domingo, 25 de septiembre de 2011

Brindo por ti, Paco

Podría brindar por la victoria, merecidísima, que nos deja dormir en puestos de eliminatorias. Podría hacerlo por Hervás, por su gol o porque que ha vuelto a recordarnos que con la pelota el fútbol se convierte en poesía. También podría abrir un vino del bueno por Fuentes, que está rompiendo moldes, tomando siempre buenas decisiones, siendo valiente cuando hay que serlo o rápido y expeditivo cuando pintan bastos.

No estaría mal tampoco invitar a una Mahou a Garai, que ha apoyado al calvo siempre y que ha frenado el juego cuando era oportuno. También lo merecen Borja y Silva que siguen siendo un quebradero de cabeza para los laterales rivales. Descorcharía un buen Rioja por Arias, que nos ha traído tranquilidad a la grada y a la defensa y que, aunque nos llene de orgullo, no nos apetece que se vaya a jugar con su selección.

Pero el Vega Sicilia hoy es para Paco. No por su amor por el juego de toque y de posesión. Tampoco por contar con la cantera y convertir este equipo en algo más nuestro si cabe. Mi brindis es por él por sus declaraciones al final del partido: "No lucharemos por ser sextos, sino primeros". Habrá quien diga que es un brindis al sol, pero yo no lo creo. El objetivo de un deportista debe ser ganar SIEMPRE, y Paco lo es con mayúsculas. Después veremos si la pelotita entra o no entra, pero los profesionales deben tener en la mente siempre la victoria. 

Gracias, Paco, porque ya nos parecía normal escuchar "faltan X puntos para salvarnos" y de tanto y tanto repetirlo, todos teníamos la calculadora siempre en el bolsillo y muchos se habían aprendido la cantinela, se habían acomodado y, sobre todo, olvidado del espíritu del deporte, la búsqueda del triunfo. 

Patada a seguir

Siento que hoy es un día importante. Está claro que es demasiado pronto para hacer cábalas decisivas, pero esta tarde se plantea el primer choque donde se dilucidará si el Córdoba jugará con los chicos o con los grandes, al menos en la primera vuelta. He pasado por el Arenal y el estadio me transmitía buenas vibraciones (que por otro lado nunca han sido de fiar). No veo la hora de tirar para el Arcángel y ver la grada casi llena. La ciudad tiene que empujarnos a ese puesto de eliminatorias en el que dormiremos si ganamos.

De vuelta a casa, me he puesto el Argentina-Escocia de rugby, donde los pumas han vencido sobre la hora un partido que tenían perdido. Los azules han doblado la rodilla ante los rayados (albicelestes, no blanquiverdes, pero me vale). Quizás no han jugado su mejor partido, pero a base de riñones, casta e ilusión han conseguido el ensayo definitivo. Eso espero ver esta tarde desde el palomar de la preferencia donde tengo mi asiento. Compromiso, ilusión y casta. Un par de gotas de calidad tampoco nos faltan, como se encargarán de demostrar Hervás y Charles. 

Sí, hoy puede ser diferente, sí. Hoy ganaremos el partido que nunca hemos ganado en los dos últimos años. Ese que nos premiaba con volver a casa con una sonrisa de oreja a oreja y en puestos de play-offs.

domingo, 18 de septiembre de 2011

Cinco vueltas de tuerca


Parece que esto carbura. No hace falta ser un optimista empedernido para pensar eso, ni un veterano periodista deportivo para ver como Paco Jémez ha bajado un pistón al jogo bonito y ha puesto al equipo a funcionar en modo práctico, un poco a lo Alcaraz, pero a diferencia de Míster Aburrimiento, sin renunciar al principio básico del fútbol que ya, 25 años atrás, preconizaba Johan Cruyff: "Mientras que un equipo tenga el balón, es imposible que el contrario le haga gol".

Ahora que el equipo comienza a ilusionar a la afición, es hora de que ésta responda. Ya no hay excusas. Todo se junta. Y ante el Jerez -la X la dejo para cuando relleno la Quiniela-, no hay que dar una vuelta de tuerca, sino cinco. Una por cada mil espectadores de más a los que se les echó de menos ante Almería o Numancia. Cinco mil que harán que el Nuevo Arcángel devuelva a los jugadores y técnicos lo que ellos, contra corriente, le están dando.

Se han acabado las vacaciones, venimos de ganar fuera, encadenamos una racha de tres victorias y tres partidos sin encajar gol -"¡Gracias, boliviano!"-, por fin jugamos en domingo, es un duelo regional entre dos equipos igualados a puntos, inauguramos -parece ser-, el fondo sur, y según los pitonisos del tiempo, el calorín nos dará un respirito. Todo ello, sumado y multiplicado posteriormente por el coeficiente corrector, me da, ni más ni menos, cinco mil almas más en el Campo. Espero no equivocarme, si acaso quedarme corto.

Es hora de ir poniendo muescas en el revolver. Hora de decir a la afición y a los contrarios a lo que queremos aspirar. Hora de dejar atrás la mezquindad y empezar a ser ambiciosos. El futuro es de los que arriesgan, y el fracaso y la mediocridad, el destino de los cicateros.

Ya no hay excusas. Esta gente se merece que creamos en ellos. Al final, un cúmulo de circunstancias harán que suban/subamos al cielo o bajen/bajemos a los infiernos, pero de lo que no hay duda es de que la plantilla más barata y más cordobesa de los últimos años empieza a apretar fuertemente los hombros del cordobesismo y a decirle "¡Despierta, coño, que te necesito!".

miércoles, 14 de septiembre de 2011

¿Queremos tener un club de primera?

Se pregunta nuestro jefe Carlos González si la ciudad quiere tener un club en la élite. Amigo Carlos, la respuesta es claramente no. Si usted creía lo contrario su estudio de mercado falló de todas todas.

Aquí la gracia dominical es preguntarle al que viene paseando cabizbajo con la camiseta blanquiverde, "¿cómo ha quedado el Córdoba?" y acto seguido reírse mientras le dicen "mira que son malos". Así de triste, así de lamentable. 

Sin embargo, el cordobés pierde el culo por sacarse un abono de 300€ para la Copa Davis para ver a Rafalito Nadal, cuando la inmensa mayoría no le han visto un partido en su vida. La gracia sigue con ese salvador gobierno que ahora regenta nuestro ayuntamiento, el cual se ha gastado una auténtica fortuna en traer el tenis, sin prácticamente patrocinadores (solo Covap y Hojiblanca, el resto lo pagamos nosotros o lo que es lo mismo Aucorsa, Emacsa, Mercacórdoba...las empresas municipales) y que no tiene fondos para acordarse de nuestro club de siempre.

Estamos solos, amigo Carlos, sí. Siempre lo estuvimos. Desde la época del futuro senador Rafael Gómez que tanto presumió de poner "dineros", pero que dejó un agujero en la entidad del tamaño de Grecia. Sepa usted, que los únicos que queremos y sufrimos por este equipo somos 6000 locos, pero si usted decide convertirse en el 6001 le aseguro que no se arrepentirá en su vida.

lunes, 12 de septiembre de 2011

LOS PELIGROS DE YOUTUBE


No soy consumidor habitual de Youtube. No tengo tiempo ni paciencia de estar buscando videos, para encontrar uno bueno de cada muchos. Además, ya existen un buen puñado de programas en televisión que nos repiten hasta la saciedad lo mejor de la red. Y si no, los amigos más ociosos se encargan de mandarte por email los enlaces correspondientes, que, por regla general, cuentan con mi más fervorosa... indiferencia.

Pues bien, si no estuviera convencido de la profesionalidad de Juan Luna Eslava, tras seguir a nuestro primer equipo tanto en pretemporada, como en Liga o en Copa, y ver el popurrí de fichajes, pensaría que a alguno de los nuevos, se le ha contratado tras ver algún video en la red. Futbolistas como Balsas, Astrain, Cerra, etc., deben de haberse traído al Córdoba por muchas más razones que las que hasta ahora han demostrado. Básicamente porque, si lo que han dado de sí es una prueba de sus posibilidades, estarían cerrando la puerta a jugadores de la casa como Javi López, Bernardo o Fernández, que, esos, quizás muy a su pesar, son canteranos y, por lo tanto, su presencia en la red es meramente testimonial.

Recuerdo hace un par de temporadas como, al fichar el Club a David Lopes, busqué en Youtube referencias de tan ilustre jugador, y me encontré una jugada que realizó en su anterior equipo -croata, creo-, en la que, en plan Gareth Bale se recorrió todo el campo sorteando contrarios de manera inversamente proporcional a la habilidad que luego mostró en Córdoba. ¡qué crack!. Desconozco si también existe photoshop para youtube. Si es así, aquí está la prueba del delito.

También hurgué para ver quién era el tal Savoia, y me encontré puñados y puñados de goles. La canción decía que "... se le rompió el amor de tanto usarlo", y al delantero habría que haberle cantado que "... se le acabó el marcar, de tanto hacerlo".

Desde entonces, no he tenido siquiera la tentación de buscar pasados gloriosos de nuestros fichajes. ¿para qué?. Prefiero el Patiño desconocido que el pestiño conocido.

domingo, 11 de septiembre de 2011

A Patiño


Hola, amigo. Seguramente no me leerás, pero la verdad es que me gustaría, porque a mí también me anima que reconozcan mi trabajo. Y eso es lo que me apetece hacer hoy.


Ayer sábado disfruté viéndote, casi tanto como con el triunfo. Gocé viendo lo pronto que te has acoplado, lo rápido que has conectado con tus compañeros y lo fácil que pareces hacerlo todo. No paré de comentar a mis compañeros de grada que eras la mosca cojonera de la defensa soriana y que así Charles quedaría más descansado para poder definir en alguna ocasión, como así ocurrió. Celebré tus controles orientados, tus cambios de juego y tus victorias por alto en los balones divididos. Me encanta que alguien venga a ésta que es mi casa a comerse el mundo, ya que con eso se hace a mi equipo más grande.

No tenías ya glucosa que te empujara para alcanzar esa última pelota que hubiera supuesto tu primer gol, pero no te preocupes que ya llegará y seguro que seguirás creciendo técnica, táctica y físicamente. Caí rendido como tú lo hiciste al final, en medio del campo, sonriendo contigo después del trabajo bien hecho, culminado con éxito. 

Espero que no te duermas, que en el Córdoba hemos visto algún que otro caso de casi-pelotero. Si eso pasa desde aquí recibirás palos, pero de momento me doy el lujo de llamarte amigo aunque no te conozca. Suerte, amigo, que será la nuestra.

miércoles, 7 de septiembre de 2011

El fútbol al revés

Resulta que empezamos la liga jugando a esto de escándalo, humillando a todo un Almería en la totalidad de las facetas menos en la que importa, el marcador. Seguimos bailando a un gran aspirante como el Valladolid, el cual no pasó del medio del campo hasta la hora de partido y que nos reventó el sábado noche en treinta minutos desastrosos de nuestro portero y nuestra zaga.

Con toda la cara partida nos presentamos por imperativo legal en Murcia con los novatos y mutilados, ya que nuestro entrenador tira de antemano la Copa, para bien o para mal. Se nos olvidan hasta las camisetas y un empleado de club tiene que llevarlas a la Condomina en coche y a la carrera. Nos echamos atrás perdiendo tiempo desde el minuto 30, nos acorralan, nos disparan, nos acosan y el de negro nos perdona un penalti y medio. El único que medio se luce es nuestro nuevo arquero mientras todo el cordobesismo sueña con que la primera impresión sea la que quede. Todos los nuestros tienen calambres, algunos al estilo Nadal y otros al estilo Arbeloa. 

Y después de todo esto, llega nuestro amigo Rubén (sí, ese lateral de élite que subió a segunda y después a primera con el Granada) y le regala la eliminatoria a uno de los pocos espabilados que teníamos en el campo. ¿Pero no era con Paco cuando nos empataban en el 89? ¿Seguimos buscándole una explicación lógica a esto del fútbol?