.