jueves, 28 de abril de 2011

Un clásico

Ayer se jugó un clásico, Real Madrid- Barcelona. Desde hace días los aficionados de uno u otro equipo teníamos los nervios en el estómago, esperando a ver qué pasaba. ¿Podría la presión del Madrid contra el estilismo del Barca? ¿Después de los últimos resultado entre ambos equipos haría algo diferente Guardiola en su planteamiento inicial? ¿Lo haría Mourinho?. Los entrenadores (ambos) calentaron el partido en la previa, con el consiguiente regocijo de los medios de comunicación, que tenían argumentos para sus muchas páginas, tertulias y corrillos.

El partido fue un pimiento. El juego cómodo y aburrido de un equipo ante el juego acobardado de otro. El juego fue malo pero la pasión mucha, la incertidumbre también mucha. El estadio lleno y las televisiones marcando record de audiencias. Ese partido tenía un porqué y el juego no era lo más importante.

Decía el filósofo: “cuando hay un porqué se averigua el cómo". El Córdoba, nuestro querido Córdoba puede jugar maravillosamente (que no lo hace), pero sino hay detrás del equipo una ilusión, un porqué, los jugadores se echarán a dormir y los aficionados haremos lo mismo pero el el sofá de casa.. Cuando no vas al estadio con mariposas en la barriga mal asunto. El amor se está acabando.

Esta temporada ya no tenemos el porqué. No lo hemos tenido en realidad nunca en los últimos años. Ahora mismo, en este mes de abril que se acaba, no luchamos por el ascenso y no nos harán luchar por el descenso. ¿Porqué jugamos los próximos partidos? ¿ Por la décima plaza? Esta temporada está acabada, pero yo instaría a los dirigentes del Club, que busquen porqués. El porqué puede estar en poner a tres o cuatro chicos de la cantera y a un entrenador también de la cantera. Puede estar en decir que vamos a luchar decididamente por ascender, aunque luego nos toque todo lo contrario. Pueden poner antes del partido y en el descanso, bonitas cheer leaders , y como veo muchas chicas en las gradas, también agradables boys, (para no hacer discriminación de género) que nos entretengan la tarde. Lo que sea, pero que nos ilusionen con algo, porque el buen fútbol no es lo más importante en un partido de fútbol. Al partido de ayer entre los dos grandes de nuestra liga me remito.

F.V.

jueves, 21 de abril de 2011

Esto es un despelote

Foto: El Día de Córdoba
Pocos meses antes de que España se proclamara campeona de Europa en Viena, iniciando así una ruta de éxitos que ningún españolito futbolero olvidará, Luis Aragonés decidió dejar fuera de una convocatoria a Joaquín. El chisposo gaditano no tuvo otra ocurrencia que declarar en una rueda de prensa que "la selección es un despelote y un caos (sic)". 

Vista la idea de Pierini de hacer la gracia de ponerse la careta de Salinas para hacerse la foto con el traje "de bonito", como dicen los militares, no se me viene otro pensamiento a la cabeza de que el Córdoba es un despelote. Las posibles lecturas del acto del italiano se las dejo a ustedes, pero podrán imaginar la mía si les digo que ojalá me equivoque tanto o más que el bético (porque valencianista no es) cuando mentó aquella ruina, demostrando que de futurólogo no podrá ganarse el pan. Supongo que estarán conmigo.

lunes, 18 de abril de 2011

¿Y ahora qué, tenemos pasión o nos divorciamos?

No me gustaría leer, ni escuchar de ninguna manera que el Córdoba está salvado, pero lo leeré y lo escucharé. Algunos, al decirlo, pondrán cara de pánfilos, otros de satisfacción y muchos, la mayoría, pondremos cara de aburrimiento.Y es que este matrimonio entre la afición y el equipo está desgastado. Necesita generar ilusiones nuevas. Tener alguna pasión.

En algunas ocasiones los matrimonios se salvan teniendo un hijo, pero ni esa posiblidad tenemos desde que Javi Flores se nos hizo grande y no fue tan buen licenciado como todos esperábamos viéndolo de estudiante. Ahora ni la ilusión por ver a un canterano con posibilidades reales de triunfar nos queda.

Pero muchos se sentirán satisfechos porque estamos salvados. ¿Salvados de qué?. El Córdoba estará salvado cuando, cada año, tenga más de 10.000 socios y una entrada media al estadio de al menos 3.000 personas más. Estará salvado cuando genere ilusión, cuando vayamos a los partidos con el gusanillo de que nos estamos jugando algo. Cuando vayamos al estadio con el miedo de que si perdemos cualquier cosa puede suceder: O bien que nos alejemos de los puestos de ascenso o de la liguilla de ascenso, o que nos acerquemos muy peligrosamente a los de descenso. Pero que pase algo. Si no pasa nada, si nos movemos en la mediocridad, quizás nos salvemos este año, pero moriremos en alguno de los que venga. Moriremos de aburrimiento. Antes de morir, la afición se divorciará del equipo. Ese hecho comenzará a verse en gradas cada día más desiertas.

Hemos ganado al Villarreal, ahora es el momento de decir, que vamos a intentar ganar todos los partidos que quedan, porque si lo hacemos quizás estemos en la liguilla de ascenso. Con esa ilusión, en las gradas del Arcángel se verán más aficionados, dejaremos ponerle los cuernos al equipo e irnos el fin de semana a la playa o la sierra. Esperaremos el fin de semana con alguna ilusión, porque desengañémonos, desde hace mucho tiempo el fútbol dejó de ser un espectáculo donde el aficionado espera ver buenas jugadas, buena circulación del balón, buenas internadas o buenas paradas. Espera ver ganar a su equipo, y hacerlo por conseguir algo. La pasión ha hecho grande a este deporte. La pasión por los colores de nuestros equipos. La pasión por conseguir un objetivo. ¿Tenemos objetivo? ¿O nos felicitamos por estar ya, en abril, salvados? ¿Tenemos pasión o nos divorciamos definitivamente?

Si es lo primero lucharemos por ganar todo y conseguir entrar en las eliminatorias. Si es lo segundo buscaremos mejores maneras de pasar nuestros fines de semana. En el próximo partido comenzaremos a conocer la respuesta.

F.V.

martes, 12 de abril de 2011

Más "cornás" da el andamio


Los que ya tenemos una edad, y empezamos a otear allá en el horizonte la amenaza de los viajes del Imserso, contamos con la ventaja de ser más pragmáticos. Es algo que dan los años. Ya vamos de vuelta y no nos sorprendemos de nada. Además, cuando se tiene la conciencia de que en una vida anterior, uno, en su modestia, fue monje shaolin, no me queda otra que actuar como tal. Espero a que el enemigo se confíe y, de improviso, ataco. Y, puesto que el único arte marcial que de ven en cuando practico es escribir, he contado hasta cien, he esperado tres días desde el alcornocazo y, para quién quera leerme, EXPONGO:

PRIMERO.- Que a mí me la trae totalmente pedunculada el hecho de que con Lucas hayamos logrado la mejor clasificación en Segunda A. Esto no es fútbol. Esto es más aburrido que jugar a las peliculas con Stephen Hawking. Si para quedarnos los quintos por la cola hay que aguantar lo que estamos aguantando, que vengan al Estadio los resultadistas que a mí, lo que realmente me gusta no es el resultado, sino el fútbol.

SEGUNDO.- Que a mí me la trae igualmente al fresco si los futbolistas están tristes y ojerosos porque se les deban dos meses. Se les atiborra a antidepresivos y punto. Los que malviven con la pensión no contributiva lo deben estar pasando peor. Por supuesto que estoy a favor de que lo que esté firmado debe de cobrarse, pero el hecho de que a un jugador de los de, por ejemplo, 250.000 € al año, se le ingrese la nómina unas cuantas semanas de demora, no es precisamente para jugar al ralentí. Más cornás da el andamio.

TERCERO.- Que tiene cojones que, al término del partido, algunos jugadores, en pleno uso de sus facultades mentales, declararan que "el segundo gol nos mató". Joder, ¿y para qué está el segundo tiempo entero?. Pues para resucitar, levantarse, ponerse el disfraz de Gatusso y que los contrarios sufran las consecuencias. Traducido al castellano finolis: más vale honra sin barcos que barcos sin honra.

CUARTO.- Que tenemos una de las mejores canteras de España. Estos son los clasificados para la Copa del Rey de juveniles: Racing, Athletic, Barcelona, Sevilla, Real Madrid, Las Palmas, Villarreal, Celta, Deportivo, Real Sociedad, Osasuna, Espanyol, Córdoba, Rayo Vallecano, Tenerife y Valencia. Si a eso le sumamos una de las mejores aficiones de España... ¿Qué coño hacemos en el furgón de cola de la Segunda A?.

QUINTO.- Que si, después de lo visto últimamente, alguien, apelando a ese "sentimiento blanquiverde" que yo no sé donde lo venden pero seguro que está caducao, sigue siendo optimista, que se lo haga mirar, que igual es un ictus y no se ha dado cuenta.

SÉXTO.- Que ya me he desahogado y ahora me siento mejor. En mi anterior vida de monje shaolín, no era tan deslenguado. Pero es que, entonces, por suerte, no existía el fútbol.

lunes, 11 de abril de 2011

Pues yo seré de los que no faltaré...

...porque quiero ver al Granada. Y al Betis si no me lo ponen de pago. Porque para ver a los míos no vuelvo esta temporada. Seremos flojitos, tendremos poca calidad, tendremos mala suerte y todo lo que ustedes quieran. Pero el domingo ante el Alcorcón (asentado también en la categoría, como el Granada o el Cartagena), lo que faltó fue ACTITUD. Si no, ¿cómo se explican que no pasáramos de medio campo en toda la segunda parte?. 

Siempre se ha aplaudido a Lucas por sus planteamientos defensivos, sin embargo nuestra zaga fue la primera línea de ataque rival, acompañados del pésimo partido de Alberto, en clara tendencia a la baja, como tantos otros. ¿Qué me dicen de Luque? Aparte de regalar el empate, se pasó todo la tarde jugando al resconder. Podía seguir con el multimillonario Agus, con el abuelo Callejón o con nuestro gran ariete, pero prefiero "cortar cabezas" directamente aunque sea de forma hipotética, porque es lo que me apetece.

Seré claro. Me quedaba con De Coz, Tena, Fuentes, Charles y Camille (aunque solo sea por que le sobra lo que a casi todos los demás le falta); me lo pensaba con Alberto Aguilar y Callejón y largaba a todos los demás. A Arteaga le aplaudiría el último partido y vaya usted con dios. Que sí, que si no hay dinero para traer a nadie, que si tienen contratos en vigor y todo lo que quieran, pero o ruedan cabezas o estaremos año a año en la mediocridad hasta que caigamos de nuevo en el pozo de la segunda B. Si no, al tiempo, que esta película no es nueva. 

No me olvido del banquillo. El ciclo de Lucas ha acabado en el Córdoba. Para mí es evidente. Hace dos temporadas se le fichó después de un esfuerzo importante por parte de la SAD. ¿Hemos mejorado? NO. Seguimos en la mediocridad. Se le ha dejado trabajar, se han traído bastantes futbolistas, unos jóvenes otros con nombre, incluso alguno de postín. ¿Dónde estamos? Ya lo saben. Algún defensor acérrimo del granadino me dirá que hemos hecho la mejor clasificación en segunda en las últimas décadas. Mal hacen con conformarse con tan pírrico botín.

Pues eso, que me queda un telediario esta temporada en el Arcángel. El Granada. Espero no tener que volver en el último partido para ver si nos salvamos, como ya hiciera la temporada pasada contra el Irún, donde viví la tarde más triste de mi vida como cordobesista, con una afición haciendo la ola y cantando "A 2ªB" al centenar de irundarras que se habían metido 1200 km en el cuerpo para ver descender sí o sí a su equipo. Salinas, Lucas, peloteros de tres al cuarto, afición de psiquiatra...así nos va.

Qué buenos son Salinas y Alcaraz…Qué buenos son que nos llevan de excursión…

Este lema, que todos hemos cantado alguna vez cuando en el colegio nos llevaban de excursión, es el que cantan los jugadores del Córdoba cuando salen a jugar. Porque ellos, aunque no lo sepan conscientemente, inconscientemente, van de excursión.

Les ha llegado las vacaciones, igualito que el año pasado, para qué esperar al verano, es más, ni siquiera a las fiestas de Semana Santa. El Córdoba se fue de vacaciones después de ganar en Tenerife. El trabajo ridículo que se les pide de los 50 puntitos ya está casi hecho, para qué esforzarse más. Los 50 maravillosos y ambiciosos puntos caerán por su propio peso y sino ya están los equipos de más abajo, echándonos una mano para que ni sea necesario una cantidad de puntos tan exagerada.

Estamos cansados, “jartos”, hasta los mismísimos de decir por todos los canales que podemos que la ambición del Córdoba, desde el principio, es de mediocres. Mediocre el Presidente, mediocre Alcaraz, mediocres los jugadores y al final nos hemos contagiado parte de la afición de tanta mediocridad, que no nos interesa lo que haga el Córdoba y dejamos de ir. No se trata de jugar mal o bien, sino de saber porqué estamos compitiendo cuando no hay nada en juego.

El Córdoba en estos días juega amistosos, partidos de pretemporada. Eso no interesa a nadie. Estamos, insisto, hasta los “güevos” (llamemos a los mismísimos por su nombre más castizo) de lemas como “hay que ir partido a partido”, ”cuando el objetivo de la salvación este conseguido, pensar en otras cosas”, etc.
¡¡¡Mentira cochina!!!

La condición humana es relajarse después de sufrir tensión. Cuando el objetivo está conseguido, o casi conseguido, lo natural es relajarse. No importa que los jugadores juren que irán a muerte por estar lo más alto posible en la tabla. Para ellos, porque así lo dice su presidente, su entrenador y gran parte de los medios de comunicación, el estar salvados, es estar en lo más alto de la tabla. No hay nada más arriba. Conseguido ese objetivo, y todos pensamos que está conseguido. Nos vamos de excursión. Los jugadores en el césped y muchos aficionados en la playa (yo ayer era uno de los desertores que cambió el partido por un día de sierra). Nunca me gustaron las pachangas de verano, y el Córdoba, en abril, está jugando amistosos. Al final yo también cantaré lo de “Qué buenos son Alcaraz y Salinas…Qué buenos son que me llevan de excursión”. Porque gracias a su aburrido mensaje pasé un magnífico día con mi familia en la Sierra del Valle los Pedroches. Estuve de excursión y bien seguro que muchos de los que sufrieron el partido de ayer, maldijeron no haber hecho ellos lo mismo. Lo harán el próximo domingo, y lo que es peor, lo harán la próxima temporada. Se irán de excursión a cualquier lado, menos a las gradas del estadio del Arcángel.
F.V.

sábado, 2 de abril de 2011

¿Somos conscientes de que estamos perdiendo masa social?

Por si a alguien le quedaba a alguna duda, tras la derrota en Huesca está claro que terminaremos de nuevo en tierra de nadie. Vistos los antecedentes nos encaminamos a una nueva destrucción de la masa social cordobesista, herida de muerte de hastío y aburrimiento. Cuando se cierre la nueva campaña de abonados allá por septiembre, asistiremos a una reducción de entre 500 a 1000 abonados, lo que supone alrededor de un 10% de nuestro más preciado capital, el social.

Pueden pensar que me las doy de adivino o que soy demasiado pesimista. Ojalá. Solo es una suposición, eso sí, apoyada en las respuestas del cordobesismo en temporadas donde el equipo no transmite ilusiones ni sensaciones. Esta caída de abonados podría maquillarse con un par de fichajes interesantes...pero vista nuestra economía, a un paso de la intervención de Hacienda, mucho me temo que no será la solución.

Para terminar la entrada, les invito a hacer una pequeña reflexión de la que probablemente saquen conclusiones que les enfaden. ¿Han pensado en lo asentados que están equipos como el Granada o el Cartagena, en la primera y segunda temporada, respectivamente, en la categoría de plata? ¿Han pensado el camino que llevan equipos asentadísimos como el Albacete, Las Palmas o el Salamanca? Yo tengo claro que si no rompemos por arriba, romperemos por abajo. Cualquier economista podría explicarnos que cuando un valor que cotiza en bolsa no rompe sus resistencias, termina hundido. ¿Qué parte de responsabilidad tiene la afición y su manido conformismo? No toda, por supuesto, pero mucha, sin duda.