miércoles, 24 de agosto de 2011

Los hombres de Paco


Parece que fue ayer cuando nos movíamos en la incertidumbre entre venta-sí y venta-no; cuando estábamos divididos entre gauccistas y aldamistas; cuando, en definitiva, intentábamos quitarle entre todos las pulgas al burro para chalanear con él y que el tonto de turno nos pagara más de lo que valía. Y ahí apareció Carlos González que, al igual que hizo en su día Pepe Romero, apostó SU dinero, puso el navegador del Club en modo empresa, y confió en dos cordobesistas para llevar el timón deportivo.

En todo este tiempo he leído y escuchado algunos razonamientos sensatos -los menos-, y muchas barbaridades de forofos de taberna, que en su otra vida debieron ser verdaderos lumbreras, pero a los que, para compensar, el de arriba les ha dado ahora una mente muy limitadita. Que un Club como éste, con la que tenemos encima, salga a jugar en Segunda A con unas perspectivas ilusionantes, ya es un éxito. Pero hay quién piensa que todo consiste en traer craks y endeudarse más y más para que el aficionado disfrute a cambio de doscientos euros al año. ¡Qué daño ha hecho el jeque del Málaga!.

Nadie debería a estas alturas, y menos de manera gratuita, censurar la actuación del Sr. González. Repito que, en un libre mercado, ha comprado un Club deficitario, en una maniobra empresarial que puede salirle bien o mal. Y punto. No hay que darle más vueltas. Tiempo tendremos de alabar o censurar su gestión.

Mi opinión sobre los responsables técnicos es la misma de siempre, sean quiénes fueren los elegidos: tiempo al tiempo. Si se hubiera optado por Fulano o Mengano hubiera pensado igual. Por aquí han pasado entrenadores de relumbrón que luego se han estrellado, y viceversa. Paco Jémez y Juan Luna cuentan con la ventaja de conocer tanto el Club como la especial idiosincrasia de la afición cordobesista, con una especial predisposición a perdonar bastante más a los foráneos que a los de casa. La anterior etapa de Paco como entrenador acabó mal por no contar con una defensa en condiciones, lo que echaba por tierra un fútbol netamente ofensivo y presionante, en el que hasta los mingafrías corrían tanto como Falete en un buffet libre.

¿La plantilla?. En principio la encuentro bastante más compensada que en años pasados, a pesar de ser infinitamente más barata. Y, sobre todo, tras ver un par de partidos de pretemporada, me sorprende muy agradablemente la calidad y el desparpajo de los canteranos, por los que parece que Paco apuesta claramente. Bernardo, Fede Vico, Carlos Martínez y, Javi Hervás, son opciones de presente más que de futuro. Y lo esencial en los cuatro casos es intentar que ni se aburran, ni se endiosen.

En resumen, un proyecto ilusionante, después de unas temporadas verdaderamente frustrantes. Ojalá que gracias a la audiencia, es decir, a los resultados, Los Hombres de Paco continúen varias temporadas. Será buena señal.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Le agradeceríamos que revisara su ortografía antes de publicar su comentario. Los insultos serán censurados. BlanquiverdeBlog.es no hace responsable de los comentarios de sus lectores. Gracias.