miércoles, 7 de septiembre de 2011

El fútbol al revés

Resulta que empezamos la liga jugando a esto de escándalo, humillando a todo un Almería en la totalidad de las facetas menos en la que importa, el marcador. Seguimos bailando a un gran aspirante como el Valladolid, el cual no pasó del medio del campo hasta la hora de partido y que nos reventó el sábado noche en treinta minutos desastrosos de nuestro portero y nuestra zaga.

Con toda la cara partida nos presentamos por imperativo legal en Murcia con los novatos y mutilados, ya que nuestro entrenador tira de antemano la Copa, para bien o para mal. Se nos olvidan hasta las camisetas y un empleado de club tiene que llevarlas a la Condomina en coche y a la carrera. Nos echamos atrás perdiendo tiempo desde el minuto 30, nos acorralan, nos disparan, nos acosan y el de negro nos perdona un penalti y medio. El único que medio se luce es nuestro nuevo arquero mientras todo el cordobesismo sueña con que la primera impresión sea la que quede. Todos los nuestros tienen calambres, algunos al estilo Nadal y otros al estilo Arbeloa. 

Y después de todo esto, llega nuestro amigo Rubén (sí, ese lateral de élite que subió a segunda y después a primera con el Granada) y le regala la eliminatoria a uno de los pocos espabilados que teníamos en el campo. ¿Pero no era con Paco cuando nos empataban en el 89? ¿Seguimos buscándole una explicación lógica a esto del fútbol?

1 comentario:

  1. Nadie nos acorraló, nos disparó y nos acosó. El Murcia de ayer es el peor equipo que he visto en mucho tiempo. Ni siquiera cortito con sifón. Una pandilla de "futbolistas" más inútiles que el logopeda de Rambo. ¿El Córdoba?. Creo que a la media hora no podían ni con su alma. Lo positivo, el portero, que transmite tranquilidad, a ver qué le dura. Fernández en defensa, aunque bailó con la más fea. En el centro del campo, imprescindible Javi Hervás. Y delante, "Pictolín" Quero en plan mosca cojonera, y, al igual que en Valladolid, me agradaron las maneras de Javi López. Lo peor, el nefasto fondo físico, y, sobre todo, la enorme diferencia que hay en algunos puestos entre titulares y suplentes. Astrain, Cerra, Balsas, López Garay, etc. o mucho mejoran, o poco van a apretar. En resumen, Paco Jémez jugó al estilo Lucas Alcaraz y ganó. Como se lo piense, se acabó el fútbol de ataque.

    ResponderEliminar

Le agradeceríamos que revisara su ortografía antes de publicar su comentario. Los insultos serán censurados. BlanquiverdeBlog.es no hace responsable de los comentarios de sus lectores. Gracias.