miércoles, 31 de agosto de 2011

La bolsa o la vida

Esperando noticias se encuentra el cordobesismo sobre la venta o no al Almería de Lucas (viejo zorro, ¿cuándo desaparecerás de nuestras pesadillas?). Ante un caso de estas características siempre se abre el viejo dilema de si interesa perder más económica o deportivamente. Algunos hablan de que sería una pérdida letal, ya que el futbolista es el mejor pelotero de nuestra plantilla. Estos, animados por el vibrante partido del sábado, reclaman al presidente la ilusión que prometió y que se vería resentida por la marcha del delantero. 

Mi opinión es clara: si el jefe saca 800.000 € por el brasileño hay que venderlo. El Córdoba nunca ha sacado tanta tajada por un futbolista que, además, se iría gratis en junio, firmando previamente un pre-contrato en enero con todo lo que esto conlleva. Entenderán ustedes que nadie fichará a un futbolista lesionado, así que en ese pre-contrato el Almería de turno se aseguraría que Charles estuviera en perfectas condiciones en verano, con el bajón de rendimiento que esto puede suponer. Tampoco tenemos claro que el futbolista vaya a repetir la buena temporada del curso pasado, a pesar del buen inicio que ha tenido. Todo esto sumado a la edad que tiene hacen que, personalmente, no me queden dudas.

Eso sí, si no llegamos a esos 800.000 ni hablamos y, una última...si en el club sueñan (aunque solo sea eso) con el ascenso, tampoco se vende. Si el salto a la liga tercermundista (Del Nido dixit) ni se plantea, como todos estos años, que más da quedarnos unos puestos más arriba que abajo. La pasta a la cartera y a sufrir como siempre, pero con una estabilidad económica que nunca habríamos tenido. A lo mejor desde esa base, los proyectos sucesivos serán mucho más ambiciosos que este. El caso es que es la primera bola importante que cae al tejado del presi. A ver como la juega.

1 comentario:

Le agradeceríamos que revisara su ortografía antes de publicar su comentario. Los insultos serán censurados. BlanquiverdeBlog.es no hace responsable de los comentarios de sus lectores. Gracias.