domingo, 18 de diciembre de 2011

Los malafollás vuelven por Navidad


Supongo que todos saben lo que es la malafollá. Pero si alguien aterriza en este blog desde allende los océanos, o, incluso desde algún otro planeta habitado, les diré que este vocablo que, en principio, sólo se aplicaba a los granaínos, se ha exportado, como la tortilla Sacromonte o los Piononos, al resto de poblaciones cercanas, entre ellas Córdoba.

Para quien quiera saber más, puede leer el libro “La malafollá granaina” de José García Ladrón de Guevara, en el que cuenta el autor que en cierta ocasión pidió en un estanco unos puros que se dejaran fumar, “fresquitos”; el estanquero le atendió con los humos propios de su malafollá y, al irse, comentó a su mujer con voz suficiente para que lo escuchara: “Ése se cree que está comprando boquerones”.

Resumiendo, se puede decir que la malafollá es una suerte de mala hostia gratuita que el que la tiene reparte sin ton ni son a todo el que lo rodea.

En Córdoba, ha llegado este virus contagioso y hay incluso una cepa muy peligrosa. Es la denominada variante blanquiverde, localizada sobre todo en tertulias futbolísticas de tabernas de barrio, algún medio de comunicación afín a pasados futbolísiticos gloriosos, y foros de internet en los que puede acceder de incógnito con su nombre de guerra: "Anónimo".

El malafollá es el que espera que su equipo de toda la vida, al que sigue... en Canal Sur, encadene en Liga un par de resultados no del todo positivos para, en plan Séneca, sentenciar que este entrenador es una mierda y que el Betis nos va a meter cuatro, cosa que, por supuesto, es posible, pero que él se arrogará en el caso de que ocurra: "¿Te lo dihe o no te lo dihe?".

El malafollá, primo del gafe y sobrino del aguafiestas, vive escondido durante la semana en la que su equipo gana, pero no puedes confiarte, porque a partir de un empate en casa su picadura es feroz y ni Frank de la Jungla ha podido hacer carrera de él.

Al malafollá no le importa que su equipo esté a tres puntos del segundo. Él dirá siempre que "Ehtamo a dié punto der desenso. Veremo a vé si entoavía... " Al malafollá no le alegra que su equipo juegue bien y compita con los mejores. Él lo tiene claro: "Ar finá noh sarvaremo en mayo, como siempre".

Si te lo encuentras, huye, y si no tienes oportunidad de hacerlo, dile que no te gusta el fútbol, que a tí te va más el rollo cine+palomitas. Él te responderá: "¡Pueh ten cuidao que eso tiene musho colehteró!. Pero te dejará en paz y se irá, feliz por haber ayudado a otro ser humano a mejorar su vida.

Y es que, en el fondo, es buena gente. Un poco gilipollitas, pero buena gente.

8 comentarios:

  1. Paco Jemez es experto en quemar a los jugadores, 3-4 meses bueno y partir de ahi cuesta abajo sin freno. Preguntar en Las Palmas, no es casualidad que nunca haya acabado una temporada completa en un equipo.

    ResponderEliminar
  2. Cuidao! Un malafollá ha puesto un huevo en el primer comentario!

    ResponderEliminar
  3. Lo que yo te he dicho... Buena gente, pero... Y, además cortito con sifón. A algunos los sacas de los Click de Famobil y todo les suena a física cuántica.

    ResponderEliminar
  4. En Granada tienen otro nombre... "TÍOS CIPOTE". Si nacen más cortitos... nacen coliflor.

    ResponderEliminar
  5. tenemos lo minimo y estamos haciendolo genial, no hay mas, patiño es lo que es, fernandez esta verde... pero no veas lo que yo estoy disfrutando de mi ccf este año aunque qedemos 13avos al final por lo menos jugamos al futbol y competimos

    ResponderEliminar
  6. ¿Es el mismo "Anónimo", reciclado o es otro diferente?. Por favor, Ánonimos del mundo mundial, ¡NUMERARSE!: Anónimo 1, Anónimo 2, Anónimo 3...

    ResponderEliminar
  7. HAY QUE RECORDAR QUE EN LAS PALMAS SE LE LESIONARON LOS TRES MEJORES Y VENDIERON A CEJUDO EN EL MERCADO DE INVIERNO AL OSASUNA. LA PLANTILLA ES CORTA PERO HAY QUE RECORDAR A LOS AGOREROS QUE ESTAMOS AHI.

    ResponderEliminar

Le agradeceríamos que revisara su ortografía antes de publicar su comentario. Los insultos serán censurados. BlanquiverdeBlog.es no hace responsable de los comentarios de sus lectores. Gracias.