domingo, 23 de diciembre de 2012

Turrones amargos

He dejado pasar seis horas, aunque frío aun no está mi ánimo. Hoy no ha sido un día más en el Arcángel. Mucho me temo que será el inicio de una tendencia, espero que positiva, aunque también puede serlo a la inversa. No pienso dedicar ni un segundo a hablar sobre lo que ha ocurrido en el verde, porque no ha habido competición. Me interesa mucho más la respuesta que ha dado hoy el Cordobesismo.

La afición ha mostrado su malestar de forma altisonante de varias maneras. Algunos han criticado, probablemente con razón, que se hayan coreado con sorna ciertas jugadas del rival. Los que comparten esta idea han calificado a la afición de inmadura y variable. Incluso algunos, los menos, han culpado a los que se sientan en la grada como los principales culpables de nuestra eterna caminata por el desierto.

Sin embargo, parece que el sentir general no ha sido este a tenor de lo escuchado en el estadio. No me refugio en la mayoría, no es mi estilo. Lo que voy a decir es de cosecha propia, como todo lo que escribo tanto aquí como en Twitter, como en cualquier otro sitio. No tengo más razón que la mía y no busco adeptos a una causa que no existe.

Hoy los futbolistas no han defendido mi camiseta. No es que hayan jugado mal, no hayan estado acertados o hayan sido superados por el rival. No. Hoy los futbolistas no han competido. Para mí es imposible, no entra en mi entendimiento, aplaudir a unos señores que deciden no dar toda su energía por mi escudo, no por amor ni fidelidad, sino por profesionalidad. Algunos dirán que así perjudico a mi equipo, pero yo no estoy en absoluto de acuerdo. La afición debe ser la guardiana de la camiseta y el escudo, y la forma que tiene de llevar a cabo su misión es quejarse y criticar actitudes como la de hoy. Aquí no sobran cordobesistas, aquí lo que sobran son ciertos comportamientos de peloteros que se creen dioses porque se quedaron sextos la temporada pasada. Hoy los futbolistas han salido de paseo al Arcángel. Eso lo ha visto todo el estadio, incluso los que han aplaudido hasta el final.

Muchos dicen que son los mismos que jugaron en Huesca o contra el Barcelona, y que entonces no se le pitó. Exacto. Yo añado que tampoco se les pitó cuando se perdió en Almería o incluso contra el Hércules, porque lo pusieron todo para ganar. Hoy no ha sido el caso y la afición, que no es tonta, lo ha recriminado. Estos son los mismos futbolistas que acojonaron al Barcelona y que han demostrado que saben jugar bien al fútbol. Hoy no han querido, no hay más. 

Probablemente no sea justo pitar a Alberto, pero también es probable que Saizar merezca una oportunidad. Berges tampoco es el único culpable de que estemos, otra vez, en zona de nadie. No obstante tendrá algo que ver en que la motivación y regularidad del equipo son iguales de caprichosas que el Guadiana. Y así podríamos seguir. Desgraciadamente, los que tienen que sacar las castañas del fuego son los profesionales, y hay que exigirles que se comporten como tales. Es sensato que se recuerde que somos nosotros los que pagamos, los que realizamos mayores esfuerzos por estar en el barco y, sobre todo, los que sentimos esto como nuestro. Porque es nuestro, por mucho que las acciones las tenga el jeque de turno.
 
No quiero terminar de forma tan amarga un año tan bonito. Quiero mandar un abrazo a todo el que ha sufrido hoy en el estadio, porque eso significa que esto le importa. Nos veremos en 2013, estemos donde estemos. 

jueves, 13 de diciembre de 2012

Crónicas para mis hermanas

Hola Patricia. Hola Ángela. Sé que lo habreis pasado mal a 200 km del Arcángel, pero las obligaciones laborales son eso, obligaciones. Como hay muchas cosas que no habeis podido ver por la tele, no os preocupeis, que yo os las voy a contar.

martes, 11 de diciembre de 2012

A mi hija y su "corazón partío"

Sé, hija mía, que esta noche te costará dormir. Es curioso cuánto tarda en llegar un día importante, que, después, pasa igual de rápido que un pestañeo. Hay quién sigue creyendo que los días especiales tienen las mismas horas que los normales, pero tú y yo sabemos que eso no es cierto. Alguien con mucho poder, los recorta para que, así, comprimidos, sean como una esencia. Mañana será uno de esos días.

Y es que tu, Luna María, has tenido la suerte de nacer en la generación del mejor equipo de la historia. Tu uso de razón coincidió prácticamente con la irrupción del futbolista más genial de todos los tiempos que tanto tú, como yo, hemos tenido la suerte de disfrutar.

No has vivido, por tanto, aunque yo me he encargado de contártelo mil veces, la época en que el Córdoba fue grande. Te reiste cuando, por primera vez, te conté que un año quedamos por delante del Barça en la liga. ¡Pensabas que era una mentira... y de las gordas!. 

Lo has tenido fácil. Desde pequeña, siempre has sido del Barça, y, por ello, te has malacostumbrado a ganar casi siempre, y eso no tiene ningún mérito. Con tu edad, tu padre se mojaba, pasaba frío o calor un domingo tras otro en aquel ruinoso e inhóspito cemento de la Preferencia del antiguo Arcángel, ese que tú no has conocido; animando al Córdoba, sufría -mucho-, y se alegraba -poco-; y, en definitiva, iba curtiéndose día a día hasta licenciarse en cordobesismo. Para tu padre, y tu lo sabes, el Barsa es un segundo plato, un plan B, y el Córdoba, es más que un Club, mucho más... es un sentimiento, una forma de vida, o, mejor, una vida...

Sé que, poquito a poco, quizás por contentarme, has ido cambiando un pelín lo blaugrana por lo blanquiverde, lo fácil por lo difícil, el placer por el dolor... Es señal de que te estás haciendo mayor, y, con ello, tu cabecita empieza a estar mejor amueblada. Has ido haciendo acopio de camisetas de tus dos equipos, hasta llegar a lucirlas ambas con orgullo. Pero mañana, es el día en que tu corazón decidirá. Que nada ni nadie coarte tu decisión. Ese que late te va a decir, sin que se lo preguntes, con quién vas, y tu padre no va a sentir decepción por el hecho de que te decidas por uno o por otro. 

Tengo la seguridad de que elegirás bien, y la esperanza de que te abraces a la causa de los sufridores, de los pobres, de los pequeños, por encima de los ganadores, de los ricos, de los grandes... Ellos ya tienen millones y millones de seguidores. Para nosotros, al contrario, uno más es un tesoro, un tirachinas con el que luchar contra los cañones enemigos.

Es la diferencia, cariño, entre la apuesta fácil y la pasión infinita. La primera apenas dura; la segunda no morirá aunque tu lo hagas, porque se transmite de generación en generación. En esta noche, parecida a tus, hasta ahora, doce noches de Reyes, duerme con la ilusión de que mañana será un día maravilloso, de que mañana descubrirás quién, de verdad, te duele, de que mañana, en definitiva, comprobarás de lo que son capaces de hacer once hombres ante once superhombres.

En definitiva, que tu mayor ilusión sea seguir teniendo ilusiones, y, para eso, más vale mirar de abajo a arriba que de arriba a abajo. Te quiero.

Papi

Paco López-Cordón V.
@mushocordoba

Esto es fútbol, chiqui

Hola, chiqui, ¿cómo estás?. Sé que estás deseando de que lleguen las 20 h de mañana por la tarde. Yo también. ¿Sabes? has hecho bien en pedir a los Reyes ir con papá y mamá a ver al Barça. Es una oportunidad que no sabemos cuando volverá y hay que aprovecharla. También imagino que te asustaste cuando Messi se lesionó la semana pasada contra el Benfica y que suspiraste cuando nos informaron de que solo había sido un golpe. Más contento te habrás puesto cuando has sabido que Tito lo ha convocado para mañana. A él y a todas las estrellas, excepto Valdés (ya te lo esperabas porque sabes perfectamente que no juega la Copa) e Iniesta, al que todos teníamos ganar de ver en el Arcángel. Él se lo pierde.

lunes, 10 de diciembre de 2012

Amapolas aparte

Durante la temporada pasada llegó a mis manos este artículo escrito por Marcos L. Bacariza de moiceleste.com. En resumen, Marcos decía que Garai "se hizo más presente cuando se ponía delante de los micrófonos en A Madroa que dentro del terreno de juego". Yo, como pueden ver en los comentarios como R.J.L., corrí a defender al nuestro, al menos a explicar mi versión de la historia ya que, aquí, no solo se dejaba ver en la sala de prensa o redes sociales, sino también, y muy bien por cierto, en el verde.

Cuando el equipo entró en una mala racha de juego y resultados, coronada con la derrota en Alcorcón que hacía peligrar el sueño de meternos arriba, el señor Garai escribió un tuit donde nos invitaba a disfrutar de una trayectoria que no habíamos podido vivir en décadas. Desdichado de mí, le pedí que explicara mejor sus palabras porque nadie mejor que nosotros sabe que llevamos navegando en la basura desde hace 40 años. Por MDs todo quedó aclarado y, simplemente, llegué a la conclusión de que yo había sido un mal pensado. A esa misma conclusión también llegaron muchos seguidores en Twitter, que me lo hicieron saber de diferentes maneras, unas más conciliadoras que otras.

Amapolas aparte, hoy el señor Garai ha vuelto a escribir "Estamos viviendo un par de años maravillosos que hacia mucho tiempo que no viviamos, y eso es para valorarlo y disfrutarlo".

Señor Garai, ¿usted es el más indicado para VOLVER a recordarnos la mierda que llevamos décadas tragando? ¿Por qué no tuitea algo similar cuando el equipo saca un buen resultado? ¿Quién le dice que no hemos disfrutado del pasado curso? Digo bien, del pasado curso, porque este está siendo uno más dentro de nuestra lamentable historia que usted se empeña en recordar. ¿No tenemos derecho a criticar cuando toca de igual forma? ¿Tendría usted la misma valentía en tuitearle eso a los seguidores de su equipo, el Athletic?

Señor Garai, usted se irá y nosotros nos quedaremos, sea cual haya sido nuestra historia antigua y reciente. Deje de darnos tantos consejos que somos nosotros los que llevamos aquí desde siempre. Dedíquese a jugar que lo hace muy bien e incluso a retuitear a todos lo que le idolatran, así no le hace daño a nadie. Aquí se le trata como a un dios por mucha gente, pero tenga cuidado que hay algunos que somos ateos en todos los aspectos de la vida y otros que saben diferenciar muy bien cuando alguien utiliza la demagogia como arma arrojadiza constante. Espero que nos veamos en las Tendillas al final de este año. Digo más, espero que nos veamos en las Tendillas años después de que usted se vaya de aquí. No lo dudo, ya que usted presume de ser cordobesista desde shiquetito.

domingo, 9 de diciembre de 2012

Sin alma

Ni a las 12, ni a las 18, ni a las -4. Ni con luz artificial, ni con luz natural. Ni en viernes, ni en sábado, ni en domingo. Ni con un portero ni con otro. Ni con un árbitro bueno, ni con uno malo, ni con uno tarjetero, ni con otro pasota. Ni contra 11, ni contra 10, ni contra 9. Ni con uno más, ni con uno menos. Ni con el campo lleno, ni con los de siempre. Ni contra el primero, ni contra el del medio, ni contra el último. Ni con Canal +, ni con Marca, ni sin tele. Ni dentro, ni fuera. Ni con un 9, ni sin 9, ni con un falso 9. Ni con Silva en la derecha, ni sin él. Ni con Abel "Horchata" Gómez, ni con Ayina...¿Ayina? ¿Ahora? Ni con Enzo, ni con Patiño. Ni con los Incondicionales cantando a Preciado, ni con los Brigadas cantando al Barcelona.

Sin brújula, sin líder ni dentro ni fuera del campo, sin oportunidades, sin ilusiones, sin futuro, sin gracia, sin tenerlo claro, sin saber qué hacer, sin manejar los tiempos, sin ganar desde hace un mes, sin dar para más, sin que parezca que hay signos de mejoría, sin defensa, sin medio campo, sin ataque, sin banquillo, sin cabeza, sin valentía, sin huevos, sin nivel, sin que las cuentas cuadren (véase mañana la junta de accionistas), sin una radio que diga la verdad, sin gol, sin luces, sin alma, sin nada.

Pero, no pasa nada. Viene el Barcelona. Oé, oé.

lunes, 3 de diciembre de 2012

¿Es caro ir al fútbol?

Quiénes me conocen y/o me leen, saben que nunca escribo al dictado de la mayoría, y que me importa bien poco que quiénes siguen mis artículos en este nuestro Blog, estén plenamente de acuerdo con ellos. Al contrario, prefiero más la división de opiniones que la unanimidad, porque es aquélla, y no ésta, la que crea debate, que es lo que en realidad me interesa: huir de la indiferencia y que se hable del Córdoba C.F.

Pues bien, en esta mi línea de escribir sobre un tema y proponer que exista discusión en torno a él, tengo que decir algo, bien alto y bien claro, aunque duela: el fútbol no es caro. Puesto que hablo del fútbol en general, cada cual puede circunscribir la frase donde le apetezca. Podemos referirnos a Córdoba, que es lo que nos afecta.

Creo que el precio para acceder a ver un partido de fútbol no puede medirse por el rasero de caro o barato, básicamente porque no es un elemento básico para la vida diaria de los ciudadanos. Caro puede ser el pan, la leche, una medicina concreta, el transporte público, la sanidad, la educacion... pero nunca el fútbol.

Quién paga -CCF-Barça-, el mismo precio por una entrada en Tribuna o Preferencia, que por llenar un carro en Mercadona, es, bien porque puede hacerlo, o bien porque es un inconsciente que antepone el capricho a la necesidad. Y quiero pensar que entre los 21.000 aficionados que -espero-, llenen el Estadio en la Copa, no habrá ningún insensato al que, a final de mes, al hurgar en su vacía cartera, una voz en off le grite "¡Qué has hecho, desgraciao!".

Repito, el fútbol, como un Ferrari, un Moët & Chandon, un Cartier, o un Picasso, no es caro, básicamente porque es un lujo y no una necesidad. Además, somos demasiado ventajistas, porque sólo nos acordamos de Santa Bárbara cuando truena, y de los precios cuando viene el Barça... y no cuando viene el Sporting, con entradas a cinco euritos, además, en un día no laborable, y en un partido bastante más trascendente para el devenir del equipo en competición que realmente importa.

¿Llegaremos a los 10.000 espectadores el domingo con precios de partido de Tercera?. Me permito dudarlo y eso que antes del pan tumaca debemos bebernos la sidra, pero parece que no hay vida más allá del Barça... Por tanto, quizás no sea tanto un problema de caro o barato, sino, simplemente de querer o no querer, de hacer el esfuerzo de ayudar a tu equipo, o ser un ventajista que sólo se llama cordobesista cuando viene el Barça.

Y me da la impresión que en el partido de Copa, ese a partir del cual parece que se acaba el mundo, va a haber mucho "blanquiverde" al que el himno del Queco le va a sonar a chino. Mirad a vuestro alrededor al cantarlo a capella, y comprobaréis que más de uno aprovechará para encender un cigarro, limpiar el asiento, o charlar con el de al lado. Para ellos el fútbol es barato. Les cuesta 100 euros cada 40 años.

Paco López-Cordón V.
@mushocordoba

martes, 27 de noviembre de 2012

Veinte minutos en el paraíso

Eran las nueve de las noche. Una buena contra permitió a Dubarbier controlar en el área y fusilar a Zubikarai. La pelota, tras rozar el palo derecho, besó las redes de la portería del fondo norte de Anoeta. La Real sacó la bandera de rendición incondicional, aniquilada por un Córdoba certero como nunca. 

En ese preciso instante comenzaron veinte minutos en los que el Cordobesismo pudo saborear la felicidad plena, sin miedos, sin lamentos, sin mirar el reloj. Después de los gritos y los abrazos de rigor, nos volvimos a sentar y cada uno dejó volar la imaginación a su antojo. Hubo algunos que imaginaron como a Messi se le pondrán los pelos como escarpias al escuchar al Arcángel cantar el himno, algo que no puede disfrutar en tal magnitud en su gran estadi. Otros se acordaron de los benditos afortunados que lo estaban viviendo en directo en una esquina de Anoeta y que estarán disfrutando de una vuelta sentados al lado de la gloria. Los hubo que abrieron una botella del mejor vino que tenía en su casa y brindaron por esta pasión que deja escapar briznas de la mejor miel entre tanta hiel. Alguno lloró de emoción recordando sinsabores pasados, presentes e imaginando los futuros. Los profesionales se acordaron del dolor del compañero cuyo padre falleció ayer.

No fue el partido más bello ni fino del Córdoba. La Real aprovechó un fallo del línea para anotar en fuera de juego y meternos el miedo en el cuerpo. Los vascos llegaban siempre un segundo antes, ganaban los rebotes y los balones aéreos. Nada pintaba bien hasta que Kiko empató con la jugada ensayada del falso fuera de juego que tantas veces hemos intentado. Cuando Duba acabó con lo que se daba, solo quedaba saber si ganaríamos el partido, algo que nos impidió una buena jugada de Estrada y Aguirretxe. Daba igual. El Córdoba alcanzaba los octavos de final por tercera vez consecutiva. Histórico.

Dentro de tres semanas el césped del Arcángel se llenará de estrellas. Sin embargo, los verdaderos cracks estarán en la grada, como cada quince días, llueva, haga frío o dé el sol de cara. Esos que hoy han podido disfrutar, por fin, de veinte minutos en el paraíso.

A los valientes que me representarán en Anoeta

Conozco perfectamente todas las sensaciones. 48 horas antes de montarte en el bus ya no existe otro tema con el que el cerebro pueda entretenerse. En la mochila guardas dos bocadillos más de los necesarios para la supervivencia, pero aun te sobrará alguno más porque siempre se pica de las viandas típicas de los infinitos y carísimos bares de carretera por los que se pasa. No falta el familiar, femenino por supuesto, que te recuerda que allí hace mucho frío, que te abrigues, que llames, que no te metas en líos que tú te lo tomas todo a pecho y que no se te olvide traerte la victoria de vuelta.

La noche de antes ya no duermes y te consuelas pensando que ya dormirás en el camino. Craso error. La adrenalina y los asientos infernales te lo impiden. No es necesario llevar calzoncillos si uno no quiere, pero desde que te montas en el autobús es una obligación vestir el uniforme de hincha: camiseta y bufanda. Te toque el compañero que te toque se inicia la retahíla de recuerdos, casi siempre bañados en lágrimas, sean de dicha o hiel. Luego se pasa al juego de "Los 50 entrenadores", en el que cada uno comunica a los demás la alineación que él sacaría, comenzando un entretenido debate que puede durar horas.

Cuando se vislumbra la ciudad de destino el cansancio acumulado se esfuma. Inevitablemente se inician los cánticos como si ya estuviéramos en la grada, el himno suena tanto que se oye desde fuera y los paseantes miran el autobús con una mezcla entre extrañeza y admiración. Al pisar territorio enemigo, es de necesario cumplimiento echarse una foto con el grupo, con todas las bufandas en alto. Yo estuve allí, que nunca nadie lo olvide.

Cuando el torno gira y entras al estadio, te invade una tremenda responsabilidad. Eres muy consciente del papel que juegas en la lucha y que todos y cada uno de los compañeros tienen los mismos sueños y también los mismos miedos que tú. Eres conocedor de la gran suerte que tienes de poder vivir en directo ese partido histórico, que puede decidir el destino del equipo de tu vida, de tu sangre. Sabes que tienes que dejarte la garganta, toda tu energía y exhalar el penúltimo aliento para empujar a los que visten los mismos colores que te corren por las venas.

Diferentes responsabilidades ineludibles me impiden estar con mi equipo en las gradas de Anoeta. Estoy seguro de que los valientes que se disponen en estos momentos a cruzarse España de sur a norte estarán a la altura. Que sepan que los envidio con toda mi alma, pero que la envidia que sentiré mañana a las 21.30 será mil veces mayor. Vuestro sacrificio merecerá la pena, pase lo que pase, pues no hay mejor inversión que los recuerdos. Disfrutad y hacedle sitio a la gloria en el bus de vuelta.


domingo, 18 de noviembre de 2012

Dos jaimitadas a la hora del Ángelus

Llegúe al partido con malas sensaciones. Llevo unos cuantos días sin creerme eso de que jugábamos ante el "colista". A mí no me dice nada la provisional posición de un equipo con un elenco de jugadores como el Hércules. Ni el golpe en la mesa de Ponferrada, me hacía tener ese feeling con el que suelo ir al Arcángel muy a menudo.

Era una sensación rara: el tiempo cambiante de lluvia y/o gafas de sol, la desmedida euforia de los aficionados, la hora... ¡la hora...!. Esa manía presidencialista de que vayamos al fútbol a la par que algunos rezan el Ángelus. No sé si los grandes toreros han bordado alguna faena de orejas y rabo por la mañana o por la noche. No, la hora taurina es las cinco de la tarde. La del fútbol, también, se ponga el Buda blanquiverde como se ponga. 

Ya está bien que las televisiones nos impongan horarios, pero, cuando no lo hacen, me parece vergonzoso que se arbitre por parte del mandamás, este horario inusual para jugar. Al menos, podría haber consultado a los abonados, para ver opiniones. Pero, como un régimen presidencialista que es nuestro Club, se ha impuesto por narices. Como las lentejas. Si quieres las comes...

martes, 13 de noviembre de 2012

Carta a Javi Hervás (III)

Hola, Javi, ¿cómo estás?. Espero que genial en lo personal porque en lo profesional supongo que muy jodido. Repasando un poco las estadísticas veo que solo has jugado 47 minutos en lo que llevamos de liga. Vamos, nada. 

Económicamente es otra historia claro, todos salimos ganando. Tú con tu vida solucionada y nosotros...bueno, Hacienda se llevó un buen pico con tu traspaso. Todo perfecto. Pero ambos sabemos que en la vida hay otras cosas además del dinero. Considerarse útil en el trabajo aporta una satisfacción que solo los que la hemos disfrutado la valoramos en su justa y gran medida. Y tú conoces esa sensación, porque aquí fuiste muy importante durante buena parte de la temporada pasada. Espero y deseo que sobrelleves bien ese vacío que debes sentir. No te escribo para echarte en cara nada, por supuesto. Mi opinión personal y la del resto de cordobesistas no deja de ser solo eso, una opinión, y como tal es discutible. Además, ahora que ya no estás lo que nos queda son el recuerdo de tus cambios de juego, tu clarividencia y la frescura que demostraste durante aquella primera vuelta.

El motivo de dirigirme a ti por tercera vez es muy sencillo: animarte a volver en invierno a esta que es tu casa. Ya has visto que estamos como un tiro. Cuando nos metamos en los play-offs, algo que es inminente, ya no los dejaremos escapar como pasó el año pasado. Imagina lo que sería un ascenso a primera con el Córdoba...¿no se te ponen lo pelos de punta? ¡Sí, sí, hasta a ti!

Está claro que aquí tampoco lo tendrías fácil. Caballero está en un estado de forma espectacular, Garai es el puto amo y Abel parece que se va entonando. Sin embargo, tu ayuda nos vendría fenomenal en una temporada tan larga como la de nuestra categoría. Piénsalo Javi. Quedarte toda una temporada en blanco con 23 años es una gran faena. Si la cosa sigue así en verano querrán largarte como sea y sin ninguna experiencia en primera no te va a quedar otra que buscarte las habichuelas en segunda. Pase lo que pase, quiero que sepas que te recordamos con cariño y que te deseamos la mejor de las suertes. Ojalá vuelvas a casa por Navidad. Yo pongo el turrón.

domingo, 11 de noviembre de 2012

La gata Flora

Ayer por la tarde me dio por echar un vistazo a la clasificación después de que acabaran los partidos. Me alegró darme cuenta de que, si ganábamos en El Toralín, nos auparíamos a la sexta plaza y, con permiso del Recreativo que juega mañana, podríamos dormir en puestos de eliminatorias de ascenso, una sensación muy dulce que echábamos en falta desde hace unos meses. Decidí comentarlo en Twitter y alguien me contestó: GAFE. Es cierto, pensé. Es mejor callarse y esperar porque ya sabemos la tradición que tiene el Córdoba de cagarla en el mejor momento.

Pero sucedió. Y no de cualquier manera. Nuestro equipo vapuleó a una Ponferrandina inerme durante 85 minutos en la que solo fue capaz de marcar un gol de falta que no debió ser pitada, por cinco de los nuestros. Nosotros, mientras, a lo nuestro. Unos, entre los que me incluyo, no fueron capaces de disfrutar más de un cuarto de hora del partido (los minutos entre el quinto nuestro y el segundo de ellos) porque cuando el Córdoba va ganando siempre tememos que la cosa cambie. Otros empezaron a quejarse de los dos goles postreros del rival y consideraban inaceptable una relajación tan venenosa en esos minutos finales. Poco después, ni un seguidor del Barcelona no dudó ni un instante de la victoria de su equipo en Mallorca, a pesar de que recibieron dos goles en los primeros instantes, no en los últimos, de la segunda parte y cuando llevaban 3 y no 4 goles de ventaja. Está claro que no sabemos disfrutar de esto y que el fútbol, para el cordobesista, no es más que un sufrimiento disfrazado de pasión.

Cuando el loco Latre pitó y todos suspiramos y nos alegramos, a mí se me ocurrió hacerle un guiño cariñoso en Twitter a aquel que me tachó de gafe. Un "¿Decías?", simplemente para que pudiéramos comentar y alegrarnos juntos de la victoria de nuestro equipo. La respuesta fue "Me alegro incluso más que tú. Por cierto me caes demasiado mal. Con razón prescindieron de ti en CCFR. GRANDE CARLOS GONZALEZ". Todo esto ha sucedido en la tarde en que el Córdoba ha marcado cinco goles como visitante por primera vez en toda su andadura en Segunda División. En vez de al Córdoba, deberíamos ser abonados a la Gata Flora.

domingo, 4 de noviembre de 2012

La contracrónica: Un pitero y un Estadio indigno

El Sr. González Fuertes, árbitro, según dicen...
Cuando Pablo González Fuertes, recibió allá en su Asturias natal, la comunicación del Comité de Árbitros de su designación para el Córdoba C.F.-Guadalajara, debió pensar: "Me han jodido el puente. Y yo que quería subir el domingo en bici a los Lagos..." No debía haber piteros a 900 kilómetros a la redonda, y fueron a buscar al angelito, que, entre kilometraje y dietas, se ha llevado un buen pico. Debe sobrar la pasta...

 Y en esas que se plantó por aquí con la lección bien aprendida: "Si hay que ir, se va, pero ir pa ná es tontería...". Y en vistas de que había hecho un largo, larguísimo viaje, decidió que tendría que ser el niño en el bautizo y el muerto en el entierro, es decir, el prota...

16.000 calcetines mojados pero felices

Foto: Fran Ureña
Los casi ocho mil cordobesistas que superaron el diluvio y las aguas pantanosas del Arenal se vieron recompensados con una nueva victoria sobre la hora, que nos hace soñar con los puestos de privilegio.

Curiosamente, Berges no contaba de inicio con los dos mejores del partido de copa, Vico y Caballero, eligiendo a Abel y a Enzo. Sobre un césped que aguantó milagrosamente las acometidas de San Pedro, el Guadalajara salió valiente y presionando muy arriba. Azcona, que partía de claro fuera de juego, encaró a Alberto, pero su disparo se encontró con la base del poste. El Córdoba no encontraba el sitio en el partido. No era el día de los jugadores de banda, con Silva intermitente y Duba de nuevo muy fallón, pero tampoco lo era el de los medios con un Abel desaparecido para variar. 

Patiño centró las miradas en el último tercio, primero sacando un buen disparo de zurda que desvió a córner Toño y luego haciendo la de Cardeñosa después de una gran jugada de Silva, que se fue del portero con un detalle técnico precioso. El dudoso protagonismo del 9 dio con sus huesos en el banquillo durante el descanso, al igual que el fantasma Abel.

Los frescos Caballero y sobre todo Vico le dieron otro aire al choque a la vuelta de vestuarios. El canterano, otra vez de segunda punta, aportó electricidad y frescura a un partido demasiado soso. El pase de tacón que dejó solo a Enzo, y que este tiró fuera, dan muestras de la idoneidad de situar a Vico en ese puesto. Sin embargo, no lo vio así Berges que al poco metió en ese puesto a un Joselu que sigue de demostrar nada de nada, moviendo a banda a Fede que se diluyó pegado a la raya de cal. ¿Por qué cuando algo funciona hay que cambiarlo? 

El partido volvió a caer en el bostezo y si no terminó en empate fue porque la expulsión de Gaspar levantó al público. Hacía falta que pasara algún episodio que enganchara a un respetable que miraba ya al cielo pensando en la que le iba a caer en su retorno a casa. Entonces Vico y Caballero volvieron a ser cruciales y se asociaron por la izquierda, dando lugar a la asistencia que Enzo rozó lo suficiente para encontrar las redes. Era el 87, pero el Guadalajara sacó la bandera blanca de rendición. 16.000 calcetines mojados encararon su tortuoso pero feliz regreso a casa.

jueves, 1 de noviembre de 2012

Fue real

Foto: @luisalguacil (cordobadeporte.com)
Hoy era el día. Una hora antes de partido la cola en las taquillas llegaba a los aparcamientos y en los alrededores los bares estaban colapsados. Festivo, soleado, temperatura agradable...todo cuadraba para que la tarde-noche fuera inolvidable y el Arcángel puso su granito de arena calentando con un himno que cada vez suena mejor

Berges envidó a lo grande y puso a los buenos, entre ellos a Vico, que se estrenaba de segundo punta. El Córdoba salió en alud y cuando muchos novatos aun buscaban su asiento, Patiño perdió un mano a mano con Zubikarai que le había regalado Fede. Los teóricos suplentes de la Real no podían con el equipo de segunda empujado fervientemente desde la grada. Garai y sobre todo Caballero dieron un auténtico recital de control de los tiempos y destrozaron la pobre oposición de Pardo y Illaramendi. A pesar del repaso, la Real dio dos muestras de su calidad en menos de un minuto, pero en ambas el vasco que salió victorioso fue Saizar. Primero voló para sacar de la escuadra una falta botada por Pardo y posteriormente estorbó a un torpe Ifrán que tenía todo a su favor. El Córdoba destrozó el amago levantisco de la Real rompiendo su redes. Patiño desvió a gol un disparo lejano pero bien dirigido de Vico. 

Volvió arisca la Real de los vestuarios, picada por el gol postrero y porque por fin se dio cuenta donde y contra quien estaba jugando. A pesar de ello el rey siguió siendo Caballero que incluso en defensa estuvo sobresaliente robándole la cartera a Prieto en la única que tuvo, pues Fuentes lo mantuvo a raya durante todo el choque. Grises las bandas, con un Silva sin brújula ni ritmo y con Dubarbier fallón, el partido se movió al son que dictó Caballero que decidió bajar un par de marchas para relajar a los visitantes. Montanier lo vio y metió a Vela, uno de los punteros, para ver si la cosa se endulzaba con un poco de calidad. No estaba el partido para el 2-0, pero Vico remató su extraordinario trabajo encarando y ganando a Ansotegui que no tuvo más remedio que tirarlo al suelo en el área. Enzo, que acaba de salir por Patiño, aseguró el 2-0 y acerca al Córdoba a octavos, por tercera vez consecutiva.

Noventa minutos en la fría Anoeta separan al Cordobesismo de ver al Barcelona en el Arcángel. Que nadie venda la piel del oso antes de darle matarile, no sea que después vengan los disgustos. Que nadie grabe aun al presidente haciendo el cafre. Aun queda que sufrir, pero en la noche de hoy todo fue disfrute. Ya nos tocaba.

martes, 30 de octubre de 2012

El Video del Presidente

Andaba yo recién levantado, a esa hora en la que todos los gatos siguen siendo pardos, cuando compruebo en el móvil que mi amigo Rafa, alias @BlanquiverdBlog estaba deseando conocer mi opinión sobre el video de marras. ¿Qué video?, me pregunto mientras me desperezo. Supongo que será algo relacionado sobre el Córdoba C.F.... Supongo...

¿Qué habrían hecho éstos ahora?. ¿Será una grabación en la que Salinas o Romero reconocen, con cámara oculta, su responsabilidad en las deudas blanquiverdes?. ¿O quizás otra hecha por un videoaficionado en la que aparecen Gaucci y Víctor de Aldama paseando de la manita por el entorno de la Mezquita?. ¿Será una rosa?. ¿Será un clavel?. No, nada de eso, sino algo bastante más sorprendente, y es que, en el Club, a alguien se le ha encendido una bombilla de bajo consumo, y ha parido, él solito, para espantar el fantasma de la indiferencia, una feliz idea.

domingo, 28 de octubre de 2012

Decálogo de un cuarto de temporada

Se ha cumplido un cuarto de temporada, y procede hacer un resumen de lo visto hasta ahora, en el año I después de Paco, en la temporada siguiente a la que supuso la vuelta a la ilusión del cordobesismo. Entre los partidos a los que hemos asistido en el Arcángel, los que han televisado fuera de casa, y los que hemos mal-visto por el proceloso Internet, creo que disponemos de datos suficientes para confeccionar un decálogo sobre lo acontecido hasta ahora.

1. Tenemos la dupla de porteros con más calidad de la categoría, con total garantía, y, ambos, dignos de una categoría superior. Salvo un par de jaimitadas de Alberto, nada que objetar a nuestros guardametas. Si Sillero es tan bueno como me cuentan, tenemos claro superávit bajo los tres palos.

domingo, 21 de octubre de 2012

Una ración de esperanza

Fue el de ayer un partido de esos que se recuerdan vagamente con el tiempo por su intensidad. Situado en la antítesis del jugado en Sabadell, la primera fue eléctrica por ambas partes. Los blancos (vestidos de negro) salían como chispas con cada pelota robada en el medio y ponían en serios aprietos a la zaga local. En la más clara de ellas, al poco del pitido inicial, hasta cuatro merenguitos encararon a Olivas y a Alberto, pero el figurita Jese la tiró fuera tras malgastar unos segundos preciosos en los que se dejó el balón atrás.

El Córdoba también dio lo suyo. En la más clara, el balón llegó a la red tras una falta indirecta sacada correctamente por Abel, pero los jueces la anularon por fuera de juego de Enzo y Olivas que, aunque no tocaron la pelota, influyeron notablemente en la jugada. Pasaba el tiempo y Garai se hizo dueño del centro del campo, evitando así que los puñales Dennis y Quini pusieran en aprietos a Fernández y a un mermado Cristian. Abel, sin embargo, seguía sin encontrar su sitio. Lento, aunque voluntarioso, en la presión, se perdía cuando más falta hace que es en ataque. La historia de la delantera es digna de estudio. Joselu y Enzo parece que juegan a posiciones cambiadas. Me explico. Enzo, en vez de desmarcarse para el remate como haría un 9, se harta a darse de mamporros con la defensa sin más, mientras el chiquito es al que le llegan los balones aéreos con fracaso evidente en el remate. Berges debería ajustar algún parámetro en nuestra vanguardia.

En la segunda el Castilla dio un paso atrás y esperaba a la contra. Curiosamente la virtud del filial madridista, la velocidad, contrasta con las cualidades el hijo pródigo Borja. Quizás por ello, pasó desapercibido ayer en su vuelta al Arcángel. Vico sustituyó a Cristian y Duba retrasó su posición, dándole un poco de relax a Juanfran. Patiño viró por Enzo y el madrileño fue protagonista. Avisó ametrallando el travesaño en una bonita jugada en la que se fue de su par. ¿Qué sería de Patiño con la mira algo más centrada? Quizás no estaría aquí, claro. Fernández también probó el larguero en un trallazo desde 30 metros. El 2 cordobés pide a gritos la titularidad en su puesto. Cuando el partido ya moría, Patiño remachó a gol un córner peinado por un creciente Kiko, haciendo justicia deportiva. Los tres puntos al casillero, el Arcángel enfervorecido y una ración de ilusión y esperanza para el cordobesismo.

domingo, 14 de octubre de 2012

Vámonos todos a la cama

A veces uno no tiene el día. Se pone una camiseta de manga corta y caen chuzos de punta. El autobús pisa un charco grande justo cuando pasabas por allí. Precisamente ese día el jefe te llama a su despacho para presentarte a unos importantes clientes que miran de arriba a abajo la facha que llevas. Estás a punto de terminar un trabajo que te lleva semanas cuando se va la luz y todo se pierde en el ordenador. Llegas a casa donde también se fue la electricidad y al ir a por un helado al congelador te das cuenta que todo está hecho una papilla. Subes a ducharte, se acaba el butano a mitad y es cuando decides que lo mejor es acostarte y olvidar pronto este día.

Cortos se quedan los símiles para ilustrar el partido que ha perdido el Córdoba hoy en Almería. Ante uno de los mejores rivales de la categoría, los blanquiverdes recordaron tiempos pasados en casi todos los aspectos. Tuvieron la pelota, la manejaron a su gusto, tuvieron ocasiones, dominaron y casi avasallaron a los almerienses...y se fueron perdiendo al descanso. Mientras Enzo y compañía hacían internacional a Esteban, Calvo se encargaba de hacer un golazo desde treinta metros. Dubarbier se entretenía en destrozar a Rafita una vez tras otra y poner balones de gol que siempre acababan en uy. 

A la vuelta de vestuarios todo se niveló. Entonces fue más evidente que Abel está para la jubilación, que Pedro tiene horchata en vez de sangre, que Joselu volvía a ser un espectro y que Alberto García no está en su mejor momento. Fuentes veía una roja estúpida en pocos minutos y al momento Charles nos quitaba el resto de ilusión que nos quedaba. Para rematar la faena, Alberto volvía a cagarla como en Villarreal y regalaba el tercero a Ulloa.

La ineptitud ofensiva, la falta de oficio y la baja forma de hombres claves nos condenan a la mediocridad. Ni Elche, ni Villarreal, ni Almería, los tres gallitos, han sido superiores a nosotros, pero todos nos han ganado. Yo no sé ustedes, pero yo voy a acostarme ya.

sábado, 6 de octubre de 2012

El día en que Dubarbier activó el DRS

Nos hacía falta esta victoria. Más que el comer. No bajaban precisamente cristalinas las aguas por el club, cuando, al coliseo ribereño, rendía visita quizás el equipo más peligroso contra el que jugar con una caraja encima. El partido ante el Villarreal había supuesto el desenamoramiento entre afición y jugadores y entrenador. La desconexión de la marea blanquiverde había dado lugar a una carta de ajuste, tremendamente peligrosa porque suponía, ni más ni menos, el despertar de un sueño. Bendito sueño y maldito despertar.

Los diez mil y pico espectadores -¿seguro?-, demostraron su animadversión hacia Pepe Díaz a los treinta segundos, cuando el cuco perdió un balón. No tenían los aficionados el chichi pa farolillos y Pepe, ante eso, es un valor seguro... seguro que falla más de la cuenta y el linchamiento que otrora padecieron Javi Flores, Hervás, etc. se produjo casi antes de empezar el partido. 


jueves, 4 de octubre de 2012

Pasará muchísimo tiempo para que tengan revancha

Hoy hemos conocido de que manera  Bielsa vomitaba dignidad en el vestuario del Calderón, recién perdida la final de Copa ante el Barcelona, donde recriminaba a sus futbolistas sus risas. Dijo el argentino que la forma en que habían perdido ambas finales manchaba la trayectoria inmaculada de su escuadra hasta aquel momento. Es posible que fueran pocos los chicos a los que "El Loco" dirigiera estas palabras que quizás mostraran esa risa tonta posterior a un episodio traumático, como simple mecanismo de defensa.

Yo asistí a una derrota similar, con idéntico marcador además, pero el camino y el destino recibió aun más brillo aquella tarde. El equipo contrario terminó siendo superior y llevándose el gato al agua, aunque le costara mucho más que al Atlético y al Barcelona en sus finales con el Athletic. Los míos salieron a la cancha un rato después del final de la película y allí nadie reía. Todos lloraban viendo a aquellos que habían recorrido setecientos kilómetros y que se resistían a volver a su hogar. Probablemente, pasará muchísimo tiempo, pero muchísimo tiempo para que tengamos revancha, pero nunca un árbol caído dejó unas raíces tan hondas.

Se preguntarán por qué no escribo del presente, por qué no debato si tiene razón la directiva actual o la anterior. La respuesta es sencilla: me la suda. Tanto monta, monta tanto, Isabel como Fernando.

Seré de los que no faltaré a mi asiento en el Arcángel estemos donde estemos, pero tampoco me apetece escribir de lo deportivo. Veo un equipo sin alma, descabezado, destinado a vagar por la mediocridad que tan bien conocemos si no sucede un cambio de rumbo inmediatamente. Soy de los que opinan que tenemos mucho más talento, mucha más calidad de lo que estamos demostrando, por lo que el giro es posible. 

Así que permítanme que siga acordándome de los buenos y malos momentos que construyeron mi Cordobesismo, porque es lo único que me motiva a seguir escribiendo.

sábado, 29 de septiembre de 2012

Equipo chico

Cuando un equipo pobre, menor, de esos que llamamos chicos acude al estadio de un grande, de uno de los favoritos, lo habitual es que pierda. Más aun si el visitante acude apocopado, temeroso, dubitativo, sabedor del cruel y practicamente inevitable destino. El Córdoba actuó durante alrededor de una hora como un equipo chico. Y perdió. Pero el razonamiento anterior no es del todo aplicable al partido que acabamos de ver por varios motivos. Uno de ellos es que el equipo grande no tiene mucho más que nombre. El Villarreal que estamos viendo, más allá de su buena clasificación, no asusta. Me atrevo a decir que este Villarreal no hubiera disputado el play-off de la temporada pasada, lo que equivale a decir que era peor que el Córdoba que tanto añoramos. 

El Córdoba saltó al Madrigal a guardar la ropa. La consigna era clara: el campo del rival no se pisa. Cuando en algunos de los errores de los amarillos algún blanquiverde robaba la pelota, nadie le acompañaba. Era un uno contra once. Sin embargo, el Villarreal no supo que hacer con la pelota ya que su rapidez y su verticalidad, incluso su brújula, brillaban por su ausencia. Solo en dos errores graves, dos pelotas perdidas en el medio del campo, provocaron que Cavenaghi se plantara solo dos veces ante Alberto, al que le tocó actuar de héroe provisional. Con Caballero, Silva y sobre todo Abel inéditos y misteriosamente escondidos, el Córdoba se las veía y se las deseaba para mantener un empate ante un equipo sin chispa. 

La segunda empezó calcada, pero al cuarto de hora Silva y Oriol se liaron a mamporros y vieron la roja. Sería importante estudiar la acción en cuestión: nadie hubiera imaginado a Silva darse de puñetazos y cabezazos con el rival, pero su falta de protagonismo debido al cambio de juego de Berges y quizás a su baja forma, pueden haber provocado que su ansiedad haya ganado la partida a su razón. Quizás le venga bien el descanso. Curiosamente, la tangana dio paso al único rato donde el Córdoba estuvo reconocible. Ya ocurrió la semana pasada ante el Girona, donde los blanquiverdes fueron también superiores con y contra diez, dándole la razón a Helenio Herrera. La pelota cambió de dueño y el Córdoba perdió el miedo. Los laterales doblaban, los medios tocaban y los amarillos retrocedían. Solo tuvimos una clara que Enzo no acertó a llevar a la red. 

Era complicado perder tal como estaba el patio, pero el Córdoba es el equipo chico. El héroe Alberto tornó a villano y regaló el gol a Pérez al rechazar una pelota que iba fuera lo menos dos metros. Ahí acabó el partido, porque cuando Aguilar y Dubarbier se entretuvieron en perder un balón letal en su intento de sacar jugada una pelota por primera vez en todo el partido, el pescado ya estaba vendido. Habrá mil excusas en la rueda de prensa y durante la semana. No se hablará de que el Villarreal no tiene armas para atemorizarnos, por mucha primera de la que venga y muchas Champions que haya jugado. No se hablará de que el equipo sigue desnortado, sin unos patrones de juego a repetir, sin unas ideas en las que creer. No se mencionará que el equipo solo encuentra la chispa en partidos rotos, con expulsiones, o cuando ya marcha detrás en el marcador. Solo se hablará de que el Villarreal tiene un presupuesto muy alto y de que son superiores. Ustedes lo han visto, yo no me lo creo.

martes, 25 de septiembre de 2012

El miedo al fracaso

El miedo es una emoción animal especialmente habitual en el homo sapiens. Todo hijo de vecino tiene sus fobias, unos muchas otros pocas, algunas graves otras más inocuas, pero una muy común entre los mortales es el miedo al fracaso. El miedo atenaza los sentidos, la capacidad y el intelecto, merma las facultades de los más lúcidos, por muy buenos que estos sean. 

Cuando esto ocurre, es el momento del líder. Los líderes tienen la capacidad de explicar al resto del grupo que el terror a la derrota es infinitamente peor que ésta en sí. Yo, como muchos de vosotros, he fracasado alguna vez en la consecución de alguno de mis objetivos vitales. Sin embargo, la sensación que recuerdo una vez en el barro fue la de que no era tan fiero el lobo como lo pintaban. Pasado el mal trago, ya puestos en el segundo o tercer intento, el miedo al fracaso desaparecía, porque lo imperdonable es no darlo todo, conformarse con medianías, ponerse la venda antes de la herida.

Cuando Berges aterrizó en verano confesó que su sueño era ascender al Córdoba este año. Berges soñaba, pero a la vez definía el objetivo. Fui muy feliz aquel día, porque parecía que el tabú histórico había definitivamente pasado a mejor vida. Futbolistas como Garai, Patiño, Pedro o Caballero han hablado durante estos meses de ascenso sin cortapisas. Solo recuerdo uno (Abel), que prefería no meterse en esos fregados. ¿Quieren que comparemos el rendimiento de estos cinco? Es curioso, cuanto menos.

Ayer, Berges dejó entrever en Canal Sur Radio que en el vestuario está prohibido hablar de ascenso. ¿Por qué este cambio tan radical en el discurso? Desde que se resistía la segunda victoria en liga, el entrenador ha comenzado a lanzar pelotas fuera. Que si las exigencias son desmedidas, que si no se puede comparar con el año pasado. Y yo digo, ¿por qué? 

El Córdoba marcha a dos puntos de las eliminatorias, a pesar de que su juego aun destila algunas dudas. El Córdoba tiene el octavo presupuesto, lo que extrapolando equivaldría a luchar por estar arriba. Solo hemos perdido un puntal decisivo, Borja, a pesar de que el rendimiento del de Villaverde fue decreciente durante el curso anterior. Hemos traído a futbolistas de categoría que deberían suplir con garantías las demás bajas, véase Abel por Hervás y Joselu-Enzo por Charles. Está claro que la ambición no se vende en la sala de prensa, pero la actitud tampoco. Con junio tan alejado en el horizonte, los objetivos deben ser claros porque corremos el riesgo de perdernos, de que la miopía futbolera nos impida saber por qué estamos luchando.

Espero y deseo que Berges venza sus miedos y ejerza de líder, porque de lo contrario no solo su hijo pensará que es un "cagado" (pulsar enlace para evitar malentendidos), sino también todo el Cordobesismo.

domingo, 23 de septiembre de 2012

El Córdoba sale de su propio laberinto

Foto: @luisalguacil (cordobadeporte.com)
Sensaciones encontradas al final del choque de ayer noche en el Arcángel. Dulces de la mano de la ansiada y tranquilizadora victoria, pero amargas aun por la falta de una identidad que nos haga ver con más optimismo el horizonte. 

Decidió Berges dotar de músculo la banda con Dubarbier, centrar a Silva y sacrificar al gris Abel. Cristian le ganaba la titularidad a Fernández y Pedro a Vico. Salió el Córdoba encendido, deseoso de devolverle a la hinchada la ilusión. Con más corazón que cabeza, los blanquiverdes encerraron en su área a los catalanes, pero solo llevaron serio peligro cuando Fuentes doblaba a Duba por la izquierda y buscaba a Patiño, quien siempre llegaba un segundo tarde. De la derecha mejor no hablar, pues el entendimiento Cristian-Pedro fue nulo.  El Girona no apareció hasta pasada la media hora con un peligroso tiro de Sanchón. Poca cosa. 

Fue entonces cuando Tena protagonizó su charlotada habitual y regaló un balón a Benja, al que agarró cuando encaraba el gol. Roja que puede ser balsámica, pues el técnico debe darse cuenta que el castellonense no está ya ni para pachangas. David García, dos minutos después, quiso superar la cacicada de Tena y se autoexpulsó al dar una patada en el medio del campo, cuando ya tenía una tarjeta. Justo antes del descanso, Mallo se comió un córner y Silva, solo, no supo matar.

Enzo inició la segunda parte en lugar de Patiño y en el primer (y único) balón que tocó hizo diana. Tras jugada de Silva y Caballero, el italiano aprovechó la pasividad de la defensa catalana para golear en un acrobático remate. Entonces Berges decidió que el público presente disfrutara del virtuoso Jandro. Para ello había que regalar la pelota a un Girona que ni la había visto hasta entonces. Sacó a Fernández y mandó a Cristian al lateral izquierdo cuando sobre el campo teníamos a Fuentes y a Dubarbier. Solo faltó poner a Garai de extremo. El paso atrás del Córdoba lo agradeció pero no lo aprovechó el Girona. Jandro cogió la manija del partido auque sus compañeros no lo acompañaron. Cuando el respetable temía por el resultado, un descalibrado Silva sirvió un gran pase a Cristian que batió a un Mallo que pudo hacer más.

No dio para más un partido en el que lo mejor fue el resultado. Las dudas continuarán una semana más en el ribera del Guadalquivir pues la batuta de Berges que sigue destemplada. El sábado retaremos al gran gallito amarillo. Hacerle frente debe ser una obligación, pues la confianza es la medicina que debe curar nuestras penas.

jueves, 20 de septiembre de 2012

Carta abierta a Jose María López Silva

Estimado Silva, como a mí me gusta llamarte:

No sé si eres un usuario habitual de internet, puesto que no se te conoce cuenta de Twitter, Facebook o similar, por lo que no es seguro que te llegue esta carta, escrita por un aficionado de esos que llevan vagando décadas por el Arcángel.

Quiero que sepas que eres uno de los futbolistas que más me ha hecho disfrutar de mi Cordobesismo, a la altura o incluso por encima de algunos aquellos que rubricaron su currículum con un ascenso, como por ejemplo Loreto, Ramos, Asen, Javi Moreno, Arteaga y otros humildes mitos.

Alguno de tus goles como aquel al Alcorcón o, más reciente, el de este año al Racing quedarán en el recuerdo de la parroquia, pero a mí lo que no se me olvidará jamás son los ejemplos de esfuerzo y dedicación como aquellos cinco minutos de descuento que te pasaste presionando tú solo a la media del Guadalajara, y que sirvió para guardar el 3-2.

Gente como tú es la que yo quiero en mi equipo, más allá del acierto ocasional o la cifra goleadora que se consiga. Estoy seguro de que piensas que nosotros también estuvimos a la altura, o al menos eso creí entender mientras todos llorábamos en Valladolid, cuando los vencedores ya habían marchado a celebrar su botín. Ya estarás acostumbrado a sentir como ruge el Arcángel, pero recuerda que hay muy pocos estadios en el país donde podrás disfrutar de un ambiente similar.

Apriétale al jefe las clavijas porque te lo mereces, pero no demasiado porque ya sabes quienes somos y de donde venimos. Somos unos pobretones, pero lo que falte te lo pagaremos con cariño como hasta ahora. Además, no negarás que en la ciudad se vive muy bien: hay buenos colegios para los niños, no tenemos que sufrir demasiados atascos y además se come del carajo. Sea cual sea la decisión, estoy convencido de que te dejarás el alma hasta el último día de tu contrato. Y entonces el Arcángel se levantará, te aplaudirá y te deseará felicidad para el resto de tus días. No existe nadie más bien nacido y agradecido que un cordobesista.

domingo, 16 de septiembre de 2012

El nuevo Ipurúa


Ipurúa es, en el argot cordobesista, ese estadio maldito en el que está prohibido ganar. En tiempos no tan pasados, de hecho, aún muy recientes, pero que parecían empezar a enterrarse con la temporada pasada, el Córdoba acudía a Ipurúa sabiéndose perdedor del envite. Con la ausencia del Eibar en la categoría de plata, el sustituto del mítico estadio vasco ha pasado a ser, para el cordobesismo, el pequeño estadio de Alcorcón, Santo Domingo.
El Córdoba ha iniciado el partido de la misma forma en que lo hiciera dos temporadas atrás, la última de Lucas, y –parecía- del famoso cincuentapuntismo, a verlas venir. A pesar de dibujar el mismo esquema de juego que tantas alegrías nos dejó la temporada pasada, la realidad es que el único parecido que queda es ese, el dibujo táctico. Porque el equipo ha saltado al terreno de juego con único punta, Patiño, plantado arriba como un islote totalmente desasistido, siendo el encargado exclusivo de presionar la salida de balón rival. La medular blanquiverde esperaba de manera pasiva el ataque amarillo, por lo que el conjunto alcorconero alcanzaba de manera muy fácil la línea de 3 / 4, para terminar buscando a Oriol Riera. Así, las ocasiones se han sucedido de forma constante para el conjunto local, con fallos defensivos muy claros, pero por suerte, sólo una terminó en gol.
Ofensivamente se volvió a ver la imagen de la semana pasada ante el Elche, transición lenta de balón, escasa o nula movilidad de la línea de medios, donde Abel se dedica prácticamente a jugar andando, y López Silva y Pedro permanecen excesivamente pegados a la línea de cal, provocando que la sorpresa por inclusión de éstos en la parcela central o por incorporación de laterales, nunca se produzca, facilitando muy mucho la defensa del rival.
Si la primera parte del Córdoba fue desastrosa, no menos fue la del árbitro del encuentro. Dejó de señalar un más que probable penalti sobre Dubarbier, y anuló un gol por fuera de juego de Pedro, cuando el alicantino parecía estar claramente en posición legal. Añadido a la cantidad de ‘faltitas’ señaladas para el bando local y obviadas cuando eran en favor del visitante.
El esperado lavado de cara tras el paso por vestuarios no se produjo, de nuevo muchas imprecisiones defensivas dieron lugar al segundo gol de los madrileños, poniendo muy cuesta arriba el partido. Así transcurrió hasta que Abel salió del campo y se pasó a jugar con dos puntas. A base de ganas y corazón, se consiguió embotellar al Alcorcón y se encontró la profundidad necesaria para inquietar al rival. De esta manera llegó el 2-1, obra de Duba, en un disparo cruzado dentro del área. Desde ahí, un bombardeo continuo, sin suerte, a la portería defendida por Manu. Hasta 4 aperturas claras a banda para dar el pase de la muerte se desperdiciaron, y un cabezazo de Kiko Olivas que se estrelló en el larguero a poco del final. Ahí murieron las opciones de salvar un punto en Alcorcón.
Este equipo, y su cuerpo técnico, tienen mucho trabajo por delante, empezando por aclarar si dan continuidad al trabajo realizado el año pasado, o si por contra, se opta por un estilo más conservador, pero este intento de estar a medio camino entre uno y otro, no lleva a buen puerto.
A día de hoy, sobran motivos para que la ilusión esté tocada.
 Ramón J. González Mesa

martes, 11 de septiembre de 2012

Una mentira llamada Estilo

Desde que la selección española y el Barcelona dominan el panorama futbolístico mundial, estamos siendo bombardeados desde todos los frentes con una mentira más de las que abundan en este mundillo. La palabra "estilo" parece dotar de enjundia a cualquier club que tenga la dicha de poseer dicha característica, o mejor dicho, que algún maestro de nada haya tenido a bien unirla a algún equipo en alguna de sus peroratas. 

De un tiempo a esta parte, tener estilo es sinónimo a tener mucha posesión. Es simple. El Barcelona ha tenido la suerte o la pericia de reunir a varios peloteros que serán irrepetibles, no solo colectivamente sino incluso individualmente. Entre ellos, como todos sabemos, destacan Xavi e Iniesta, alrededor de los cuales han girado los éxitos de su equipo y su selección, ayudados también por otros jugadores de primerísimo nivel mundial. Desde la Ciudad Condal se presume de un estilo propio que será, prometen, indiscutible incluso cuando no lleguen los resultados. Parece incluso, que este estilo ya rondaba el Camp Nou antes de su construcción, y que por allí no han pasado futbolistas como Migueli, Abelardo, Bogarde, Oleguer, Rochemback, entre otros "virtuosos".

domingo, 9 de septiembre de 2012

El nueve mentiroso

La táctica del nueve mentiroso, es un posicionamiento en el cual se otorga al delantero o atacante de un equipo, libertad de actuación por toda la parcela ofensiva y de creación del terreno de juego. El objetivo es que de esta manera, al liberarlo de su encorsetamiento táctico, pueda asociarse con los medios creadores del equipo generando situaciones de superioridad numérica, mayores variantes en el juego colectivo, y suponga una terrible confusión entre los zagueros rivales ya que no saben a quién deben marcar porque no existe referencia alguna.
Hoy, Rafael Berges nos ha obsequiado con esa táctica, aunque, con una pequeña variación: sólo ha sorprendido al propio nueve, a Javier Patiño, que, más que el nueve mentiroso, ha sido el nueve engañado. Al hispano-filipino se le ha hecho hoy la gran faena de colocarlo arriba a pelearse con las torres enemigas, mientras el resto del equipo se olvidaba de él durante el tiempo que ha estado en el campo, dedicándose únicamente a sobar y sobar en zona de nadie.

jueves, 6 de septiembre de 2012

Querido enemigo

Renovadas las ilusiones después de la inolvidable y triste tarde de Pucela, progresivamente aumentan los debates en torno al equipo. De momento, solo hemos podido verlo en casa por culpa de la huida rastrera de las televisiones de pago. Este es el motivo de la poca productividad de blog: por suerte solo hablamos cuando tenemos algo que contar.

A idas y venidas con nuestros nuevos problemas en defensa y los eternos en ataque, nos visita un rival que nunca pasa desapercibido en el Arcángel. Quizás sea el Elche el enemigo que más sensaciones nos ha proporcionado en las dos últimas décadas. Desde aquella invasión de 12.000 cordobesistas a tierras ilicitanas en la liguilla del 97 hasta el codazo de Albácar a Charles en 2012. En medio han ocurrido decenas de episodios, entre los que podemos destacar aquel 1-0 en casa con gol de Moisés de 2004 crucial para la permanencia, con el rival ya salvado y peculiarmente inactivo o aquella remontada franjiverde en 2008, con el Martínez Valero en pleno gritándonos "A 2ªB". En el curso pasado, el Córdoba golpeó dos veces, tanto de visitante con aquel gol de Borja que cerraba un desastroso partido blanquiverde, como de local, con un 2-0 inapelable ante un rival que llegaba en puestos de ascenso directo.

El domingo el Elche llega líder a nuestro reino y lo que quizás sea más importante para ellos: han cambiado la ganada fama de marrulleros por la de virtuosos. Y todo esto en solo tres jornadas, donde cuentan sus partidos por victorias. Entre sus víctimas ya se encuentran dos serios aspirantes: el Hércules, al que batieron a domicilio, y Las Palmas. Los franjiverdes quieren recuperar esta temporada su papel de aspirante, que dejaron en nuestras manos la primavera pasada. Para ello, no podrán contar con dos ex-cordobesistas: Javi Flores por lesión y Luque, al que acaban de despedir.

Por todo, el partido del domingo no es uno más. Tenemos la oportunidad de demostrar que seguiremos estando en la batalla por estar en primera ante nuestro querido enemigo. Ese ante quien tantas batallas hemos luchado. Y lo que te rondaré, morena.


martes, 4 de septiembre de 2012

#Objetivo:1000+CCF

Desconozco cuál fue la asistencia media de espectadores al Nuevo Arcángel durante la temporada 2011-2012. Es más, ni me he molestado en buscarlo, suponiendo de antemano que algún aficionado, periodista, estadístico/futbolero o el propio Club, podrían sacarme de dudas y aportarme la cifra exacta. Entiendo que puede estar entre los 9.000 y los 10.000; espero no equivocarme.

El CCF necesita incrementar esa cifra para acometer mayores aspiraciones. Hemos dado un paso adelante -pequeño, pero positivo-, en el número de abonados, pero a todas luces insuficiente para que el Estadio sea la olla a presión que tanto necesitamos para hacer de él un fortín.

miércoles, 29 de agosto de 2012

Hola Carlitos

Hola Carlitos, ¿cómo estás? ¿cómo te ha ido el verano? Supongo que ocupadísimo con cosas de magnates, como por ejemplo ganando millones de euros con ese imperio empresarial que diriges. Está claro que con toda esa responsabilidad que llevas sobre tus hombros, presidir el Córdoba debe ser para ti algo así como un juguete molón.

Algo tienes, tío. Eres como el rey Midas, que todo lo que tocas lo conviertes en oro. Llegas aquí hablando de un proyecto a tres años (ahí te luciste, ¡qué original!) y en uno solo casi nos llevas a primera, nos sacas del concurso y pones a la empresa en el escaparate nacional. Ahí lo llevas. Me quito el sombrero contigo.

lunes, 27 de agosto de 2012

Los cimientos de un ascenso

Ciento ochenta minutos después del pistoletazo de salida de la Liga Adelante, podemos afirmar sin temor a equivocarnos, que lograr el objetivo del ascenso va a ser duro, muy duro. Que nadie piense que todo el monte es orégano, y dejemos de darle valor a haber empezado con la media de puntuación que puede llevarnos a Primera. 

Cuatro puntos cada dos partidos, garantiza subir de manera directa. Es la llamada "media inglesa", o rendimiento de los equipos que ganan los partidos de local y empatan de visitante. Esta fórmula, que favorece claramente al que se hace fuerte en casa, es considerada la clave del éxito en Inglaterra, -de ahí deriva su nombre-, y se puso de moda en tiempos en los que la victoria era recompensada con dos puntos y el empate, al igual que hoy, con uno.

lunes, 20 de agosto de 2012

Teta y sopa no caben en la boca

Me río profundamente cuando escucho a jugadores y técnicos de equipos de primera división, quejarse de los horarios de los partidos de fútbol. Me río cuando algunos equipos se declaran rebeldes por ese motivo y fundamentalmente por otros.

Yo me río y otros llorarán. Entre esos que llorarán, pondría a López Prieto, García, Cruz Carrascosa, Junín,  Escalante, Alarcón y otros muchos jugadores que lucharon en primera división con el Córdoba Club de Fútbol. Ellos hubieran jugado no a las 23 horas, sino a las 3 de la madrugada, si esos horarios raros le hubieran supuesto los honorarios que los futbolistas de estos tiempos, sobre todo en primera división, cobran. En segunda división, jugadores más humildes (algunos no tanto) están más cerca de la realidad y callan y no hay club rebeldes.

viernes, 17 de agosto de 2012

Viejo Arcángel, marca no registrada

Tremendamente ilusionados y algo nerviosos, comenzamos "Viejo Arcángel", que formará parte de la programación de la primera emisora en colores de la historia. Sí, en colores; una radio en blanco y verde, como no podía ser de otra forma estando donde estamos y siendo lo que somos: cordobesistas por encima de todo. 

Así empezó el primer programa Viejo Arcángel el martes 17 de abril. Gestado apenas unos días antes, a petición del departamento de comunicación del CCF ("Rafa, el día que os venga mejor y todas las horas que necesiteis. La confianza es total...y por supuesto, ya sabes que podeis hablar de lo que querais"), la practica totalidad del modesto equipo que hace posible este blog se volcó en el nuevo proyecto, conscientes de que había que arrimar el hombro en bien de nuestro club, que necesitaba llenar muchas horas de radio y no tenía un duro para contratar a ningún profesional.

Tremendamente ilusionados por poder hablar del Córdoba al Cordobesismo, nos pusimos a trabajar. Con esfuerzo e imaginación tratamos de suplir nuestra falta de formación y experiencia en el mundo de la radio. La planificación de cada programa empezaba al terminar el anterior, traduciéndose en muchas horas de producción, cientos de correos electrónicos y llamadas de teléfono para conseguir colaboradores, entre los que destacaron ex-futbolistas como Fermín, Rafael Jaén, etc. Puedo decir con orgullo que cada programa era mejor que el anterior. No solo lo pensaba yo, sino también los que nos seguían a través de las ondas y así nos lo hacían saber a través de la cuenta de Twitter del programa, que creamos incluso antes de que CCFRadio 24 horas existiera.

El asunto iba viento en popa, como todo lo demás en el club, hasta que muchos de los dirigentes, con el presidente a la cabeza, descubrieron la feria de mayo. De todos es conocido el frenesí con el que muchos vivieron aquellos días en los que nos jugábamos la temporada (ya que fue radiado para toda la ciudad) y donde no se dio una a derechas en todos los sentidos. Este fue el disparate que colmó el vaso de la paciencia del primero que suscribe y así lo hizo público en BlanquiverdeBlog.es. Si pinchan el enlace, verán que saqué de la quema a los trabajadores del departamento de comunicación, ya que a mí entender hacían lo que podían en aquel despelote. Nunca se habló sobre el tema en el programa de radio Viejo Arcángel, esto que quede claro.

Mientras otros se lo pasaban pipa, nosotros a lo nuestro. Habíamos conseguido un programa espectacular para la semana del decisivo Celta-CCF, en el que teníamos previsto hablar con los presidentes de las Federaciones de peñas del Celta, Almería y Valladolid, es decir, todos los que iban a participar en aquel perol de la última jornada. También teníamos alguna que otra sorpresa más. Llegamos con la ilusión de unos niños chicos al estudio aquel martes y me extrañaron las caras largas con las que nos recibieron. Unos minutos antes del inicio del programa, la chispa saltó con un comentario sarcástico de Rafael Jaén ("Seguro que en Vigo ya han hecho los tabiques en las porterías") y la respuesta, a decibelios denunciables, fue "aquí no se habla del empate". Pero pronto salió a la luz el verdadero motivo del problema: "Dais demasiada caña". "¿Dónde?" - pregunté. "En todos sitios, aquí también" - se me contestó. Exigí entonces que se me mostrara el corte radiofónico al que se referían y, por supuesto, no hubo respuesta. Justo después de comunicar que iba a seguir con mi libertad de expresión en el blog, nos marchamos. Aquel día nadie pudo escuchar un Viejo Arcángel que había costado mucho tiempo planificar.

No me quedaron ganas de seguir después de aquella tarde. Pero Paco López-Cordón, algo más sabio y mucho más viejo que yo me convenció con un sencillo razonamiento "Rafa, que nunca te digan en la vida que has faltado a un compromiso". Haciendo de tripas corazón, llamé a los responsables y les comuniqué que, si lo necesitaban terminaríamos la temporada, como así nos habíamos comprometido. Un programa o dos después, el verano llegó con un simple adiós.

Mentiría si escribiera que estábamos esperando una llamada desde el departamento de comunicación del club para relanzar el programa, por tres motivos: el primero está claro con todo lo anterior, el segundo es personal ya que varios traslados laborales hubieran impedido a la mayoría de habituales seguir con la agotadora tarea y el tercero es aun más claro: nosotros siempre éramos los que llamábamos para resolver cualquier asunto. Sin embargo, también mentiría si escribiera que esperaba que ni siquiera nos iban a mandar un correo electrónico, preguntando si nos importaba que siguieran utilizando la idea y, sobre todo, el nombre de un programa que creamos nosotros.

A pesar del desencanto, creo que entendible, queremos agradecer a Toni Cruz y Lorena Sánchez que nos permitieran estar en contacto directo con el Cordobesismo, y a Job y Rafa Castilla por llevar tan bien los mandos técnicos. A Jose Galván y David Aguilera, que no nos fallaran ni una vez y a todos los demás colaboradores que pasaron ocasionalmente por el estudio o contestaron a nuestras llamadas como Javi Jiménez, Francisco Valverde, Manolo Lora, Rafa Jaén, Jose M y María de la Paz, entre otros. Gracias a ellos, había gente esperando el programa los martes por la tarde. Desear, asimismo, toda la suerte a Diego Arellano que, según la web oficial, coge los mandos del programa.

Ya sabeis donde encontrarnos. Ante todo, Córdoba C.F.

Rafa Japón y Paco López-Cordón




jueves, 16 de agosto de 2012

El perfume

“Hay en el perfume una fuerza de persuasión más fuerte que las palabras, el destello de las miradas, los sentimientos y la voluntad. La fuerza de la persuasión del perfume no se puede contrarrestar, nos invade como el aire invade nuestros pulmones, nos llena, nos satura, no existe ningún remedio contra ella”.

El perfume. Patrick Süskind



Son pocos días los que faltan para que el balón comience a rodar y empiece una rutina que se repite inexorablemente año tras año. Para muchos aunque se nos diga otra cosa el año comienza el 1 de septiembre. Tras la pausa de las merecidas vacaciones para algunos, y la no pausa debido a esta maldita crisis, aunque merecida por los demás, volvemos al cole como nos recuerda año tras año unos famosos grandes almacenes.


En estas fechas, o posteriores, ya que cada día se nos adelanta más el inicio de liga, se me entremezclan sensaciones y recuerdos que traspasan lo visual. Si dicen que una imagen vale más que mil palabras, un aroma, un olor debe valer un millón. Mis grandes recuerdos nunca se han formado solo de visiones mas o menos claras, en cambio en muchas ocasiones un olor me ha hecho viajar a espacios distantes o tiempos pretéritos. El olor de un determinado jabón, una comida, del mar, del viento antes de la lluvia...

Si buscan en su interior estoy seguro que encontrarán un baúl repleto de fragancias que le recordarán esta fecha del año, y aunque a algunos aún nos huela el culo a salitre quien más quien menos se está preparando para el olor a libros nuevos, a abrir un armario con ropa más gruesa, a un café al sol o incluso a castañas asadas. Pero si hay un perfume que en estos días nos vuelve un poco locos a todos es el olor al mayor espectáculo del mundo: El fútbol, nuestro fútbol.

Pero, ¿a qué huele el fútbol? Sin duda, a usted, fiel lector de este blog, no le tengo que argumentar que realmente el fútbol tiene sus propios aromas, pero para el advenedizo que curiosamente ha llegado hasta este artículo será difícil de entender que nuestra pasión huele. Cada persona tiene su propia memoria olfativa, esto es innegable, por lo que el fútbol no tiene una única fragancia sino tantas como aficionados y aficionadas tenga este sentimiento, pero aún así todos somos capaces de unir estos olores en un lugar común.

Mi fútbol huele a café en casa de mis abuelos un domingo de sol, a pipas de la bolsa amarilla, a bocata de tortilla un miércoles por la noche, a campo húmedo y césped recién cortado, a las ranas del antiguo fondo norte, a cerveza con los amigos, a albero de feria jugándote la vida, huele a emoción, a sentimiento, a diversión, a bochorno, a decepción, a alegría, a abrazo, a gol.

Todo esto es lo que estamos echando de menos, lo que hace que contemos los minutos para volvernos a reunir en nuestra parroquia para asistir a nuestro ritual de cada quince días, pero este año aún más intensamente y con más ilusión porque después de muchos años estamos donde queríamos estar.  Este grupo huele muy bien, tiene un aroma a perfume de los buenos, de los caros, de los de primera.

Somos buenos, estamos comprometidos, somos muy competitivos y además, como los tiburones, hemos olido la sangre. Yo lo sé, usted lo sabe, y lo mejor de todo.....en Murcia también lo saben.

Jose R. Galván