sábado, 29 de enero de 2011

Que lo resucite otro

Bien está lo que bien acaba. Empezó enchufado el Córdoba, encerrando a un Salamanca dubitativo y sin confianza. Las bandas funcionaban, tanto Arteaga y Callejón como De Coz y Camille que se permitían doblarles continuamente. El fútbol se generaba desde los extremos, pero se perdía en el centro. Ni Charles ni Oriol estuvieron acertados durante todo el choque. Especialmente el catalán, cuyas principales virtudes como son la presión y la anticipación ha ido decayendo conforme han ido aumentando sus minutos de titular. Falta hace un ariete que le dispute el puesto, porque la tendencia de Ribera es claramente descendente. Casi una decena de córners desaprovecharon los blanquiverdes en la primera mitad donde merecieron claramente irse con ventaja.

Sin embargo todo cambió para mal en la segunda. La primera clara la tuvo Marcos Márquez, que ya había dispuesto de otra, pero su sobrepeso se puso de nuestro lado. El partido estuvo atrancando durante media hora, donde lo único que se le ocurrió a Lucas para engrasarlo fue cambiar hombre por hombre, Pepe por Charles. ¿Falta de ideas o de jugadores? De todo un poco. Ni Alberto Aguilar ni, sobre todo, Usero sentaron las bases ofensivas de un equipo sin norte. Y sin centro del campo, el fútbol se convierte en una lotería. Curiosamente, casi sin jugar boletos en la segunda parte, nos tocó. En el 75, un córner bien cabeceado por Tena se estrelló en el larguero y Oriol lo remachó. No sirve el gol para maquillar su pobre partido. El Salamanca no se explicaba la película: le habían contando que el Córdoba revivía muertos. No fue así esta vez. Entró el segundo diez minutos después, tras una jugada de Callejón que empujó a su propia puerta Goico.

De nuevo parece más lejano el descenso que el play off, aunque nunca más que en esta ocasión es un efecto óptico. La repetitiva cadencia de este equipo permite prever que tras los dos siguientes compromisos ante rivales de arriba, estemos de nuevo preocupados dentro de unas semanas. Además ya se sabe lo que ocurre cuando este equipo tiene una racha de buenos resultados (7 puntos de los últimos 9). Suele partirlo un Rayo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Le agradeceríamos que revisara su ortografía antes de publicar su comentario. Los insultos serán censurados. BlanquiverdeBlog.es no hace responsable de los comentarios de sus lectores. Gracias.