viernes, 8 de julio de 2011

Simpatizantes presentes y futuros

Acabo de llegar de mi único acto religioso voluntario anual: la renovación de abonos. Además de las dos bellas chicas y el apuesto galán que estaban atendiendo, no había nadie en la oficina excepto yo. Esperemos que el tito Carlos nos haga algún regalito sorpresa en forma de pelotero que haga aumentar el ritmo de renovaciones, porque la rebaja del 10%, aunque aplaudida, no parece suficiente. 

Algún bonito detalle con el socio también ayudaría. Por ejemplo: si algún incauto cordobesista que viva en la provincia decide renovar su abono por internet, se encontrará con la sorpresa de que no sabrá a ciencia cierta si le cobran 9€ de transporte o no (ver captura). Y digo yo, ¿si hay en Priego, Oviedo, Lleida, Londres o Hiroshima algún demente que quiera ser abonado del Córdoba, no sería lo suyo enviarle el abono gratis por tan tamaña y maravillosa osadía? No serán muchos y no creo que se le dejara a deber a la empresa de transportes hasta que entráramos en otro ERE. 



También quiero desde aquí pedirle disculpas a mi hijo de 2 meses por lo que acabo de hacer, algo que posiblemente le reporte los mayores sufrimientos en su espero larga vida. Le he hecho simpatizante. Lo mismo le interesa quedarse ahí, porque si algún día se hace cordobesista la lleva clara. Si ello ocurre espero que me perdone algún día. Alvarito espero que veas al Córdoba en primera y lo disfrutes, porque tu padre empieza a pensar que no lo verá.