miércoles, 31 de agosto de 2011

La bolsa o la vida

Esperando noticias se encuentra el cordobesismo sobre la venta o no al Almería de Lucas (viejo zorro, ¿cuándo desaparecerás de nuestras pesadillas?). Ante un caso de estas características siempre se abre el viejo dilema de si interesa perder más económica o deportivamente. Algunos hablan de que sería una pérdida letal, ya que el futbolista es el mejor pelotero de nuestra plantilla. Estos, animados por el vibrante partido del sábado, reclaman al presidente la ilusión que prometió y que se vería resentida por la marcha del delantero. 

Mi opinión es clara: si el jefe saca 800.000 € por el brasileño hay que venderlo. El Córdoba nunca ha sacado tanta tajada por un futbolista que, además, se iría gratis en junio, firmando previamente un pre-contrato en enero con todo lo que esto conlleva. Entenderán ustedes que nadie fichará a un futbolista lesionado, así que en ese pre-contrato el Almería de turno se aseguraría que Charles estuviera en perfectas condiciones en verano, con el bajón de rendimiento que esto puede suponer. Tampoco tenemos claro que el futbolista vaya a repetir la buena temporada del curso pasado, a pesar del buen inicio que ha tenido. Todo esto sumado a la edad que tiene hacen que, personalmente, no me queden dudas.

Eso sí, si no llegamos a esos 800.000 ni hablamos y, una última...si en el club sueñan (aunque solo sea eso) con el ascenso, tampoco se vende. Si el salto a la liga tercermundista (Del Nido dixit) ni se plantea, como todos estos años, que más da quedarnos unos puestos más arriba que abajo. La pasta a la cartera y a sufrir como siempre, pero con una estabilidad económica que nunca habríamos tenido. A lo mejor desde esa base, los proyectos sucesivos serán mucho más ambiciosos que este. El caso es que es la primera bola importante que cae al tejado del presi. A ver como la juega.

domingo, 28 de agosto de 2011

Tiempo ha

Me gusta llegar temprano al Arcángel sobre todo el primer día. Durante esos minutos nadie nos supera en la clasificación y la imaginación tiene aun el poder. Me siento en el palomar de la preferencia donde tengo mi asiento y el primer vistazo es para el fondo sur. Parece que aun le queda, aunque pronto lo veremos vibrar como lo hace su hermano gemelo. El segundo vistazo es para uno de los cinco periódicos que me ha dado el chico de la entrada (está claro que quería irse pronto). Observo con gozo que Toni Cruz escribe en la contraportada, lo que provocará que el folletín blanquiverde pase por mi vista antes que por mi culo como hacía años que no pasaba.

Foto: El Día de Córdoba
Saltan los malos a calentar con Lucas al fondo. Viejo amigo, viejo zorro. Ojalá te vaya bonito a partir de mañana, a pesar de que me salieron arrugas por toda la cara de tanto bostezar en estos dos cursos pasados. Salen los buenos y me lleva un rato construir el once ya que las siluetas de algunos nuevos aun no las tengo controladas. Cuando se van ambos empiezan los nervios. La pierna izquierda me vibra solo apoyada en la puntera.¿Qué nos deparará este año? En ese momento no tengo gana de ser pesimista, seguramente habrá tiempo.

A los cinco minutos todo se vuelve a hacer negro. Astuto Lucas, flojo portero. Pero es un espejismo. Mi equipo juega al fútbol como hace un par de años que no se ve. Tocan la pelota con sentido. Un calvo en el centro del campo me recuerda a alguno de los 2 ó 3 organizadores buenos buenos que hay en primera. A su alrededor todo funciona. Las bandas son cuchillos, la delantera incisiva y la defensa ordenada y certera. No me explico cómo vamos perdiendo al descanso y tampoco cómo no cambian el dichoso disco variado.

En la segunda todo sigue igual. Los míos jugando al fútbol y los de Lucas destruyendo. Pero esta vez llega la justicia y nuestro habitualmente miedoso lateral izquierdo se asoma al área y regala un gol a nuestro pichichi. Los aficionados rugen como no lo hacían tiempo ha. El partido es nuestro. Los cambios funcionan y nuestra delantera supera siempre a su defensa. Nadie se explica cómo aun no vamos ganando. Tampoco se lo explicó su arquero cuando en el último suspiro vio estrellarse el redondo en su larguero. La gente suspira y resopla, pero está tranquila. Ha llovido mucho desde que no había disfrutado tanto en el Arcángel.

miércoles, 24 de agosto de 2011

Los hombres de Paco


Parece que fue ayer cuando nos movíamos en la incertidumbre entre venta-sí y venta-no; cuando estábamos divididos entre gauccistas y aldamistas; cuando, en definitiva, intentábamos quitarle entre todos las pulgas al burro para chalanear con él y que el tonto de turno nos pagara más de lo que valía. Y ahí apareció Carlos González que, al igual que hizo en su día Pepe Romero, apostó SU dinero, puso el navegador del Club en modo empresa, y confió en dos cordobesistas para llevar el timón deportivo.

En todo este tiempo he leído y escuchado algunos razonamientos sensatos -los menos-, y muchas barbaridades de forofos de taberna, que en su otra vida debieron ser verdaderos lumbreras, pero a los que, para compensar, el de arriba les ha dado ahora una mente muy limitadita. Que un Club como éste, con la que tenemos encima, salga a jugar en Segunda A con unas perspectivas ilusionantes, ya es un éxito. Pero hay quién piensa que todo consiste en traer craks y endeudarse más y más para que el aficionado disfrute a cambio de doscientos euros al año. ¡Qué daño ha hecho el jeque del Málaga!.

Nadie debería a estas alturas, y menos de manera gratuita, censurar la actuación del Sr. González. Repito que, en un libre mercado, ha comprado un Club deficitario, en una maniobra empresarial que puede salirle bien o mal. Y punto. No hay que darle más vueltas. Tiempo tendremos de alabar o censurar su gestión.

Mi opinión sobre los responsables técnicos es la misma de siempre, sean quiénes fueren los elegidos: tiempo al tiempo. Si se hubiera optado por Fulano o Mengano hubiera pensado igual. Por aquí han pasado entrenadores de relumbrón que luego se han estrellado, y viceversa. Paco Jémez y Juan Luna cuentan con la ventaja de conocer tanto el Club como la especial idiosincrasia de la afición cordobesista, con una especial predisposición a perdonar bastante más a los foráneos que a los de casa. La anterior etapa de Paco como entrenador acabó mal por no contar con una defensa en condiciones, lo que echaba por tierra un fútbol netamente ofensivo y presionante, en el que hasta los mingafrías corrían tanto como Falete en un buffet libre.

¿La plantilla?. En principio la encuentro bastante más compensada que en años pasados, a pesar de ser infinitamente más barata. Y, sobre todo, tras ver un par de partidos de pretemporada, me sorprende muy agradablemente la calidad y el desparpajo de los canteranos, por los que parece que Paco apuesta claramente. Bernardo, Fede Vico, Carlos Martínez y, Javi Hervás, son opciones de presente más que de futuro. Y lo esencial en los cuatro casos es intentar que ni se aburran, ni se endiosen.

En resumen, un proyecto ilusionante, después de unas temporadas verdaderamente frustrantes. Ojalá que gracias a la audiencia, es decir, a los resultados, Los Hombres de Paco continúen varias temporadas. Será buena señal.

lunes, 1 de agosto de 2011

Brotes verdes

www.sevillafc.es
Ya estamos presentados. No salió casi nadie descontento del partido, ya que el Córdoba estuvo a la altura durante casi todo el choque, ante un rival de la zona alta de primera. 

Se vieron muchos detalles que invitan al optimismo como el desparpajo de Fede Vico, Martínez o Hervás. Este último junto con Caballero pueden darnos, como mínimo, lo mismo que Luque en los dos últimos años. Alberto Aguilar sigue en su línea, rayando el suficiente, y a Taira hay que verlo más aunque lo poco que jugó pareció estar algo perdido. Borja fue de lo mejor del partido, rápido y resolutivo en el gol. De confirmarse esta tendencia será el mejor fichaje del año. López Silva estuvo valiente, pero quizás le ayudó salir de revulsivo. Habrá que seguirlo de cerca y ver su rendimiento durante 90 minutos.

Atrás Bernardo, muy verde, fue sometido por Negredo. Sin embargo, el tiempo y la confianza del míster lo harán crecer exponencialmente. Recordemos que tiene 17 años y que no se encontrará con un delantero de la talla de su rival de hoy en toda la temporada. A pesar de que bailó con la más fea (Navas), Fuentes sigue sin demostrar la mejoría necesaria que los minutos han debido darle, al contrario que sí demostró Camille durante la temporada pasada. Gaspar será una incógnita porque calidad le sobra, pero las sensaciones que transmite no son buenas. Tena relajó a Negredo, lo cual dice mucho en su favor y Astrain jugó los minutos de la basura. Esperamos impacientes a Prieto y a Cerra.

Los problemas más graves vienen en la delantera y, por supuesto, en la portería. Lo mejor es que Charles sigue en su línea habitual, sacando de quicio a su par y creando el poco peligro del equipo en la primera parte. Pepe Díaz parece que sigue en el ERE. A Patiño hay que verlo más, pero hizo un par de buenos movimientos y Balsas estuvo más pendiente de pelearse con los centrales que de buscar balones. Su rendimiento dependerá de la calidad de los centros que le regalen sus compañeros de banda. Hace falta otro más.

Lo de la portería es de juzgado de guardia. Ha quedado claro que Alberto ha tocado "techo" y que no mejora sus graves puntos flacos. Falta de colocación y de inteligencia. Se tragó tres goles como tres soles. Especialmente doloroso el tercero, casi idéntico al segundo. Solo él en todo el estadio no se percató que Trochovski iba a lanzarle la falta a su palo. Un portero no puede valerse solo de los reflejos, por muy buenos que estos sean. Necesitamos urgentemente un sustituto para el pelirrojo.

No tenemos tan mal equipo como preveíamos algunos, pero que nadie lance las campanas al vuelo, este año estamos más verdes que blancos.